Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/12/2015 8:30:00 PM

Los contratos que enredaron a Ecopetrol

$40.000 millones en contratos con Ecopetrol estaban en juego para la firma Petrotiger, que se hizo víctima en el proceso.

Este jueves continuó la imputación de cargos a cuatro empleados y dos exempleados de Ecopetrol y un particular vinculado con la firma Petrotiger. Todos, según el ente de control, estarían detrás del escándalo de corrupción al interior de la petrolera de la iguana, el más sonado en los últimos años.

Los involucrados son Luis Édison Pachón, Rafael Alfonso Castillo, Javier Enrique González, José Miguel Galindo, Jaime Eduardo Arueta, David Orlando Durán y la particular Elgy Hhohanna Navarro, esposa de uno de los exfuncionarios.

Se trata de seis millonarios contratos que tienen a estas siete personas ante los estrados judiciales, todos adjudicados entre el 2008 y el 2009. Pero, ¿cuáles son las irregularidades de estos?

La historia

Todo arrancó en el 2008 cuando Petrotiger se convirtió en contratista de Ecopetrol, prestándole servicios asociados con perforación y mantenimiento de pozos petroleros.

Tiempo después -según los investigadores del caso-, la empresa empezó a prestar un servicio deficiente y los seis funcionarios de Ecopetrol que enfrentan hoy la Justicia eran quienes debían supervisar esos contratos y emitir un concepto acerca de cómo se estaban ejecutando.

Sin embargo, estas personas le pasaban a Ecopetrol un concepto contrario a la realidad y en vez de reportar las deficiencias y el incumplimiento de algunos términos de la contratación, emitían un concepto favorable, lo cual evitaba que Petrotiger fuera sancionado, perdiera los contratos y la capacidad de volver a contratar.

Según los archivos, los empleados de Petrotiger les pagaban a los supervisores de los contratos para que hicieran informes favorables y evitar que les quitaran dichos contratos, que suman 40.000 millones de dólares, hecho que la Justicia del país denomina soborno. Incluso, según las pesquisas, los pagos ascienden la suma de 2.000 millones de pesos. Pero hay más.

La estrategia de la contratista para cometer los actos ilícitos estaba perfectamente planeada. El dinero con el que esta multinacional sobornaba a los funcionarios de Ecopetrol salía de una empresa fachada llamada AZ Transportes.

Petrotiger le pagaba a esta empresa por unos servicios de transporte que no prestaban. Con la falsa facturación lograban justificar la plata de los sobornos.

Una perla

Semana.com conoció uno de los seis contratos. Este tenía como objeto prestar “servicios de pruebas extensas de producción en los campos de la superintendencia de operaciones, ubicados en Villavicencio, Castilla la nueva, Acacías y Guamal”, celebrado en el 2009 por un valor de 6.873 millones de pesos y por un término de tres meses.

Sin embargo, según los investigadores, la ejecución del contrato se prolongó a siete meses y se hizo una adición, por cuenta de los pagos indebidos, por un valor de 5.809 millones de pesos.

Todo quedó al descubierto en una transacción fallida. Desde Petrotiger le iban a hacer una usual consignación (supuesto soborno) a la cuenta de Elgy Hohanna Navarro, la esposa de David Orlando Durán.

Sin embargo, la transacción rebotó porque escribieron mal el nombre de la mujer. Entonces, decidieron hacerla directamente a la de Durán. En ese momento, el montaje se cayó y la Fiscalía inició una exhaustiva investigación para descubrir el andamiaje.

Capturas


El martes pasado la Fiscalía dio el primer golpe y capturó a Durán y a su esposa. A Durán le imputaron cargos por los delitos de cohecho, falsedad en documento privado, prevaricato y enriquecimiento ilícito; a Navarro, por soborno.

Ahí se destapó el nombre del gerente de ventas de Petrotiger: Mauricio Vesga, quien está colaborando con la Justicia. Poco a poco, los fiscales del caso dieron con los nombres de los funcionarios de Ecopetrol, quienes habrían recibido los sobornos.

A los otros cinco funcionarios de la petrolera la Fiscalía les imputó los delitos de enriquecimiento ilícito, cohecho propio, prevaricato por acción y falsedad en documento.

Fuentes de este portal explicaron que lo más delicado del asunto es que un contratista de Ecopetrol estaba haciendo deficientemente su labor, esto perjudicaba directamente a la petrolera ya que el Estado recibía menos dinero por su negocio.

Víctima

Al respecto, la contratista emitió un comunicado en el que se reitera como víctima. “Petrotiger fue reconocida por las autoridades judiciales colombianas como víctima dentro del proceso que entablaron el gobierno colombiano y Ecopetrol en el año 2014”, señaló el escrito.

Añade que dicho expediente se abrió “como consecuencia y sobre la información y las denuncias interpuestas por Petrotiger en el año 2011 ante la justicia colombiana y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos”.

Así las cosas, Petrotiger y Ecopetrol aparecerían en el hecho como víctimas de corrupción por parte de unos pocos funcionarios que actuaron en contravía de la ley, ya que le permitían a la multinacional seguir contratando con Ecopetrol aunque su prestación de servicios hubiese sido deficiente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.