Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/19/2014 12:00:00 AM

Santos gana el pulso, Edgardo Maya nuevo contralor general

El Partido Liberal le hizo más caso a Santos que a Gaviria. Ese apoyo inclinó la balanza a favor del exprocurador.

Aunque sólo pasadas las 6:00 p. m. de este martes, cuando el Congreso en pleno terminó el escrutinio de la elección de contralor general, Edgardo Maya Villazón se alzó victorioso, su triunfo se había cocinado desde antes. Incluso desde días atrás.

Primero, el presidente Juan Manuel Santos, que se había comprometido a ser imparcial en esta votación, le hizo un guiño a Maya que resultó definitivo. Desde cuando el presidente lo arropó como su candidato para ocupar este organismo de control, la maquinaria de la Unidad Nacional se inclinó definitivamente a su favor.

Ya se sabía que el partido de Santos, La U, se había alineado alrededor de la candidatura de Maya. Pero fue definitiva la decisión del Partido Liberal, que en la mañana de este miércoles le hizo más caso a Santos que a su propio jefe natural, el expresidente César Gaviria, quien estaba jugado por el candidato Gilberto Rondón, para más señas exparlamentario del liberalismo.

Esa situación generó roces entre Gaviria y el presidente Santos. El expresidente, con cierta indignación, le había pedido a Santos mantenerse imparcial. Gaviria les trajo la razón a sus parlamentarios de que Santos se la había jugado por el exprocurador y no pudo evitar una votación interna en la que salió derrotado: 34 votos de la bancada resultaron favorables para Maya, 21 para Rondón. Gaviria aceptó la decisión, pero su molestia fue inocultable. No quiso dar declaraciones al final de la reunión de bancada.

Horacio Serpa, quien la semana pasada había dicho que Gaviria era el auténtico jefe del liberalismo, fue el encargado de anunciar el voto de los liberales. Dijo que los tres candidatos eran idóneos e íntegros y que el partido, en un ejercicio de deliberación, resolvió, a punta de voto limpio, darle el respaldo a Maya.   
Los conservadores, que en principio estaban con Rondón, al final aceptaron el guiño presidencial. Se reunieron con el procurador Alejandro Ordóñez, quien la semana pasada, en referencia a presuntas inhabilidades del candidato Maya Villazón, le había advertido al Congreso que elegir un candidato que resultase inhabilitado no sólo anularía el acto de elección, sino que los exponía a investigaciones disciplinarias.

Pese a esto, los azules también se inclinaron por respaldar al candidato de Santos. La decisión fue más apretada: 22 votos a favor de Maya y 18 por Rondón. Hernán Andrade, vocero del partido, recordó que los conservadores han votado por Edgardo Maya para procurador y para su reelección en ese mismo cargo hace más de ocho años.

Cambio Radical, que en principio tenía afinidad con el tercer aspirante, Carlos Ardila Ballesteros, se inclinó por Maya. Versiones periodísticas venían señalando al exprocurador como el también candidato de Germán Vargas Lleras. Fue así como la maquinaria de la Unidad Nacional se aceitó. Santos salió con contralor, como sucedió hace cuatro años cuando hizo el guiño a favor de Sandra Morelli.

Hasta Yahir Acuña, quien anda de migas con el presidente, dijo que su partido, 100 % Colombia, no se sentía presionado por el mandatario para votar por Maya. Incluso, desafió al procurador al recordarle que las votaciones de los parlamentarios son inviolables y no pueden ser objeto de investigaciones. Opción Ciudadana, antiguo PIN, que durante cuatro años fue comodín del Gobierno, también se sumó para respaldar a Maya.

Álvaro Uribe se declaró impedido para votar, pero su bancada del Centro Democrático prefirió hacerlo por Gilberto Rondón, al advertir que los organismos de control deben ser independientes de la rama ejecutiva. Obviamente ellos votaron en contra del candidato de Santos.

El Polo y Alianza Verde consideraron que ninguno de los tres candidatos merecía acceder a la Contraloría, por eso votaron en blanco.  

Jorge Robledo, del Polo, leyó una constancia en la que calificó esta elección como una nueva victoria de la mermelada santista, y pidió una reforma urgente para la elección de los organismos de control. El senador también se despachó en elogios hacia la saliente contralora, Sandra Morelli, a quien calificó de valiente por las investigaciones que adelantó a los más poderosos del país, como en el caso de Saludcoop.

López le replicó diciendo que era una decisión de partido y dejó en la conciencia de Name refugiarse en el carácter secreto del voto para ir en contravía de las decisiones de la colectividad.

Pese a ello, con el respaldo de la Unidad Nacional en el bolsillo, Maya llegó victorioso al Congreso en pleno. Además, la Comisión de Acreditación del Senado calificó de viables las hojas de vida de los tres candidatos y consideró que en el caso particular de Edgardo Maya Villazón no había ninguna inhabilidad. Como argumento adujeron una entrevista que concedió el presidente de la Corte Constitucional, Luis Ernesto Vargas, en la que defendió la postulación hecha por esa corporación.  

Eso supuso el aval para que el Congreso en pleno invistiera a Maya como nuevo contralor. Contabilizó 175 votos, Gilberto Rondón se quedó con 38 (los del uribismo) y Carlos Ardila no consiguió uno solo. Catorce senadores votaron en blanco. El triunfo de Maya Villazón no sólo es el triunfo de Juan Manuel Santos, también las derrotas de César Gaviria, sobre todo, y en menor medida, Alejandro Ordóñez, quienes también resultaron siendo protagonistas de este pulso político que acaparó la atención en las recientes dos semanas. A pesar de ello, Maya declaró que no será un contralor de bolsillo del Gobierno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.