Lunes, 16 de enero de 2017

| 2005/11/22 00:00

"El acuerdo humanitario está en un punto muerto"

'Raul Reyes' habló con SEMANA sobre los controvertidos contactos de Francia con las Farc y sobre el futuro de los secuestrados.

El dirigente subversivo 'Raúl Reyes' afirma que las Farc no pueden renunciar al despeje de dos municipios como requisito para hablar con el gobierno nacional.

En su refugio y acosado por los zancudos, 'Raúl Reyes', vocero de las Farc, se acomoda su pistola 9 milímetros, la que hace unos días decían que le había sido incautada cuando habría perdido la vida, tras un asalto a su campamento. El guerrillero se prepara para hablar de sus reuniones con el emisario del presidente Chirac que molestaron al gobierno y originaron una protesta de la Cancillería: "Sí nos hemos reunido varias veces con emisarios del gobierno francés, quienes están interesados en el acuerdo humanitario. Ellos han ofrecido sus buenos oficios, y las Farc, que están interesadas en ese propósito, están dispuestas a recibirlos cuantas veces sea necesario, lo mismo que a delegados de otros gobiernos: personalidades y amigos a los que les interesan las salidas políticas para la crisis que afecta nuestro país". SEMANA: Muchos críticos aseguran que el único interés de Francia es la libertad de Ingrid Betancourt. RAÚL REYES: Es normal que el gobierno francés tenga interés en doña Íngrid por tener ella nacionalidad francesa. Pero, en estos momentos, ellos están buscando la firma del acuerdo que permita la libertad de la totalidad de los prisioneros canjeables. SEMANA: ¿Es cierto que Francia ha ofrecido que el gobierno colombiano y los voceros de las Farc se reúnan en las afueras de París? R.R.: Hay que ver qué decide el Secretariado. La política de las Farc consiste en que el diálogo se haga en territorio colombiano. Sin embargo, valoramos y agradecemos la ofertas que procuren el acuerdo o la libertad de los prisioneros. SEMANA: Sin embargo, las reuniones de los franceses con ustedes fueron objetadas por el gobierno y hubo una protesta en la cual se acusó a Francia de estar interfiriendo en asuntos internos de Colombia. R.R.: Eso demuestra que el gobierno colombiano no tiene interés por el canje. Con ello, el presidente Uribe está manifestando que su interés es la guerra y la pretensión de rescatar los prisioneros por la fuerza. SEMANA: ¿Las Farc no van a recibir nuevamente a los emisarios del gobierno francés? R.R.: Las Farc seguirán dispuestas y estarán atentas a recibir a los emisarios franceses y a los de otros gobiernos, así como a las demás personalidades que estén interesadas en el acuerdo. Las Farc no tienen que ver con lo que diga o piense el señor Presidente, porque somos la oposición político-militar. En nada nos obligan tampoco las leyes del Estado colombiano contra el cual nos hemos levantado. SEMANA: Al margen de la propuesta francesa ¿qué posibilidades existen de un prediálogo en el exterior? R.R.: Por ahora no porque no es nuestra política salir de Colombia. Y ahora es menos posible aun, cuando varios gobiernos han cedido a las presiones de Uribe y Bush de incluirnos en listas de terroristas. Eso impide cualquier salida de nuestros voceros. SEMANA: Así las cosas ¿en qué punto está el acuerdo humanitario? R.R.: En un punto muerto, en la medida en que el gobierno no tiene interés en facilitar el canje de los prisioneros. Las Farc han solicitado los municipios de Pradera y Florida, y el gobierno se niega. Mientras no haya esa garantía, las Farc no pueden acceder a esos lugares por la seguridad del acuerdo. Cualquier acercamiento tiene que estar precedido del despeje de una zona porque nosotros no tenemos confianza en el gobierno. SEMANA: ¿Qué ha pasado con las pruebas de supervivencia? ¿Habrá algunas pronto? No dar a conocer si los secuestrados están vivos o no permite que se tejan muchas versiones. R.R.: Los problemas no surgen por las Farc, sino por los operativos militares que hacen difícil y riesgoso para los prisioneros que se acuda a los sitios donde ellos se encuentran para traer las pruebas de supervivencia. Por ahora no hay condiciones. Pero todos se encuentran bien. SEMANA: Recientemente la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y el ex presidente Clinton señalaron a Colombia y su política de seguridad democrática como ejemplo a aplicar en Irak contra el terrorismo. ¿Qué piensa de eso? R.R.: Están muy desinformados. Lo que dicen demuestra que no conocen lo que sucede aquí . SEMANA: Se publicó en varios medios ecuatorianos un posible preacuerdo con el gobierno de ese país para liberar varios secuestrados. ¿Es verdad? R.R.: No es cierto. Son inventos. SEMANA: Esos mismos medios informaron la destrucción, por fuerzas ecuatorianas, de un campamento de las Farc en ese país. R.R.: Sí, fue un pequeño campamento a la orilla del río. Eso es lo que conozco. Fue en la línea fronteriza. Buena parte del río San Miguel limita con Ecuador. Cuando llegaron las tropas ecuatorianas, los guerrilleros inmediatamente regresaron a Colombia. SEMANA: También se dijo que encontraron coca en ese campamento. R.R.: Es falso. Yo hablé con las comandos que estaban allí y me dijeron que lo que tenían era un kilo de cal para pelar las vísceras de las reses. SEMANA: ¿Es cierto que en el campamento dejaron una nota dirigida a los militares ecuatorianos? R.R.: Eso sí es cierto. Dejamos un mensaje para el gobierno ecuatoriano reafirmando que las Farc respetan su territorio y no realizan operaciones fuera de Colombia. SEMANA: Pero los militares dijeron que desde allí se planeó el ataque a la Base de Teteyé. R.R.: Es falso. SEMANA: ¿Se están preparando ataques desde Ecuador? R.R.: Nunca lo hemos hecho. Colombia es un país con más de un millón de kilómetros cuadrados: hay suficiente espacio para realizar cualquier tarea.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.