Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/1990 12:00:00 AM

EL AGUILUCHO

A Roberto Ordóñez parecen estarle cobrando penalmente un problema de imágen.

En medio de tanto banquero que ha entrado y salido de la cárcel desde que comenzo la crisis financiera en 1982, el nombre de Roberto Ordoñez ha vuelto a saltar a la palestra. El ex vicepresidente comercial del Banco de Colombia se encuentra en este momento detenido en San José de Costa Rica solicitado en extradición por el juzgado 18 penal del circuito de Bogotá. Los cargos: ser miembro de la junta directiva del Banco de Colombia; ser integrante del comite especial de creditos; haber sido socio de algunas compañías, en especial de Ulises Ltda., "y tener una manifiesta amistad con Jaime Michelsen y su familia".

Cargos parecidos a estos son los que se le han formulado a todos los directivos del Grupo Grancolombiano en los procesos a los cuales han sido vinculados. Por tanto, a primera vista, el caso Ordóñez podría ser perfectamente rutinario.

Sin embargo, no lo es. Lo que tiene de inusual es que las acusaciones serias han sido desvirtuadas totalmente por las autoridades competentes que, paradojicamente, son agencias del mismo gobierno que esta pidiendo la extradición de Ordóñez.

En Colombia, para ser miembro de una junta directiva de un banco se requiere: ser elegido para tal cargo por la Asamblea General de Accionistas, elección que queda registrada en un acta que, a su vez, se radica en la Superintendencia Bancaria, entidad ante la cual hay que tomar posesión del cargo. El Banco de Colombia de hoy, nacionalizado y que es el denunciante, ha expedido una certificación afirmando en forma categórica que Ordoñez nunca fue miembro de la junta del banco, y aclara adicionalmente que "nunca tuvo funciones de crédito ni participó de comité alguno de crédito". La Superintendencia, por su parte, certifica que, de acuerdo con los registros de esa entidad, Roberto Ordóñez no figura como miembro de la junta directiva del banco durante la época mencionada.

En cuanto a su condición de socio de la compañía Ulises Ltda., la Cámara de Comercio expidio una certificación en la cual afirma que Ordóñez no ha sido nunca socio de la mencionada compañía. "Cómo se explica, entonces, que a pesar de las certificaciones de entidades oficiales la justicia colombiana insista en mantener vinculado a Ordoñez" La situación real es la siguiente.
Ordoñez estuvo presente en dos juntas en las cuales se concedieron créditos a Ulises Ltda. Segun las actas de esas juntas, su presencia en ese momento se debía a asuntos propios del cargo como vicepresidente comercial, que incluían, por ejemplo, la autorízación para vender un local en Tuluá.
Además de el, a esas juntas asistieron tambien, como invitados, media docena de vicepresidentes, cada uno de los cuales trató puntos específicos de sus funciones. Todos los miembros de la junta que sí tenían responsabilidades de aprobacion de creditos han asegurado que ninguno de los vicepresidentes invitados a las reuniones tuvo que ver con la aprobacion de los creditos, pues se trataba de juntas de muchas horas que despachaban asuntos multiples y cada vez que un vicepresidente echaba su cuento salía de la reunión.

Esto en cuánto a la junta, porque en lo que se refiere al comite de credito, los testimonios coinciden en asegurar que Ordoñez nunca estuvo en sesiones de ese comite. Eso mismo lo corroboran las actas que llevaban la firma de los presentes.

Por que, entonces, si no fueron vinculados los otros seis vicepresidentes que asistieron a las juntas, queda flotando el nombre de Ordoñez? La explicación aparentemente radica en que la firma beneficiaria de los prestamos, Ulises Ltda., tenía como socia a Comercial Urano Ltda. y Cía.
S.C.A., sociedad está que hasta el 10 de diciembre de 1982--fecha anterior a los autoprestamos investigados--se llamaba Ordoñez Ibáñez y Cía.
S.C.A. A pesar de que llevaba el nombre de Ordoñez--a Ordoñez le correspondía el 6%--, era una sociedad de papel del Grupo Grancolombiano, en la cual Ordoñez figuraba con el 6%, pero no tuvo actividad alguna. Sociedades similares, que nunca tuvieron movimiento, había en cabeza de cada uno de los altos ejecutivos del Grupo Grancolombiano.

A Ordoñez le queda el consuelo de que le ha llegado apoyo de donde no lo esperaba. La familia Michelsen que de tiempo atras había roto relaciones con el por considerarlo desleal, es solidaria con Ordoñez. Pablo Michelsen, interrogado por SEMANA, dijo:"Nosotros hemos tenido muchas diferencias con Roberto, pero no logramos entender como lo han metido a el en los procesos relacionados con otorgamiento de creditos".

Todas estas sociedades, en diciembre de 1982, sufrieron una mutacion que implico que por medio de reformas estatutarias, los ejecutivos del Grupo dejaran de pertenecer a las sociedades y estas pasaran a ser de exclusiva propiedad del Grupo Grancolombiano.
Despues de esta mutación jurídica, esas sociedades se volvieron socias, a su turno, de otras sociedades que fueron conocidas como "las galácticas". Estas fueron las empresas que recibieron los creditos que, a su vez se remitieron al Grupo Gracolombiano, figura que fue calificada como autoprestamo. En otras palabras, Ordoñez tuvo el 6% de una sociedad que no recibió créditos, cuando era en comandita por acciones. Al pasar a ser limitada le cambiaron el nombre, lo sacaron y fue entonces cuando se recibieron los creditos.

Pero aun así, recibir creditos no constituye delito, a no ser que quien los recibe sea el mismo que los adjudica. Para que Ordoñez fuera culpable de autoprestamos se requería, ademas de ser beneficiario, haber u otorgado o aprobado el credito, funcion que solo podían cumplir los miembros de la junta y el comite. De ahí que todo esto deje la impresión de que al ex funcionario le están cobrando más su imágen que sus actos. Sus funciones concretas se limitaban a cuestiones de publicidad, relaciones publicas y administrativas. Pero en el meollo, en el de los prestamos, no tuvo velas en ese entierro. Como lo dijo un penalista a SEMANA, es el primer caso en Colombia en el que se dicta auto de detención a alguien por antipático.

Sobre los cargos arriba mencionados fue que se solicitó la extradición de Ordoñez. Pero para que la extradición sea viable, sería necesario que el autoprestamo fuera delito en Costa Rica, donde actualmente está detenido, y en ese país no lo es.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.