Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/19/2017 9:34:00 PM

La sorprendente defensa de Mockus a Santos

En medio de la tormenta política que enfrenta el Gobierno por el escándalo Odebrecht, ha llamado la atención que el principal mosquetero en la defensa del presidente es su contradictor en el 2010. ¿Por qué lo hace?

En medio de los escándalos que tienen en jaque a varios gobiernos de Latinoamérica por el caso Odebrecht, los principales protagonistas de la clase política han dado todo tipo declaraciones. Sin embargo, ninguna ha llamado tanto la atención como la que hizo Antanas Mockus el jueves pasado.

Un par de días después de que el exgerente de la campaña de Santos reconoció al aire que la compañía brasilera había pagado de manera irregular dos millones de afiches en el 2010, el excandidato presidencial, quien se podría considerar como una de las víctimas de esa operación, salió a defender al presidente Santos.

Recomendamos: Odebrecht: este es el mapa de los salpicados

Mockus puede ser la voz de aliento que mejor le cae al presidente en este momento. No sólo por la autoridad moral que tiene para hablar de corrupción, sino porque en el 2010 fue su opositor en la carrera por llegar a la Casa de Nariño. Ambos llegaron a segunda vuelta. En una entrevista en la W, el líder de la “ola verde” hizo un llamado para poner la crisis en perspectiva: “No me voy a poner a decir que hubo trampa, eso no va con mi carácter”.

La salida de Mockus era la respuesta a unas declaraciones del Partido Verde en el que aseguraban que en el 2010 les habían “tumbado las elecciones”. De inmediato, el exalcalde de Bogotá desautorizó ese reclamo y dejó a los verdes muy mal parados.

“No me gusta el verbo tumbado, me parece prosaico. Los dos millones de afiches de más ayudaron a la victoria de Santos, pero probablemente sin ellos habría ganado también. Yo cometí algunos errores; sin embargo, también hubo uso de estrategias que pueden ser cuestionadas como los rumores, o los miedos, pero eso es parte de la cultura electoral”, le dijo a Blu Radio. Agregó que, eso sí, no iba a negar que “queda  en el aire una sensación del todo vale”.

Sugerimos: "Mi teoría es que si pudimos, podemos": Antanas Mockus

Con ambas entrevistas se creía que el capítulo de Mockus había concluido, para muchos como una de las mayores lecciones de nobleza que se han visto en la política colombiana. Sin embargo, ahí no la quedó la cosa. El domingo, el excandidato publicó una sentida columna en el diario El Tiempo.

“¿Hubo excesos en las estrategias de campaña en las elecciones presidenciales del 2010? Sé que sí. Pero yo ya perdoné. Y el perdón no tiene reversa. El poder del perdón consiste en que lleva a la mutua comprensión, mediante la reforma del pasado. Lo que pasó es reinterpretado, fenecen ciertas lecturas y florecen otras”, escribió. Ese año, en la segunda vuelta, Santos le ganó a Mockus por una diferencia de más de cinco millones de votos.

El exalcalde fue mucho más allá. En su texto, asegura que el presidente aclaró que en el 2010 no se enteró del papel que jugó Odebrecht en su campaña y que “ahora ya sabe y que ello lo indigna”. Agregó que el primer mandatario presentó ya excusas por lo sucedido y reconoció que no tiene ninguna justificación.

Puede leer: La carta de Antanas Mockus a sus hijos y nietos sobre la paz

Muchos se preguntan la razón de esa defensa de Mockus a Santos, una actitud que no han tenido ni siquiera muchos de los alfiles de la Unidad Nacional. Ad portas de las campañas presidenciales ha quedado claro que los grandes protagonistas de la política no quieren tener mucho que ver con este escándalo.

La respuesta del exalcalde de Bogotá ha sido clara: lo hace por el proceso con la guerrilla: “La razón de mi perdón –que se expresó en mi apoyo a la reelección– fue la paz. Y la paz se está haciendo”, dijo.

El apoyo de Mockus a Santos no ha estado lejos de la controversia. Su antiguo contrincante fue una de las voces decisivas en la campaña por la reelección. “Apoyo a Santos desde una independencia radical, extrema. Es decir, casi que me siento tanto más obligado moralmente a pedirles a los colombianos que no nos equivoquemos. Imagínese, ¿diez años de nuevo?”, dijo en una entrevista en SEMANA al explicar que su voto de confianza era principalmente por la posibilidad de firmar la paz. 

Recomendamos: Comisionado para la Paz explica contrato con Mockus

Y algo similar pasó en la campaña del plebiscito. En ese momento al exalcalde le llovieron críticas pues la oposición uribista publicó que la fundación de Mockus tenía un contrato de 480 millones de pesos con el Gobierno. La oficina del alto comisionado para la Paz tuvo que salir a explicar que el contrato tenía como fin: “aplicar más de 2.000 encuestas en 32 municipios, recopilar y analizar información, sistematizar datos, presentar un diagnóstico sobre las percepciones y diferentes posturas frente al proceso de paz, identificar mensajes claves para la defensa del proceso de paz y diseñar materiales y herramientas pedagógicas para la difusión de estos mensajes”.

A propósito de las declaraciones de Mockus en relación con el escándalo de Odebrecht, el portal Los Irreverentes publicó la serie de contratos que Corpovisionarios, la organización fundada por el exalcalde, ha tenido con el Gobierno.

Sin embargo, el pasado de Mockus y Santos no es propiamente pacifico. La campaña del 2010 fue señalada por muchos de haber utilizado lo que muchos denominan la “publicidad negra”. El estratega del presidente en ese momento fue J. J. Rendón, quien mucho después de ganar las elecciones aseguró que utilizaron algunas tácticas para dejar a Mockus más como un académico que como un estadista, por ejemplo, llamándolo siempre “profesor”. La campaña coincidió con uno de los momentos personales más difíciles para el exalcalde, pues se hizo evidente que sufría de párkinson.

Disponible: Con Mockus, vuelve la cultura ciudadana a Bogotá

El papel que entró a jugar en medio del escándalo de Odebrecht encaja con lo que ha sido una vida política de irreverencias y simbolismos. Cuando era director de la Universidad Nacional en los 1990, en medio de un gran alboroto decidió bajarse los pantalones y mostrar el trasero para expresar su descontento con el irrespeto de los estudiantes. Para pedir perdón por renunciar a la Alcaldía, se bañó en la pileta del monumento de Uribe Uribe. Contrajo matrimonio en una carpa de circo y se disfrazó de Super Cívico para promover el respeto por el espacio público.

Mockus siempre ha sido un político diferente y la crisis institucional que ha traído el escándalo de Odebrecht era difícil esperar una respuesta tradicional. Él mismo recordó la visión que él tenía sobre para qué servían los afiches en una campaña presidencial. “En el documental colombiano ‘La ola verde’, de Margarita Martínez, sobre las elecciones presidenciales del 2010, quedó registrado el momento en que propongo que la publicidad nuestra incluya por una cara del papel la propuesta verde y por la otra cara reproduzca la propuesta de Santos, la del partido de la U. Lástima que no lo hicimos. Habría sido, con lo que se ha conocido después, una bella lección”, concluye.

Puede leer: “Apoyo a Santos desde una independencia radical”

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1838

PORTADA

Maduro: ¡Atrincherado!

Con 100 muertos en la calle y la comunidad internacional en contra, Maduro desafía al mundo con la constituyente. Su futuro depende de los militares y de sus propias disidencias.