Miércoles, 17 de septiembre de 2014

| 2013/05/23 00:00

El atropello venezolano a indígenas colombianos

Señalan a la Guardia Venezolana de retener ilegalmente a nativos. La Defensoría del Pueblo da su testimonio.

No es la primera vez que hombres del ejército venezolano incursionan en territorio colombiano. Foto: .

Las imágenes son elocuentes. Miembros de la Guardia Nacional Venezolana rodean a los civiles. Los arrinconan y los encapuchan, como si se tratara de la mal recordada cárcel de Abu Ghraib, en donde se torturaba prisiones en Irak y se los llevan. ¿Por qué? “Para torturarnos”, responde una de las víctimas. Se trata de un indígena que señala la causa: “Porque esta es tierra de nadie. Ellos aquí imponen su ley cuando quieren”.

Ante semejante denuncia, el defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, decidió ir en persona a inspeccionar qué ocurría. Allí, en Guanía, encontró un volumen de denuncias que lo dejaron inquieto.  La Defensoría, por ejemplo, recibió información delicada de la población del corregimiento Cacahual en este departamento fronterizo con Venezuela. En esencia, ésta sostiene que desde las tres de la mañana del día 10 de mayo, hombres de la Guardia del vecino país llegaron al lugar y sin fórmula de juicio procedieron a atropellos.

La mayoría de lugares son indígenas dedicados a la minería artesanal. No era la primera denuncia. A este organismo han venido llegando informes similares. En este caso, todo apuntaba a algo más grave. Se advertía que entre 10 y 15 hombres de las fuerzas armadas de Venezuela se llevaron dos embarcaciones de la comunidad.

Pero eso no fue todo sino, que cargaron con elementos que ‘incautaron’: enseres, alimentos, dos planta de energía, dos motores para ‘lanchas voladoras’, 4 tambores de Acpm y 3 de gasolina (cada uno con 55 galones), y hasta un anillo de los moradores de la zona aledaña a Caño Sapo, afluente del río Atabapo, en jurisdicción colombiana. “Todo se lo llevaron”. Como si fuera un botín de guerra.

El corregidor de Cacahual, José Domingo Arana, quien hizo presencia en la zona, reportó que los hombres de la Guardia Venezolana le solicitaron que apagara su celular, y luego de hacer que bajara de su embarcación se llevaron retenido a su barquero río arriba. Según el funcionario, este hecho es un atropello contra la comunidad de la zona.

Otálora señaló que “los pobladores de la zona se quejan del continuo ‘boleteo’ por parte de las autoridades venezolanas, que les están exigiendo como cuota 300 gramos oro para poder hacer una actividad que insisten es en territorio colombiano”.


Momento de la repatriación delos indigenas.

Incluso, el último reporte entregado a la Defensoría del Pueblo, regional de Guainía, advierte que los hombres de la Guardia volvieron con una intención malévola: Que les devolvían los bienes ‘incautados’ si los pobladores colombianos les entregaban dinero a cambio. 

Según el defensor del Pueblo, Otálora Gómez, esta no es la primera vez que hombres del ejército del país vecino incursionan en territorio colombiano. Por lo tanto, solicitó la intervención del Ministerio de Defensa y de la Oficina de Asuntos Consulares de la Cancillería para que intervengan. En la zona, los ánimos están caldeados. Los indígenas de Inírida, cansados de los atropellos, ya empezaron a armarse con palos y machetes. Es decir, que en cualquier momento explota un conflicto de mayor gravedad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×