Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/1995 12:00:00 AM

EL AUTOGOL DE NARANJO

En caso de prosperar las investigaciones de la Fiscalía, el alcalde de Medellín tendría que considerar su renuncia.

AL ALCALDE DE MEDEllín, Sergio Naranjo, le ha costado mucho trabajo tratar de desenredar el ovillo que se le formó luego de que la Corte Suprema de Justicia remitiera a la Fiscalía General una serie de pruebas para que continuara la investigación en su contra por el delito de enriquecimiento ilícito. La Corte tomó la decisión luego de estudiar la demanda que Naranjo instauró contra la senadora liberal Piedad Córdoba por los presuntos delitos de injuria y calumnia. El máximo Tribunal no sólo exoneró a la dirigente política sino que consideró que había indicios suficientes para que la Fiscalía siguiera adelante con su investigación contra el dirigente deportivo.
La pelea entre Córdoba y Naranjo comenzó desde la época en que éste último aspiraba a la alcaldía de Medellín. La senadora siempre cuestionó el inusitado incremento patrimonial de Naranjo mientras fue gerente del Atlético Nacional, gestión que habría coincidido con la presencia de delegados de Pablo Escobar en la junta directiva del equipo. Naranio consideró que la ex directora alterna del Partido Liberal lo estaba injuriando y calumniando y por ello la demandó ante la Corte Suprema.
"La Corte lo que hizo fue darle la razón a la senadora en el sentido de que en ningún momento hubo injuria o calumnia", dijo a SEMANA el abogado de Córdoba, el ex procurador Alfonso Gómez Méndez.
Mucho antes de que la Corte exonerara a la senadora, la Fiscalía ya venía investigando una serie de denuncias por presuntas actuaciones irregulares de Naranjo como gerente de la sucursal del Banco de Occidente del barrio Colombia de Medellín, en 1986, y como gerente del Atlético Nacional, a partir de 1987.
Según las denuncias, en la sucursal bancaria tenían cuenta corriente Pablo Escobar, Luis Carlos Molina, Octavio Piedrahita y varios familiares de personas vinculadas al narcotráfico. Entre las posibles actuaciones irregulares de Naranjo estaría su autorización para un sobregiro por 400 millones de pesos, que habría favorecido a algunos cuentahabientes investigados por la justicia. El alcalde se ha defendido diciendo que no hubo tal sobregiro y que mientras él fue gerente del banco ni Escobar ni Molina tuvieron cuentas corrientes en la entidad y que la cuenta de Piedrahita fue cancelada por malos manejos.
La actuación de Naranjo como gerente del Nacional también ha sido cuestionada. El alcalde de Medellín llegó al cargo el 8 de junio de 1987, meses después de abandonar la sucursal del Banco de Occidente. De acuerdo con las denuncias, uno de los mayores accionistas del club en ese momento era Octavio Piedrahita.
Lo que llama la atención de las autoridades es que ninguno de los dos cargos desempeñados por Naranjo antes de ser alcalde de Medellín le reportó grandes ingresos económicos. Una de las razones para este razonamiento la dio el propio Naranjo, quien declaró que no recibió un solo peso por concepto de salario del Nacional.
"Si ello es así -dice uno de los denunciantes-, cómo se explica que Naranjo haya comprado un lujoso apartamento en El Poblado. El inmueble debió costar un poco más de 300 millones de pesos y lo adquirió por medio de la escritura pública número 2.640 del 30 de septiembre de 1992, corrida en la Notaría 10 de Medellín".
Pero la Fiscalía también investiga otra serie de negocios realizados por Naranjo como gerente del Atlético Nacional. Uno de ellos es la venta de Faustino Asprilla al Parma de Italia. Según las denuncias, el jugador fue vendido por cinco millones de dólares y no por tres millones, como trascendió a la opinión pública.
El panorama del alcalde de Medellín no está nada despejado. Los hechos han demostrado que su decisión de denunciar a la senadora Piedad Córdoba fue un verdadero autogol y que de prosperar las investigaciones de la Fiscalía es muy posible que Naranjo tenga que considerar la posibilidad de renunciar a su cargo. Algunos sectores ya empezaron a pedir su cabeza. "Una ciudad como Medellín, que sigue arrastrando el fantasma del narcotráfico, no puede darse el lujo de tener un alcalde cuestionado no solo por la justicia sino por la misma opinión pública", dijo a SEMANA un vocero del sector empresarial de la ciudad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.