Sábado, 22 de noviembre de 2014

| 1992/11/23 00:00

EL AVISO DEL TERREMOTO

La previsión de un gran sismo en la capital es un ejecicio académico con "verdades" a medias.

EL AVISO DEL TERREMOTO

El 22 DE NOVIEMBRE DE 1991 el experto griego Aris Stamatopoulos, de la firma de consultores sobre sismos ADKKS, se reunió con las autoridades de la Alcaldía de Bogotá. Venía de culminar un trabajo de microzonificación de riesgo de desastre en Popayán y de paso ofreció sus servicios para adelantar un estudio que midiera la magnitud de daños que podría causar un movimiento de tierra de gran escala en la capital de la República. Lo tratado en esa reunión y las conclusiones preliminares de un trabajo posterior se volvieron famosas la semana que pasó tras el terremoto que tuvo epicentro en la zona pacífica colombiana.
Lo cierto es que, por coincidencia, cinco días antes del suceso que destruyó las viviendas de Murindó fracturó la tierra y dejó una decena de poblaciones con daños, además de revivir un volcán de lodo, la monografía sobre la posibilidad de un terremoto en Santa Fe de Bogotá circuló entre las principales autoridades que tienen que ver con desastres naturales y los medios de comunicación. El documento se conoció por dos causas esenciales: primero, porque se iba a presentar su texto definitivo en noviembre, al Concejo de Bogotá, para respaldar un programa que sirviera para actuar en casos de catástrofes, y segundo, porque el miércoles 13 de octubre pasado, como sucede cada segunda semana de octubre de cada año, se celebra en todo el mundo el día de la prevención de desastres y la charla central del jefe de la Oficina Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, Omar Darío Cardona, se tituló "Ficciones y realidades de la amenaza sísmica en Colombia". Allí advirtió cómo Colombia, por su situación al lado de la Placa de Nasca, y por sus peculiaridades topográficas, climatológicas y geológicas es un país sometido a las amenazas tectónicas.
Como iban las cosas la relación entre los informes de sismos y el verdaderamente ocurrido el sábado 17 de octubre no eran sino una coincidencia. Sin embargo lo más complicado del asunto vino con el informe del griego y los expertos que fue resaltado posteriormente y que casi causó histeria general. En la página 31 del trabajo se hablaba del riesgo sísmico de Santa Fe de Bogotá, de los casi 200 años que habían transcurrido sin que temblara con fuerza en la ciudad, de la acumulación de energía destructora por liberarse y concluía, sin más, que en un lapso de dos a 10 años debería ocurrir un terremoto que causaría graves daños en la capital.
Para el común era algo aterrador, para el experto no deja de ser más que "un escenario hipotético" de lo que podría ocurrir en cualquier ciudad del mundo. De hecho el informe fue elaborado así y por lo tanto tiene muchos bemoles. Hay que partir del principio que nadie hasta hoy puede predecir los temblores con día, hora, magnitud y sitio. Además, en el caso se partió de lo que puede suceder en un centro urbano similar a la capital y se siguieron las teorías generalmente aceptadas de, profesor Nitchenko sobre "el rebote elástico", según las cuales los períodos promedios que separan un terremoto de otro son de un decenio. Pero la diferencia puede ser mucho mayor o menor.
En el fondo el documento es apenas un ejercicio académico. Es un borrador y sus conclusiones cambiarán necesariamente en el próximo mes, antes de ser llevadas al Concejo, pues no son aceptadas por las autoridades nacionales ya que se daña la credibilidad del sistema de prevención y puede pasar lo del pastorcito mentiroso. Lo cierto es que la capital tiene apenas una amenaza sísmica intermedia, lo que no quiere decir que el riesgo de que una tragedia suceda pueda echarse en saco roto. Lo que se puede decir, sin más, es que "va a haber sismos en el país y punto" advierte Omar Darío Cardona de la Oficina de Desastres. Por ahora lo más serio del asunto es que se está trabajando en el tema y lo que sirve para confirmar esa seriedad es que el domingo 17 se haya tomado la decisión de suspender la jornada futbolera en previsión de una posible catástrofe por una imprevisión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×