Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/2006 12:00:00 AM

El ‘baby’ sicario

Las autoridades están tras un niño de tan sólo 13 años de edad que se ha convertido en el principal sicario de una temida organización criminal de Pereira.

A Juan Carlos Forero* le encomendaron una misión: asesinar a John Jairo Parra, alias 'Tom', jefe de una temida banda de criminales de Pereira. Le advirtieron que era uno de los delincuentes más peligrosos y sanguinarios en el mundo del hampa en el Eje Cafetero. Había eliminado a cuatro experimentados sicarios que el año pasado fueron contratados para matarlo. A pesar de esto, Forero no dudó en aceptar el 'trabajo'. Le entregaron una pistola Pietro Beretta 9 milímetros y dos proveedores.

En una decisión temeraria, Forero, quien es conocido con el alias de 'Pescador', decidió ir a buscar a 'Tom' hasta su propia guarida, localizada en un sector de Pereira conocido como La Carrilera de Cuba. Desde ese lugar 'Tom' manejaba una red de distribución de drogas y estaba custodiado por una decena de sus hombres.

Con la sangre fría de un curtido asesino, Forero llegó hasta la casa de su víctima, esperó pacientemente a que saliera y sin mediar palabra lo asesinó de siete disparos. Uno de los hombres de confianza de 'Tom', Jesús Loaiza, alias 'Tungo', intentó repeler el ataque, pero también fue asesinado. Con la pistola aún humeante, Forero se percató de que una anciana había visto el crimen y le vio el rostro. No dudó en dispararle también cinco tiros a la inocente mujer. Después enfundó el arma y salió caminando lentamente en medio de los desconcertados lugartenientes de 'Tom' que no podían creer lo que había ocurrido. Y no era para menos. Forero, el sicario que acababa de asesinar a uno de los más peligrosos delincuentes de Pereira, era un niño de tan sólo 13 años.

Unas horas después de los homicidios, gracias a la información de la ciudadanía, el niño sicario fue capturado. Los policías que lo arrestaron no podían creer que ese jovencito que escasamente sobrepasa los 30 kilos de peso y no alcanza los 1,50 metros de estatura era 'Pescador', el temido sicario del que sólo sabían por la fama que tenía en el bajo mundo, en donde es tristemente célebre por su eficacia el momento de asesinar.

Aunque los niños sicarios no son nuevos en el país, de hecho tan sólo este año siete menores de edad entre los 15 y los 17 años han sido arrestados en Pereira acusados de homicidio, en la historia judicial colombiana no hay antecedentes de un sicario de tan sólo 13 años. "Aunque hemos logrado reducir los índices del homicidio en el primer trimestre de 2006, la participación de menores de edad en homicidios es una señal que nos preocupa", reconoce el coronel José Antonio Poveda, comandante de la Policía de Pereira.

Los asesinatos cometidos por el niño sicario ocurrieron el pasado 2 de febrero. Ese mismo día fue llevado a un juzgado de menores y de allí se ordenó su reclusión en un centro de reeducación para menores Marceliano Ossa. Lo que más impresionó a los policías y al juez de menores que atendió el caso es que, como si se tratara del más veterano asesino de la mafia, el niño sicario nunca delató a sus jefes ni confesó absolutamente nada. "Parecía un criminal experimentado. Nunca habló", afirmó uno de los policías que lo capturó, quien reconoció que nunca pudieron siquiera establecer de dónde era el niño o si al menos tenía familia.

"Los sicarios menores de edad crecen en la ausencia del cariño. Se adiestran en escuelas de sicarios a donde acuden con su pandilla. Quienes se destacan son contratados por los grupos de delincuencia para hacer en principio pequeños trabajos pero van ascendiendo en la jerarquía hasta llegar al homicidio, explica el secretario de Salud de Pereira, Uriel Escobar. Son las bandas organizadas las que promueven las escuelas de sicarios, pues al usar menores de edad en sus 'trabajos' evitan fuertes condenas e incluso se conoce que asesinan a los menores para no dejar rastros", concluye el funcionario.

El pasado 6 de mayo, cuando llevaba 90 días en el reformatorio, Forero fue liberado. A las 9 de la noche de ese sábado, ocho jóvenes atacaron y amordazaron a uno de los guardias del reformatorio y abrieron la celda en donde se encontraba el niño sicario. Después se dieron a la fuga con él. Las autoridades establecieron posteriormente que los jefes de la banda La Cordillera pagaron 30 millones de pesos para rescatar al joven sicario. "Cancelaron esa suma de dinero no sólo por el arrojo del menor para cometer hechos delictivos como el homicidio, sino por lo que sabe y no contó y porque además pretenden conservarlo dentro de sus filas para nuevos actos criminales, dijo a SEMANA un oficial que lleva el caso. Desde su fuga nadie sabe en dónde está Forero hoy. Lo único claro es que este niño de 13 años se ha convertido en uno de los criminales más buscados del Eje Cafetero.

*Nombre cambiado por tratarse de un menor de edad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

Peligro inminente

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos violentos. ¿Cuáles son y qué peligro representan?