Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/21/2010 12:00:00 AM

El búnker de Santos

El gobierno piensa darle una nueva fisonomía a la Presidencia de la República. Esta será la distribución de tareas en el tercer piso de la Casa de Nariño y donde están los principales asesores de Juan Manuel Santos.

A los pocos días de ganar las elecciones, el presidente Santos empezó a trabajar en un proyecto que desde hace tiempo tenía en la cabeza. Con la ayuda de sus asesores —y de otros externos—, concibió una nueva manera de organizar las tareas en la Casa de Nariño.

Los cambios están inspirados en experiencias como la británica, la chilena y la estadounidense. Aunque en el Reino Unido hay un régimen parlamentario, los expertos en administración pública siempre destacan el papel que tienen los colaboradores más cercanos al Primer Ministro en la coordinación de sus políticas. Por eso, en el viaje de Santos a ese país en julio, concretó el viaje de dos asesores de Tony Blair a Colombia para avanzar en el proceso de reorganización de Palacio. Uno de ellos es Jonathan Powell, quien fue jefe de gabinete de Blair durante diez años. A las sugerencias de Powell se sumaron las del economista chileno Marcel Cullel, secretario del Comité de Modernización de la Gestión Pública durante la presidencia de Eduardo Frei, y las de Joshua Bolten, jefe de gabinete de George W. Bush y a quien Pinzón le pidió insumos sobre el tema.

Los cambios principales suponen eliminar cuatro consejerías creadas durante los gobiernos de Uribe y abrir otras cuatro con tareas diferentes. Las que se eliminan son las altas consejerías para San Andrés, para la Presidencia, para la Política Anticíclica y para el Bicentenario. Y las que se crean son las que se dedicarán al Buen Gobierno, a las Regiones, a la Prosperidad y a las Comunicaciones. Esta última será más que la Jefatura de Prensa de Palacio y coordinará la estrategia integral de comunicación del gobierno, una nueva vocería internacional y la promoción de la imagen del país.

Tradicionalmente, la interlocución de la Presidencia con los congresistas, alcaldes y gobernadores estaba a cargo del Secretario General. Ahora esta función corresponderá a una nueva consejería política, mientras que el Secretario General coordinará exclusivamente los asuntos administrativos de la Presidencia y será una especie de jefe de gabinete.

De otra parte, la oficina del Alto Comisionado para la Paz quedará vacante. Y aunque habrá un consejero para la seguridad y la convivencia, aún no se sabe qué asesor tomará las tareas que en el tema de reinserción venía adelantando el Comisionado. Por último, la Vicepresidencia seguirá liderando los temas de derechos humanos y se está reevaluando la figura del Zar Anticorrupción, dependiente de ella. No en vano, Santos y sus asesores creen que al Zar le faltan 'dientes' para luchar contra los corruptos y que se ha limitado a hacer diagnósticos. Por eso estudian articular sus funciones a una Consejería, que podría ser la del Buen Gobierno.

Por último, el Presidente nombró un secretario que coordinará el consejo de ministros así como los consejos sectoriales, en los que solo estarán los ministros relacionados con el tema que se va a discutir. "La reforma se ajusta a la propuesta programática de Santos", insiste Juan Mesa, alto consejero para las Comunicaciones. Solo el tiempo dirá si este nuevo intento de modernizar la administración central tuvo el éxito suficiente como para generar una estructura de gobierno de largo plazo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?