Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2012 12:00:00 AM

El calvario del aborto

En el papel, el aborto fue parcialmente legalizado en Colombia. En la práctica, las mujeres que necesitan hacerlo enfrentan los más insólitos obstáculos.

Hace seis años, la corte Constitucional despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo en tres circunstancias: cuando peligra la vida de la madre, si hay malformación del feto y en caso de violación. Sin embargo, el camino para ejercer este derecho fundamental, como lo definió la propia Corte, está sembrado de tantos obstáculos que, en la práctica, abortar legalmente termina siendo casi tan imposible como antes de su sentencia.

Hoy el aborto está de nuevo en primera línea del debate. Aunque su más connotado opositor, el procurador general Alejandro Ordóñez, obedeció una orden de la Corte Constitucional de rectificar algunas de sus posiciones sobre el tema, contraatacó presentando una demanda de nulidad de la decisión que lo obligó a hacerlo y mantuvo a las dos procuradoras delegadas que lo han acompañado en su campaña para prohibir por completo la interrupción voluntaria del embarazo, aun en casos de violación o cuando la vida de la madre esté en peligro. Lo apoya el presidente del Partido Conservador, José Darío Salazar, quien radicó un proyecto en ese sentido en el Congreso. En la otra orilla, la Comisión Asesora de Política Criminal, creada por el Ministerio de Justicia, ha propuesto despenalizar ampliamente el aborto y el presidente del Congreso, Roy Barreras, ha dicho que el Congreso está dispuesto a abrir el debate con todas las de la ley.

Sin embargo, mientras los padres de la patria se pronuncian y discuten, se calcula que en Colombia se hacen entre 100.000 y 400.000 abortos ilegales y apenas unos cientos legales cada año. Miles de mujeres de estratos populares, muchas de ellas menores de edad, que han sido violadas o cuya vida está en peligro por el embarazo, se estrellan contra las resistencias y las trabas que les ponen las instituciones encargadas, supuestamente, de ayudarlas. SEMANA presenta los cinco grandes obstáculos que enfrentan las mujeres que, al amparo de la ley, intentan abortar en Colombia.

1. Aborto sin ley

La reglamentación que tenía el procedimiento para realizarlo está suspendida por el Consejo de Estado

Se suele decir que "el diablo está en los detalles". Y en este debate esa frase aplica muy bien. Un año después de que la Corte despenalizó el aborto, el Ministerio de Protección Social expidió un decreto que regula cómo hacerlo, quién debe practicarlo y en qué sanciones incurren quienes lo impiden, entre otros. En 2009, sin embargo, el Consejo de Estado suspendió esta reglamentación argumentando que los derechos fundamentales como este solo pueden ser regulados por el Congreso. Aunque la Corte Constitucional ha dicho que no se necesita una ley para que las mujeres accedan a su derecho a abortar, en la práctica la suspensión del decreto ha creado múltiples vacíos. El Ministerio recomienda aplicar las guías de la Organización Mundial de la Salud, pero no todos lo hacen. Y no es fácil que el Congreso, que hasta ahora se ha resistido a hacerlo, regule por ley el aborto.

2. Contrarreloj

No hay plazos que obliguen a las EPS a responder a las mujeres

El tiempo es un enemigo silencioso. Hoy no existe claridad sobre cuáles son los plazos que tienen los centros médicos para responder a la solicitud de las mujeres que quieren interrumpir su embarazo. El decreto del Ministerio de Protección Social establecía que debía ser de cinco días. Pero según Juan Carlos Vargas, director científico de Profamilia, después de ser suspendido por el Consejo de Estado dejó de aplicarse cabalmente. La Corte Constitucional ha dicho que la respuesta debe ser inmediata y ha señalado que los 5 días tienen que cumplirse. Pero en muchos casos no lo es y las mujeres tienen que recurrir a tutelas. Este recurso se demora en promedio una semana, la apelación otras dos y, si el caso es revisado por la Corte, hasta cuatro meses. Así, cuando el caso llega al máximo tribunal, algunas mujeres ya han tenido el bebé. La ONG Women World Link documentó el caso de una niña de 13 años quien fue víctima de una violación y le negaron la posibilidad de abortar. Fue tan difícil la pelea legal, que en ese proceso intentó suicidarse tres veces. La Corte Interamericana de Derechos Humanos le otorgó medidas cautelares. Es la primera vez que ese organismo se pronuncia de esta manera sobre la negación de un aborto legal.  ?

3. Papeleo sin fin

Las EPS siguen exigiendo trámites que no son necesarios

La Corte ha sido clara en que para acreditar el riesgo para la vida de la madre o la malformación del feto solo se necesita una certificación de un médico o un psicólogo y para los casos de violación, la copia de la denuncia penal. Sin embargo, muchas EPS siguen solicitando 'papeles' que no se necesitan. Está prohibido exigir juntas médicas o exámenes adicionales que dilaten el procedimiento, autorizaciones de esposos o padres (incluso si la mujer es menor de 14 años), exámenes forenses o sentencias judiciales que prueben el acceso carnal violento.  ?

4. La estrategia del ping pong

La mala aplicación de la objeción de conciencia es una de las barreras más comunes

Así como las mujeres tienen derecho a abortar, los médicos tienen derecho a negarse a realizar el procedimiento. Pero en la práctica, el mal uso de la objeción de conciencia hace que las mujeres terminen yendo de un profesional a otro sin respuesta. La Corte ha dicho que la objeción de conciencia es personal y no institucional, y que el médico debe remitir a la paciente a quien sí preste el servicio. El procurador confundió cuando dijo que no había restricciones para la objeción de conciencia y este fue uno de los puntos que la Corte le obligó a rectificar. El alto tribunal agregó que esta solo puede ejercerse por los médicos que participan directamente y no por personas jurídicas, personal administrativo o los jueces. El tema sigue siendo controvertido en especial en lo relacionado con las instituciones religiosas. Hospitales como el San Ignacio de los jesuitas han sido sancionados por negarse a prestar el servicio. Expertos como el profesor de Ética Médica de la Universidad de Antioquia, Darío Arcila, han propuesto hacer una exención en esos casos como lo hacen otros países como Italia y Estados Unidos.

5. No siempre se puede

La orden de la Corte de que el aborto puede realizarse en cualquier etapa del embarazo ha generado polémica

Para completar, una sentencia de la Corte Constitucional ha complicado las cosas. El año pasado determinó que como no hay ley que establezca un límite de tiempo, las mujeres pueden abortar en cualquier momento del embarazo y las entidades de salud no pueden negarse a realizar el procedimiento.  Esta decisión ha causado rechazo en el gremio médico. Según  Jimmy Castañeda, presidente de la Federación Colombiana de Ginecología, la orden es inadecuada porque pone en peligro la vida de la mujer y porque después de la semana 28 el feto ya es potencialmente viable. "Hay tutelas que nos obligan a hacer abortos a las 30 semanas y esto no debería suceder", sostiene. Profamilia, por ejemplo, por la complejidad médica no realiza el procedimiento después de la semana 12. Según el Informe de la Comisión Asesora de Política Criminal urge regular estos plazos. Señala que en países como Estados Unidos, Italia, Bélgica o Dinamarca, donde no hay restricciones al aborto, este se puede practicar hasta la semana 12 y en España, Francia o Alemania hasta la 14.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.