Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/09/16 00:00

El calvario de Jorge Briceño Suárez, el bueno

Ser homónimo del jefe de las Farc conocido con el alias de 'Mono Jojoy' es la pesadilla que vive un albañil de Santa Marta. Ha sido arrestado varias veces y tiene problemas para emplearse. La situación también ha afectado a su familia.

No poder votar porque su cédula está cancelada es uno de los tantos problemas que tiene este albañil por ser homónimo del 'Mono Jojoy'.

Cuando el padre del colombiano Jorge Briceño Suárez decidió bautizar con este nombre a su hijo, no llegó a intuir el calvario que sufriría el resto de su vida por llamarse igual que uno de los guerrilleros más buscados del mundo, el jefe militar de las Farc conocido con el alias de ‘Mono Jojoy’.
 
Las bromas que este albañil de 53 años debe soportar quedan en anécdota cuando se comparan con las cinco sentencias judiciales, 40 llamados a juicio, más de medio centenar de órdenes de captura y hasta una circular roja de la Interpol que tiene en su contra. Todo por ser homónimo de este guerrillero. Ahí radican todos sus problemas.
 
"Es bastante pesado, mi familia está sufriendo demasiado. De verdad, no puedo salir a ninguna parte por el miedo", confesó este jueves a Caracol Radio este albañil de la ciudad de Santa Marta , que dijo sentirse "totalmente desamparado" y "perseguido".
 
"Lo más difícil de llamarse Jorge Briceño es llegar a una mesa de votación y encontrar que no puedo ejercer mi derecho a votar porque el Gobierno me ha cancelado la cédula sin explicación alguna. Llegar a un banco y no poder abrir una cuenta, solicitar el certificado judicial y que no me lo den, o que tampoco me den trabajo", explicó.
 
Penitencia que también afecta a sus familiares, como a su hijo, que cada vez que ha intentado viajar a Estados Unidos o Europa le han negado la visa, al ser identificado como el descendiente del guerrillero.
 
"Para las autoridades, soy el delincuente que están buscando, con 139 años de prisión. ¿Qué locura es ésta?", se lamentó.
 
Pese a que las diferencias físicas son notables, pues él es afrodescendiente, esto no evita que las detenciones se hayan convertido en regla cada vez que intenta moverse por el país.
 
En una ocasión, "en la terminal de Santa Marta, me detuvieron, llamaron al Ejército, me esposaron y me mandaron a la Sijín (Policía Judicial). Es bastante degradante", recordó.
 
"Lo penoso es que te pongan las esposas y venga la inteligencia militar y soldados. Por más que sea, a uno u otro agente le salen palabras obscenas, aun cuando la diferencia es muchísima. Veo su foto y no me encuentro parecido en nada", añadió.
 
Esa diferencia física tan evidente fue lo que llevó a un fiscal a liberarlo de inmediato cuando en el 2005 fue detenido y llevado a juicio acusado de homicidio, rebelión, terrorismo y secuestro.
 
Precisamente, la Fiscalía avisó en un informe que el nombre del líder de las Farc es en realidad Luis Suárez, aclaración que no evitó que los problemas siguieran apareciendo en cuanto alguien detectaba que ante sus ojos tenía al supuesto ‘Mono Jojoy’.
 
Tras una década inmerso en barrizales judiciales para intentar hallar una solución, e incluso con el rechazo del Tribunal Superior de Santa Marta y la Corte Suprema a sus recursos, la Corte Constitucional ordenó en julio restablecer la identidad real del ‘Mono Jojoy’ y retirar las causas judiciales en contra del albañil.
 
"Doy gracias a Dios. Lo importante es que se me quite la orden de captura, que me dejen trabajar y que nos dejen libres a mi familia y a mí. Eso es lo único que solicito", aseveró el hombre, que por fin podrá decir su nombre y apellidos sin temor a ser arrestado.
 
EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.