Sábado, 21 de enero de 2017

| 2016/01/15 19:00

El cáncer acecha sin piedad

La semana pasada murieron tres famosos en el mundo por cuenta de esta enfermedad, un reflejo de la prevalencia de este mal en el mundo.

El cáncer es curable si se detecta a tiempo. Foto: Tyler Olson

El lunes 11 de enero el mundo se levantó con la triste noticia de la muerte de David Bowie, uno de los personajes más influyentes de la música pop. Aún sus seguidores no acababan de recuperarse de ese duro golpe cuando el jueves se conoció que Alan Rickman, el actor inglés que se ganó el cariño de todos por su interpretación del profesor Snape en la saga de Harry Potter, también había fallecido. Esa misma tarde se conoció que el esposo y productor de Céline Dion, René Angelil, había muerto.

Lo curioso no es que se mueran estos personajes en la misma semana. Si hay una regla clara en la vida es que a diario nacen y mueren seres humanos. Lo que resultó increíble para muchos es que los tres fallecieran de cáncer. Hacía poco más de 15 días Lemmy Kilmister, fundador y bajista de la banda metalera Motorhead, había perdido la batalla contra esta enfermedad.

Esta racha de fallecimientos por cáncer de famosos motivó a Gigwise, un portal de noticias sobre música y entretenimiento de Gran Bretaña, a enviar un trino con la frase ‘Querido cáncer’, la cual acompañaba a fotomontaje de los tres músicos en actitud desafiante, con sus dedos corazón hacia arriba. Los fans de cada uno de ellos inundaron la cuenta con comentarios acerca de la enfermedad.

“¿Qué diablos es lo que está pasando?”, dijo uno. Otro escribió: “En serio, cáncer, deja a nuestros íconos quietos”. Y uno más señaló: “Muchas cosas malas pasan en tres, como por ejemplo el cáncer que cobró las vidas de tres hombres británicos, de entre 69 y 70 años, que con su talento nos brindaron tanta felicidad”. El hashtag givecancerthefinger se sigue alimentando con mensajes de todo tipo, desde el fomento a donaciones para la investigación en cáncer hasta maldiciones contra la enfermedad.
 
Que los tres murieran de tumores en cuestión de 15 días no es solamente una coincidencia sino el reflejo de una realidad mundial: en la medida en que la gente vive más, se presentarán muchos más casos de cáncer. Sólo en Gran Bretaña, el país de donde Bowie, Rickman y Lemmy eran oriundos, el número de nuevos casos está aumentando el 3 % cada año y si esa tendencia sigue, en el 2030 en dicho país habrá cuatro millones de personas viviendo con la enfermedad.

Este mal es también una de las causas de muerte más frecuentes en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se presentan 14 millones de casos nuevos y alrededor de 8,2 millones de personas mueren como consecuencia de ello. El organismo señala que se espera que los nuevos casos aumenten en 70 % en las próximas dos décadas.

Colombia no es ajena a ese panorama. Según un estudio del Instituto Nacional de Cancerología, para el período 2007-2011 se registraron en promedio 16.081 muertes anuales en hombres y 16.572 en mujeres. El aumento de los casos de cáncer está relacionado con el envejecimiento de la población y también con el hecho de que hoy se detectan más casos gracias a programas de prevención y a mejores métodos de diagnóstico.

Eso es lo que ocasionará que la mitad de las personas digan “tengo cáncer” en algún momento de su vida.

Pero esa dura realidad no significa que no se esté avanzando en la lucha contra este mal. La supervivencia se ha doblado en los últimos 40 años y se calcula que la mitad de los que son diagnosticados vivirán 10 años más, lo cual representa un récord en el tratamiento de la enfermedad. A este mejor panorama ha contribuido el diagnóstico precoz, que marca una diferencia importante en el pronóstico de la enfermedad, pero también nuevos fármacos que logran prolongar la vida de los enfermos de manera considerable.

Aunque Bowie y su familia mantuvieron su enfermedad en secreto, se sabe que fue diagnosticado con cáncer de hígado en el 2014. Ivon van Hove, director del musical Lazarus, en el que Bowie trabajó durante sus últimos meses de vida, reveló que el artista peleó como un león contra su enfermedad. No es extraño que este grande de la música pop se hubiera beneficiado de estos tratamientos y vivido muchos meses más de lo que otra persona hace dos décadas.

El aumento de los casos de cáncer en el mundo supone varios retos y uno de ellos, tal vez el más importante, es la prevención. Según Cancer Reseach UK, una entidad en el Reino Unido dedicada a investigar y brindar apoyo a estos pacientes, más de cuatro de cada diez tumores se pueden prevenir mediante cambios en el estilo de vida. No fumar, mantener un peso ideal acorde con la talla, tener una dieta saludable y reducir el consumo excesivo de alcohol deben ser parte de la estrategia de prevención de cualquiera. Aunque no es una garantía de que no desarrollará algún tipo de cáncer, este estilo de vida permite tener las estadísticas a su favor. Como curiosidad, los tres fallecidos eran fumadores.

En prevención también son importantes los chequeos periódicos. Algunos tipos de cáncer tienen métodos de diagnóstico relativamente efectivos para atraparlos a tiempo. Es el caso del cáncer de útero, que se puede detectar a tiempo mediante la citología vaginal anual. Lo mismo sucede con la próstata, la mamografía y el cáncer de colon. El hallazgo de un tumor tardío o en estado metastásico ofrece menos posibilidades de tratamiento. Cuentan sus conocidos que Lemmy, de 70 años, se sentía  enfermo durante las últimas semanas de su vida, pero el diagnóstico de cáncer llegó demasiado tarde, cuando tenía tumores en su garganta y el cerebro. El músico murió dos días después de que su médico le dio esa noticia.

Entre los comentarios del trino de Gigwise, llama la atención el de Precious, que dice: ‘Es ridículo, encuentren una cura’. Ese es el anhelo de todos. Pero aunque coincida con Barack Obama, quien en su mensaje sobre el estado de la unión anunció que liderará un plan para dar con la cura contra esta enfermedad, dicha tarea es titánica. Una razón es que el término cáncer abarca un grupo de muchas enfermedades que tienen características diferentes. Por eso los avances son tan lentos y a veces lo son más en un tipo de cáncer que en otro. Por lo pronto, los adelantos en este campo están convirtiendo el cáncer en una enfermedad con la que se pueda vivir y no en la sentencia de muerte que era en otras épocas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.