Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2006/02/05 00:00

El capo de las Farc

Las operaciones militares en La Macarena van más allá de la erradicación de la coca: buscan capturar a 'Jhon 40', el mayor narcotraficante de la guerrilla.

El estilo de vida de 'Jhon 40' es como el de cualquier mafioso. De camuflado dialoga con el 'Mono Jojoy' y le reporta sus ganancias por la venta de cocaína en Meta. Y vestido de norteño, graba sus 'Corridos al margen de la ley' en un CD. En la época de la zona de despeje en el Caguán, 'Jhon 40' aprovechó y se hizo tres cirugías plásticas: dos en la cara y una liposucción.

Es calificado el capo de los Llanos Orientales por su habilidad en el manejo del narcotráfico. Ama su cadena de oro y su reloj extravagante. Sólo viste prendas militares norteamericanas importadas. Le apasionan las camionetas 4x4 de lujo que manda a comprar de contado en las grandes ciudades. Es amante del whisky escocés. Le encanta utilizar niños para labores de inteligencia. Lo enloquecen los caballos de paso y las jóvenes hermosas de Medellín, Villavicencio y Bogotá. Habla con ellas por su teléfono satelital, las lleva hasta sus campamentos, les compra carros y apartamentos lujosos. Y, como amante de la música norteña, ya sacó su primer CD titulado Corridos al margen de la ley. No sólo tiene el perfil de un mafioso, sino que es un auténtico mafioso. Le dicen 'Jhon 40', pero le encanta que sus hombres lo llamen 'patrón' .

Ingresó a la guerrilla a los 18 años de edad y aunque sólo cursó hasta quinto de primaria, se la pasa con calculadora en mano pensando siempre en el dinero y en la coca. No sólo comercializa la base, sino que ya ha incursionado en la cristalización. En Meta, que es su zona de influencia, les produce a las Farc más de 100 toneladas de cocaína al año y, según un informe del Ejército, aporta a las finanzas unos 100.000 millones de pesos anuales por la comercialización de la droga. 'Jhon 40' es quien dirige los negocios de las 4.600 hectáreas de cultivos ilícitos sembradas en el parque natural de La Macarena y que el gobierno en las últimas semanas se ha comprometido a erradicar manualmente.

Su verdadero nombre es Gener García Molina. Nació en San Martín, Meta, hace 43 años. Cuando era guerrillero raso lo llamaban 'Jhon' y pertenecía al frente 40. Por eso lo apodaron 'Jhon 40' cuando asumió la jefatura del frente 43, que forma parte del Bloque Oriental de las Farc. El gobierno ofrece 1.600 millones de pesos por su cabeza y se convirtió en uno de los principales objetivos de Estados Unidos, que lo solicitó en extradición por narcotráfico. En Colombia tiene 14 órdenes de captura por homicidio, tráfico de armas, secuestro, terrorismo, rebelión y narcotráfico. Es tal la importancia de este hombre para las Fuerzas Militares y para la justicia norteamericana, que hace un año, con el apoyo de la DEA, se inició una de las operaciones militares más grandes en la historia del Ejército: la 'Emperador'. Se enviaron al suroccidente de Meta 13 batallones (3.200 hombres), entre Fuerzas Especiales, brigadas móviles y contraguerrillas. Nunca antes se había desarrollado una operación de esta dimensión contra un solo objetivo: capturar a 'Jhon 40'.

El despliegue de las tropas se hizo en las cuencas de los ríos Ariari y Guayabero, en cercanías de los municipios de Vista Hermosa y Puerto Rico y particularmente en la Serranía de La Macarena. Esta es una zona histórica para esta guerrilla donde tradicionalmente se ha asentado el Secretariado. Las Farc han defendido este territorio a capa y espada porque es una de sus principales rutas para abastecer a sus frentes en el sur y porque es el centro de comercialización de la droga. Para las Farc, el triángulo Macarena-Ariari-Guayabero es un trampolín para proyectar su fuerza hacia Bogotá. Además, la zona les ha servido para mantener hospitales, carreteras, puentes, centros de entrenamiento, laboratorios y hasta lujosas casas de recreo. Pero su búsqueda ha sido infructuosa. 'Jhon 40' conoce como nadie su tierra natal y tiene la población bajo su control. Se esconde debajo de la espesura de la selva y tiene sofisticados equipos de montañismo y ubicación geográfica para sobrevivir con sus hombres. Se ha ganado la simpatía de los campesinos en Puerto Rico y Puerto Lleras, en donde lo aclaman por ser la fuente de ingreso de la región.

Por eso, la estrategia del gobierno tenía que ser otra. Convencer a los campesinos de cambiar su modo de vida y de manera simultánea poner en marcha un nuevo programa de recompensas económicas para recuperar el parque natural de La Macarena. Fue así como en julio de 2005, el presidente Álvaro Uribe les pidió a las familias que entregaran a las autoridades la amapola que habían sembrado: "Preste la coca y tome la platica", les dijo en un consejo de seguridad que encabezó en la base aérea de Apiay, en inmediaciones de Villavicencio. Les prometió, además, programas sociales y de salud a través del Sena y de Bienestar Familiar. Y un subsidio bimestral para la educación de sus hijos.

La oferta en la región y la presencia militar comenzaron a golpear duro las finanzas de 'Jhon 40'. Dejó de asistir a los puntos de compraventa de la cocaína a donde llegaba siempre en sus camionetas con miles de millones de pesos en efectivo para pagarles a los campesinos. Y comenzó a sembrar de minas los caminos para impedir el avance del Ejército. Después le tendió una trampa mortal. El 27 de diciembre, 300 de sus hombres atacaron una compañía de 90 soldados que descansaba en el área rural de Vista Hermosa y mataron a 29 militares, después de tres horas de combate. "El mundo tiene que saber que las Farc son unos miserables terroristas financiados por el narcotráfico", dijo el presidente Uribe esa misma semana, cuando se reunió con los mandos militares en el Batallón Vargas de Granada en Meta. Después anunció la operación 'Colombia Verde', en la Serranía de La Macarena, el más grande dispositivo de erradicación manual de cultivos ilícitos que se haya hecho en un solo lugar en Colombia y en el mundo.

La toma de La Macarena arrancó el 19 de enero y 930 campesinos fueron transportados en aviones militares al parque natural y se les garantizó la presencia de 1.500 policías y 6.000 militares entre Ejército, Fuerza Aérea y Armada, para brindarles su seguridad. Cuatro días después, el presidente Uribe inspeccionó las labores de erradicación y en medio de una zona deforestada, arrancó unas 60 matas de coca y ofreció una alternativa de trabajo legal a los cerca de 11.000 habitantes de la serranía que viven de este cultivo ilícito.

Pero tres días después de la visita del Presidente, las Farc atacaron con cilindros bomba y ráfagas de fusil una de las bases que la Policía instaló en la zona perimetral de los grupos de erradicadores manuales. Un patrullero de los comandos Jungla, la fuerza especial de la Dirección Antinarcóticos, resultó herido y hubo tensión en la zona. Comenzó a correr el rumor de que la guerrilla iba a bloquear las actividades de las poblaciones cercanas a La Macarena y ya se hablaba de un inminente paro armado. Pero la protesta comenzó la semana pasada dentro de los propios campamentos. La panela, que es la fuente de energía de los erradicadores, se acabó. Se desató una avalancha de quejas por la falta de otros alimentos, por la incomodidad de las lluvias, porque no pueden por restricciones de seguridad encender radios de pilas, ni cigarrillos, ni hablar desde las 6 de la tarde hasta la 4 de la madrugada que comienza la jornada. Otros, que regresaron a San José del Guaviare, se quejaron por la inseguridad, aunque hasta el momento el único erradicador que ha muerto fue por un infarto. Al final, 340 erradicadores fueron trasladados a otras zonas del país. Pero estos no han sido los únicos problemas. Acosadas por 'Jhon 40' y amenazadas de muerte, 518 familias llegaron a las poblaciones de Lejanías, Granada, San Juan de Arama y Vista Hermosa y están siendo atendidas por la Cruz Roja y por Bienestar Familiar.

La erradicación manual de los cultivos en La Macarena continúa. Los combates son cada día más intensos y la fumigación aérea sobre las 20.000 hectáreas de cultivos ilícitos que están sembradas por fuera del parque natural comienza esta semana. La guerra será hasta cuando se cumpla la orden del presidente Uribe. Arrancar hasta la última coca y capturar a uno de los narcotraficantes más buscados en el mundo: 'Jhon 40', el patrón de las Farc. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.