Jueves, 19 de enero de 2017

| 2004/10/30 00:00

El color del dinero

Colombia domina la falsificación de billetes en el mundo. El mayor decomiso de euros de la historia y la frecuente incautación de millones de dólares lo demuestran.

Cuando los detectives ingresaron al local en el centro de Bogotá las máquinas estaban terminando de imprimir los últimos pliegos de los dos millones de euro falsos que se encontraron en el lugar.

Los falsificadores colombianos no parecen tener límites. El jueves de la semana pasada la policía descubrió en el barrio La Palmas de Medellín una sofisticada imprenta clandestina en donde hallaron un millón de dólares falsos en billetes de 20.

Lo que asombró a las autoridades es que los nuevos billetes de esa denominación fueron introducidos hace sólo un año para evitar que continuara siendo uno de los preferidos por los falsificadores. "Este es el billete más seguro que el gobierno estadounidense ha producido", dijo entonces el director de la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Mark W. Olson.

El operativo de Medellín vino a sumarse a otro que causó, cuatro días antes, preocupación en la Unión Europea. A las 10 de la mañana del domingo 17 de octubre varios detectives del DAS, adscritos a la Interpol, allanaron una pequeña imprenta en el centro de Bogotá. Acompañados por miembros del servicio secreto y agentes franceses del Servicio de Cooperación Técnica Internacional de la Policía -Sctip-, los detectives localizaron dos millones de dólares falsos, pero lo que realmente los sorprendió fue encontrar otros dos millones, pero de euros.

Apenas se conoció la noticia, varios países europeos enviaron delegados a Colombia para enterarse de primera mano del caso. No sólo se trataba de una moneda que tan sólo lleva dos años y medio en circulación y de la cantidad más grande descubierta en el mundo. Era además una falsificación casi perfecta. "La calidad de los billetes era tan buena que podían engañar casi hasta a un conocedor. Es evidente que los falsificadores han mejorado muy rápidamente la calidad", dijo a SEMANA uno de los detectives que participó en el caso. El 13 de junio pasado el DAS encontró otra imprenta clandestina catalogada por las autoridades internacionales como la primera dedicada a falsificar la moneda europea.

El tema de la falsificación de moneda no es nuevo en el país. De hecho Colombia, y en especial Cali, es considerado por el Departamento del Tesoro estadounidense c productor del 70 por ciento de los 500 millones de dólares falsos que circulan en el mundo. Tan sólo en los tres últimos años las autoridades colombianas han decomisado 120 millones de dólares falsos.

Este año se ha caracterizado porque los falsificadores están utilizando métodos cada vez más ingeniosos para burlar los controles de las autoridades. Han perfeccionado sus métodos con nuevos materiales y están incursionando en nuevos 'productos' como el euro. Además están tratando de escapar de la persecución de las autoridades, para lo cual han trasladado sus escondites a regiones diferentes al Valle del Cauca, que siempre ha estado en la mira. Eso explica por qué este año se han producido decomisos en ciudades que, como Medellín y Bogotá, no eran territorio habitual para las redes de falsificadores (ver recuadro).

Si bien la lucha contra los falsificadores se ha incrementado, las autoridades judiciales coinciden en señalar que aunque se han endurecido las penas, que oscilan entre tres y 10 años de prisión, se requiere una legislación aún más fuerte para atacar contundentemente las redes que inundan el país. Entre tanto, los técnicos norteamericanos y europeos se devanan los sesos para entender cómo los falsificadores colombianos desentrañan los secretos de sus billetes de tan alta tecnología.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.