Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2008/11/22 00:00

El conejo de la mafia

Un colombiano se ha convertido en el principal proveedor de coca y mujeres para los carteles mexicanos.

El conejo de la mafia

Harold Mauricio Poveda Ortega es un completo desconocido para los colombianos. Pero en el mundo de los carteles de la droga colombianos y mexicanos su nombre y su alias de el 'Conejo', son bastante populares. No es para menos. Este hombre, oriundo de Tuluá, Valle del Cauca, es considerado por las autoridades antinarcóticos internacionales como el mayor proveedor de cocaína de las poderosas organizaciones criminales de México. En el bajo mundo de ese país, el 'Conejo' no solo es famoso por proporcionar coca. Consiguió gran parte de su ingreso y de sus buenos contactos con los mafiosos mexicanos porque también es el principal 'proveedor' de mujeres prepago colombianas para los capos aztecas.

La historia del 'Conejo' en el narcotráfico se remonta a comienzos de 2000 cuando se vinculó a la organización de Diego León Montoya, alias 'Don Diego'. En ese entonces su misión era ser el enlace con el cartel de Norte del Valle y el cartel de Sinaloa, liderado por Joaquín 'Chapo' Guzmán. Parte de su labor era también asegurarse de que los cargamentos llegaran sin problemas a México. El 'Conejo' se fue ganando la confianza de los mexicanos y aprovechó que algunos de los capos de ese país tenían una especial predilección por las mujeres colombianas a la hora de hacer fiestas y bacanales. Fue entonces cuando el 'Conejo' decidió "abrir una nueva línea de negocios": llevar mujeres desde Colombia.

Para 2003 la persecución de la Policía colombiana contra 'Don Diego' había obligado al capo a relegar muchas de sus actividades en sus lugartenientes, entre ellos el 'Conejo'. Éste no dudó en aprovechar la oportunidad y se quedó con algunas de las rutas y contactos de 'Don Diego' en México. La primera vez que salió a la luz pública su nombre fue el 11 de junio de 2003 cuando fue arrestado el futbolista colombiano Carlos Álvarez en el aeropuerto de Ciudad de México, en momentos que pretendía regresar a Bogotá con un millón de dólares en efectivo.

El dinero, confesó, era del 'Conejo' y hacía parte del pago de un cargamento que el narco colombiano había hecho para el capo Arturo Beltrán Leyva, alias 'Barbas', actual jefe del cartel del Golfo. A pesar de ese incidente, desde ese entonces, hace cinco años, el 'Conejo' se convirtió en el principal proveedor de coca y mujeres para la organización de Beltrán Leyva. El uso de mujeres prepago por parte del narco no sólo tiene fines de diversión. Después de estar en excéntricas fiestas, el 'Conejo' envía de regreso a Colombia a estas mujeres cargadas con dólares al país. Las autoridades mexicanas estiman que puede estar ingresando mensualmente cerca de una tonelada de coca a México y que sus actividades arrojan 'utilidades' cercanas a los 40 millones de dólares por mes.

A finales de octubre pasado su nombre volvió a aparecer. Esa vez a raíz de una operación de las autoridades mexicanas que ocuparon una lujosa mansión del colombiano en las afueras de la capital mexicana. En la operación fueron detenidas cerca de 30 personas, la mayoría colombianos, y entre ellos un grupo de mujeres prepago que habían sido llevadas para una 'narcofiesta'. Las excentricidades del colombiano dejaron asombrados a los mexicanos. Aparte de una flota de 15 vehículos, en su mansión tenía, al mejor estilo de Pablo Escobar, un pequeño zoológico con dos leones africanos, un tigre siberiano y dos panteras, entre otros.

Aunque el colombiano logró escapar unos minutos antes del allanamiento, los mexicanos arrestaron a sus principales lugartenientes y a su padre y esposa. Les hizo conejo.
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.