Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/13/2016 11:14:00 AM

Lo que le espera al coronel (r) Sánchez en el caso Palacio

Luego de ser condenado por desaparición forzada, el excomandante del B-2 del Brigada XIII deberá responder ante la justicia por su supuesta responsabilidad en los casos de tortura.

La tesis que ha venido construyendo la Fiscalía alrededor de los casos de tortura y desaparición forzada que se produjeron tras la recuperación del Palacio de Justicia en 1985 apunta a que el coronel (r) Edilberto Sánchez Rubiano cumplió un papel protagónico en la ejecución de esas conductas.

Tal es el grado de convencimiento de la justicia respecto a su participación en estos ilícitos, que terminó siendo condenado a 40 años de prisión por desaparición forzada. No se trata del único lío judicial que enfrenta el oficial (r) por estos tristes acontecimientos. En los próximos días, la Fiscalía determinará si dicta una nueva medida de aseguramiento en su contra y si lo llama a juicio por tortura.

No en vano Sánchez Rubiano fue uno de los 14 militares llamados a indagatoria por su presunta responsabilidad en los tratos degradantes que recibieron 11 civiles que fueron conducidos a guarniciones militares por haber sido identificados como sospechosos de haber colaborado en la toma.

Muchos se preguntan por qué a este militar (r) se le atribuye un papel tan trascendental en la ejecución de estos delitos cuando no fue él quien comandó el operativo. La razón es que el oficial (r), a pesar de desempeñar un papel secundario, era quien comandaba el lugar que fue tomado como el centro de operaciones de la fuerza pública: La Casa del Florero.

Así las cosas, se piensa que él determinaba qué hacer con los rehenes liberados. Al parecer, sus observaciones eran determinantes a la hora de concluir si quienes salían con vida del Palacio eran víctimas o sospechosos. No se debe olvidar tampoco que comandaba un grupo experto en tareas de inteligencia.

Por eso, se tiene un alto grado de certeza de que Sánchez y sus subordinados del B-2 señalaron quiénes debían ser objeto de interrogatorios y quiénes no. De ahí que se piense que las órdenes del coronel (r) fueron la clave de los actos de desaparición y tortura que tuvieron lugar durante esos acontecimientos.

Para la Fiscalía, los integrantes de esa unidad de inteligencia hicieron presencia en la Casa del Florero “para que recibieran a los liberados, establecieran sus identidades y recibieran la información que posibilitara conocer el enemigo, sus posiciones, sus jefes, los proyectos, las pretensiones, sus capacidades (…) y toda la información sobre el lugar de los hechos, la cual debían transmitir a su superior el Cr. Edilberto Sánchez”.

Según el escrito mediante el cual el ente investigador vinculó a estos 14 militares, esta tarea también la cumplieron los integrantes del Comando Operativo de Inteligencia y Contra Inteligencia (Coici).

Uno de los integrantes del Coici, el sargento (r) Bernardo Garzón, dijo ser testigo de las torturas de las que fue víctima la guerrillera Irma Franco. Así lo señala también el escrito por medio del cual se vinculó a los exuniformados llamados a indagatoria.

Veremos si Sánchez Rubiano y los demás militares (r) implicados terminan siendo juzgados por estos hechos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.