Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/17/2008 12:00:00 AM

El crimen no paga

La historia reciente de Colombia demuestra que quienes le han apostado a la vida de la mafia han terminado en la tumba o en la cárcel.

En las últimas dos semanas, el Estado colombiano ha dado dos duros golpes a la mafia colombiana: dejó fuera de circulación a dos de los nuevos capos -los 'mellizos' Mejía Múnera- y mandó a las cárceles más estrictas de Estados Unidos a 15 jefes paramilitares, de los cuales por lo menos seis habían sido verdaderos capos del narcotráfico.

Con estos golpes se ratifica una lección que ha venido haciendo carrera en Colombia: el crimen no paga. A pesar de que ha sido ardua la batalla contra los grandes pulpos criminales, a pesar de que el narcotráfico no amaina y de que en algunos sectores de la opinión pública existe la sensación de que los capos y sus organizaciones van ganando la batalla, también es cierto que desde mediados de los años 80 hasta hoy todos los grandes jefes de la mafia han terminado presos, extraditados o muertos.

A finales de la década de los años 80 y principios de los 90, la extradición de Carlos Lehder y las muertes de José Gonzalo Rodríguez Gacha y Pablo Escobar marcaron el comienzo del fin del temido cartel de Medellín. Pocos años después, igual suerte corrieron los mandamás del cartel de Cali. Cuando pensaban que se iban a librar con una pírrica condena en Colombia, les llegó la extradición a Gilberto y a Miguel Rodríguez Orejuela.

La nueva generación de capos que los reemplazó tampoco pudo disfrutar de sus fortunas mal habidas, como la de Juan Carlos Abadía, 'Chupeta', al que se la calcularon en 1.200 millones de dólares. El imperio del cartel del Norte del Valle, liderado por 'Rasguño' (capturado en 2006 en Cuba), 'Chupeta' (capturado en 2007 en Brasil), 'Jabón' (baleado en Venezuela este año) y 'Don Diego' (capturado en Colombia en 2007) fue desmantelado en un abrir y cerrar de ojos.

La cifra de 784 extraditados durante el gobierno de Álvaro Uribe habla de la contundencia de una guerra contra las drogas que ha tenido como gran protagonista al general Óscar Naranjo, quien la semana pasada cumplió un año como director de la Policía Nacional. Este oficial ha sido el responsable directo de la captura del 80 por ciento de los capos del narcotráfico en la última década y de la desarticulación de los carteles de la droga.

Naranjo, por encima de cualquier otro miembro de la Fuerza Pública, se ha encargado de que aquello de que "el crimen no paga" no se quede en letra muerta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.