Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/4/2015 7:50:00 PM

El cubano que halló una oportunidad en la crisis fronteriza

La increíble historia de un médico que llegó a Venezuela en la llamada Misión Médica Cubana y encontró más problemas que en su propio país. Escapó por la frontera aprovechando la tragedia de miles de colombianos.

Los miles de colombianos que han sido deportados de Venezuela o que han regresado de manera voluntaria a Colombia no pueden evitar la tristeza, el dolor y la resignación de tener que renunciar a lo que construyeron durante tantos años.

Por el río Táchira -que divide a Cúcuta de San Antonio del Táchira (Venezuela)- pasaron las mujeres que, llorando, tuvieron que dejar a sus hijos en el país vecino, las familias que vieron cómo marcaron sus casas con la letra D (demoler); los niños que no pudieron rescatar ni un juguete; y los enfermos que no salvaron ni siquiera sus medicamentos.

Aunque la frontera se convirtió en un doloroso adiós para los colombianos que vivieron en territorio amigo, fue también la puerta de salida, la salvación y la oportunidad para otros. Es el caso de un cubano, uno de los tantos que llegó de Cuba a Venezuela bajo la sombra del programa Misión Médica Cubana.

Desesperado por huir de Venezuela, Leobel González se coló en medio de los connacionales que salieron temerosos de San Antonio. Cuando pasó el río y pisó territorio colombiano, supo en realidad lo que significaba libertad.

Un sueño que se esfumó

Leobel llegó al municipio de Valera en el estado de Trujillo el 10 de diciembre de 2014, como parte de la Misión en el vecino país. Un proyecto que surgió en 2004 y que consiste en que Cuba envía profesionales de la salud a Venezuela, y Venezuela envía petróleo y dinero a la isla.

El objetivo de este cubano era ganar experiencia, ayudar a los venezolanos, tener una vivienda, un alimento y la oportunidad de homologar su título profesional. Pero la realidad fue otra. 

“Pensé que tendría un contrato normal y sería un ciudadano más, pero no. Me humillaban y decían que llegamos solo a quitarles la comida. En los supermercados no nos vendían nada porque no éramos venezolanos, entonces nos tocaba conseguir alimentos a través de los mercales (una especie de tienda ambulante)”, expresó.

Eso no era todo. Según Leobel no podía salir del barrio donde vivía por miedo a la violencia y porque siempre había alguien controlando las salidas de los médicos cubanos. Además, el lugar de residencia no tenía condiciones dignas.

“Cómo es posible que con nuestro trabajo le demos tanta plata a Cuba y durmamos en una cama desbaratada. Eso no es justo”, renegó Leobel. 

Desde que llegó sintió el peso del régimen. Tras de que solo le pagaban 3.500 bolívares, le querían bajar el sueldo cuando empezó a involucrarse sentimentalmente con una venezolana. ¿Por qué? Ni él mismo sabía.

En Venezuela no tenía amigos, no podía salir a la calle, la comida escaseaba y trabajaba cerca de 15 horas diarias de lunes a domingo. Su vida se convirtió en un infierno.

Llevaba tan solo cuatro meses de misión y ya no quería continuar. Estaba tan desesperado que renunció en abril de este año y huyó de Valera al municipio Sabana Grande.

“Me encontré con un paciente que atendí tiempo atrás y le pedí que me guardara algunas cosas mientras buscaba una vivienda. Él me dijo: ‘tranquilo, puede quedarse acá’. Ahí viví hasta finales de junio, cuando intenté cruzar la frontera por primera vez”, contó.

Leobel viajó a San Antonio del Táchira para pasar a Colombia, pero no lo logró. La Guardia Nacional Bolivariana lo detuvo y, cuando se dieron cuenta que era médico cubano y que renunció a la misión, lo regresaron a Caracas y lo tuvieron preso por más de 15 días.

“La decisión de expulsar a los colombianos viene de antes. Cuando estuve en prisión escuché de una supuesta operación llamada Patria Limpia que consistía en que todo ciudadano no venezolano sería desplazado”, dijo.

Después de salir de la cárcel, Leobel se quedó en Caracas y buscó formas de reunir dinero para viajar nuevamente a San Antonio del Táchira e intentar cruzar la frontera nuevamente. Según él, en su paso por prisión escuchó cómo sería la deportación masiva de colombianos y, por eso, sabía que podría huir.

Después de reunir dinero, Leobel se desplazó a la frontera el 26 de agosto. Allí se encontró con las desgarradoras imágenes de los colombianos deportados que lamentaban sus pérdidas y se mezcló entre los connacionales que, corriendo, cruzaban la frontera por el río Táchira intentando rescatar algunas de sus pertenencias. Él, con unas maletas en sus manos, llegó a suelo colombiano.

Leobel se quiere quedar en Colombia. En la visita que hizo el gabinete del presidente Juan Manuel Santos a la frontera, conoció al viceministro de trabajo, Luis Ernesto Gómez, y le contó su situación.

“Me dijo que, al ser un caso excepcional, buscaría ayudarme con la homologación de mi título para trabajar en Colombia. A pesar del dolor que se vive con la deportación de tantos colombianos, Norte de Santander me recibió con los brazos abiertos”.

Ahora, Leobel está en un albergue en Cúcuta a la espera de arreglar sus papeles. “Yo quisiera volver a Cuba. Sin embargo, no puedo regresar hasta dentro de ocho años. Necesito refugio para ver si algún día puedo volver a ver mi hija que está en Cuba y que cumplió 18 años hace poco”, dijo.

Una salida desesperada de un hombre que vio en la Misión Médica Cubana la oportunidad de tener una mejor vida que en Cuba. Pero no lo logró. Ahora busca un refugió en Colombia con la esperanza de mejorar sus condiciones. Posiblemente lo encontrará, mientras que sus compañeros se quedaron en Venezuela resistiendo, como muchos otros venezolanos que día a día no encuentran lo básico para vivir bien.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.