Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/21/2009 12:00:00 AM

El DAS y Galán

La Fiscalía vinculó a Miguel Maza Márquez a la investigación por el asesinato del líder del Nuevo Liberalismo. El general, sin embargo, parece tener argumentos irrefutables en su defensa.

El general retirado Miguel Maza Márquez tendrá que aclararle a la Fiscalía graves interrogantes en torno al magnicidio de Luis Carlos Galán. Se trata de un conjunto de incógnitas que siguen pendientes 20 años después del crimen y que ahora tendrán que ser explicadas por el ex oficial, luego de que la Fiscalía halló en los últimos meses "referencias, menciones y elementos que permiten vincular a indagatoria al general Maza", según afirmó el fiscal general, Mario Iguarán.

Esos interrogantes pendientes rondan principalmente un nombre: Jacobo Torregrosa. Para el momento del magnicidio, 18 de agosto de 1989, Maza Márquez era director del DAS y como tal el responsable de brindar el esquema de seguridad que protegía al candidato presidencial.

El general tendrá que explicar por qué Víctor Julio Cruz fue relevado de su cargo de jefe de escoltas de Galán y reemplazado por Torregrosa, 20 días antes del atentado en Soacha. Cruz había sido la sombra de Galán por más de siete años y se había ganado toda su confianza y su aprecio por la manera rigurosa como cumplía su trabajo. Por eso produjo gran sorpresa en toda la familia su relevo por quien hasta ese momento se desempeñaba como jefe de guardianes del edificio del DAS.

El nuevo jefe de escoltas solía andar a varios metros de distancia de Galán, lejos de ser un escudo humano como es el deber ser de un auténtico guardaespaldas. Además, hizo varios cambios en el grupo de escoltas y trastocó los esquemas de protección en los desplazamientos. "Mandaba numerosas avanzadas absurdas que disminuían el esquema de seguridad de mi padre", asegura el senador Juan Manuel Galán. A todas estas sospechas se suma el hecho de que tras el mortal atentado, nunca se volvió a saber de Torregrosa. Simplemente desapareció.

Otro de los aspectos sobre los que interrogará la Fiscalía tiene que ver con el testimonio de 'Ernesto Báez'. El ex jefe paramilitar del Magdalena Medio, de donde salieron los sicarios de Galán pagados por los narcos extraditables, aseguró que "sin el apoyo del DAS y del B-2 no se habría podido hacer el atentado".

El general Maza afirma que el relevo en el esquema de seguridad se produjo por petición del propio Galán, algo que la familia niega. A las acusaciones de criminales como 'Báez' les resta importancia y anota que es impensable una alianza suya con los extraditables a quienes enfrentó decididamente, al punto de que sufrió varios atentados que por poco le cuestan la vida. "Si miramos un poco hacia atrás, yo creo que no hubo un colombiano que pusiera tanta dedicación para combatir a los extraditables como yo. Ahora, por circunstancias que no conozco, se me trata de vincular con un hecho al que no le encuentro asidero", le dijo Maza a La W radio.

La citación a indagatoria del ex director del DAS no significa responsabilidad de su parte. Lo más seguro es que a su llamado le sigan los de otros varios personajes de la vida pública -incluidos ex senadores- que tuvieron algún rol en los sucesos nacionales de hace dos décadas. La Fiscalía está trabajando para demostrar que el crimen de Galán fue parte de una campaña de exterminio sistemático sufrida por su movimiento político, el Nuevo Liberalismo, y que encajaría en un delito de lesa humanidad. De esta manera se impediría que el caso prescriba al cumplirse 20 años del magnicidio, el próximo 18 de agosto.

Sin embargo, el general Maza tiene un argumento para su defensa que parece irrefutable. Sólo dos meses antes del magnicidio, Pablo Escobar le puso a él una bomba en la carrera septima con calle 57 de Bogotá, de la cual se salvó de milagro, pero murieron siete de sus escoltas. Después -el 6 de diciembre de ese negro 1989- vino la bomba que voló el edificio del DAS, por la que murieron otras 60 personas. Con esos antecedentes, afirma Maza, a quién se le puede ocurrir una alianza entre él y los extraditables. Esto no demuestra que a otro nivel el DAS no estuviera infiltrado, pero sí indica que Maza no.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.