Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/11/2011 12:00:00 AM

El desembarco

Un puñado de grandes periodistas colombianos tienen el reto de revolucionar el periodismo hispano en Estados Unidos a través de su cadena más poderosa: Univisión.

Los próximos meses serán claves para Univisión en Estados Unidos. La reciente llegada a la cadena de tres pesos pesados del periodismo colombiano, a los que se sumarán dos más en pocos días, puede cambiarle la cara desde el punto de vista informativo a la estación insignia para los televidentes que hablan español en ese país. La apuesta de César Conde, el presidente de Univisión, que a mediados de diciembre pasado nombró a Isaac Lee como presidente de Noticias, parece estar saliendo muy bien, pero no está exenta de retos.

La idea central de Lee, según le dijo a SEMANA alguien que conoce la tesis que inspira a los nuevos informativos, "es escribir el periódico de mañana y no simplemente realizar en televisión el periódico de hoy, que fue escrito ayer". Eso, en plata blanca, significa tener informaciones propias, destapar ollas podridas, sacar a la luz escándalos de corrupción, para lo cual se requiere no solo un grupo de periodistas de altísimo nivel, sino también un saldo en la chequera con varios ceros a la derecha.

El cambio en Univisión como cadena informativa empezó a producirse con el arribo de Isaac Lee, un hombre que desde que ocupó la dirección de Cromos y SEMANA hasta la creación de publicaciones regionales como Poder ha mostrado un talento enorme como periodista. Luego, el 21 de enero, dio su primer gran paso al designar a Daniel Coronell, director de Noticias Uno y columnista de esta revista, como vicepresidente de Noticias. Sin duda, un acierto.

Después Lee se llevó a Gerardo Reyes, que había formado parte de la famosa Unidad Investigativa de El Tiempo bajo la batuta de Daniel Samper Pizano en los años ochenta y que estaba en la Redacción de El Nuevo Herald de Miami. Sabueso experimentado y temido por los corruptos, Reyes cuenta además en su hoja de vida con el hecho de haber integrado el equipo de periodistas investigadores que obtuvo el Premio Pulitzer en 1999.

Pero no solo eso. Para completar su equipo, Isaac Lee echó mano así mismo de otros dos colombianos de renombre. El primero es Félix de Bedout, el temido entrevistador de La W, quien presentará conjuntamente a partir del mes de julio una franja informativa en Univisión, quizá antes de mediodía, y que si las cosas salen como van, podría tener su propio programa de entrevistas.

La segunda persona de nacionalidad colombiana es Adriana Vargas, actual portavoz de la Casa de Nariño. Reconocida presentadora de RCN y Caracol Televisión, así como de NTN24, Adriana dejará su puesto junto al presidente Juan Manuel Santos el 8 de agosto para presentar los noticieros de las 6:30 y las 11 de la noche en Univisión en Nueva York, Connecticut y Nueva Jersey, una de las tres zonas más importantes de Estados Unidos para el canal. Univisión se había interesado en Vargas desde 2008, pero fue Isaac Lee quien cerró el trato con ella.

El desembarco de tanto colombiano no significa que Univisión se haya llenado de periodistas de este país. No hay que olvidar que el noticiero más célebre de la cadena a nivel nacional, el de las 6:30 de la tarde, que compite con los de Diane Sawyer en la ABC, Brian Williams en la NBC y Scott Pelley en la CBS, son el mexicano Jorge Ramos y la norteamericana María Elena Salinas. Muchos otros programas estelares son presentados por cubanos, hondureños, peruanos y de otras nacionalidades. Además, la legislación estadounidense impide que se impongan numéricamente los de determinado país.

Si el objetivo de Isaac Lee y Daniel Coronell es dar informaciones propias y no solo continuar sacando al aire un informativo formalmente impecable, todo indica que van por buen camino. Desde que se vincularon a Univisión, un grupo investigativo dirigido por Gerardo Reyes consiguió que Walid Makled diera pruebas en abril que comprometen el entorno de Hugo Chávez con el narcotráfico y reveló investigaciones según las cuales la campaña de Ollanta Humala en Perú había recibido apoyo económico del presidente venezolano. Por si fuera poco, el 28 de marzo Univisión se anotó un hit cuando organizó un town hall (asamblea pública) en un colegio de Washington, donde el presidente norteamericano, Barack Obama, respondió preguntas de estudiantes hispanos, algo sin precedentes.

Pero tener informaciones propias y chiviar a medio planeta no es tarea fácil, ni siquiera para un gigante de la pantalla como Univisión, que cuenta con 250 reporteros en Miami y 350 más repartidos en 69 estaciones de otras zonas del país, sin contar con las 14 oficinas en diferentes capitales en el exterior. Es ahí donde reside el gran desafío para Isaac Lee y su equipo. Como le dijo a SEMANA Mario Diament, profesor de Periodismo de la Universidad Internacional de la Florida y creador de la maestría que ofrece ese centro universitario, "es verdad que el equipo que ha formado Univisión tiene profesionales sólidos y de mucha trayectoria, pero producir noticias propias todos los días es imposible, a menos que uno se las invente".

Otro aspecto del desafío es que Lee, Coronell, Gerardo Reyes o Félix de Bedout han hecho hasta ahora un periodismo de alto nivel y muy sofisticado, dirigido generalmente a estratos altos o clase dirigente, cuya idiosincrasia no es precisamente la misma que la de un elevado porcentaje de los hispanos que viven en Estados Unidos, donde existen segmentos numerosísimos de centroamericanos o suramericanos que entraron al país ilegalmente por la frontera con México.

Paralelamente, mientras piensa en cómo batir récords en la televisión como medio informativo, Isaac Lee se le quiere medir a otro reto: reformar Univisión Radio, que con setenta estaciones es la cadena más poderosa en territorio estadounidense. De momento, se sabe que estudia la posibilidad de unirlas, de nombrar a un director para coordinarlas, y se especula que por su experiencia en radio internacional y por sus indudables resultados, uno de los candidatos más firmes para esto sería Julio Sánchez Cristo. De confirmarse el dato, sería una auténtica bomba noticiosa.

Lee es consciente del desafío que enfrenta en el mundo de las noticias, pero sabe bien que a su favor juegan dos factores decisivos: uno empresarial y otro demográfico. Para comenzar, Univisión es una auténtica institución en Estados Unidos. Con 24 millones de televidentes, integra la lista de las cuatro cadenas informativas más vistas junto a la ABC, la CBS y la NBC. Su estación de Los Ángeles, la KMEX, es, con cinco millones de personas, la de mayor audiencia en el país, sin importar el idioma.

Creada originalmente en 1961 en San Antonio,Texas. Univisión contó entre sus dueños con el mexicano Emilio Azcárraga y con el venezolano Gustavo Cisneros, pero en 2006 la adquirió, por 12.700 millones de dólares, un grupo donde sobresalía Haim Saban, un multimillonario nacido en Egipto, nacionalizado en Israel y que luego se radicó en Estados Unidos. Hoy Univisión trabaja en el lanzamiento de tres canales por cable las 24 horas: uno de noticias, otro de deportes y otro más de telenovelas, que vendría a fortalecer el área de entretenimiento, que es de las más vigorosas de la cadena.

De otro lado, el factor demográfico no puede ser más positivo para Univisión. Según el censo del año pasado, 50,5 de los 305 millones de habitantes de Estados Unidos son hispanos, lo que significa el 16 por ciento, o uno de cada seis pobladores. Para alcanzar esa cifra, la población hispana aumentó durante la última década un 43 por ciento, el doble de lo que creció el sector blanco no hispano. Esta tendencia continuará, pues actualmente el 23 por ciento de los habitantes de 18 años o menos son hispanos, y se espera que para 2050 la población hispana constituya un 33 por ciento del total.

El otro punto interesante para el periodismo de los colombianos en Univisión tiene que ver con la mejora en la educación de los inmigrantes. Según un informe publicado esta semana por The Brookings Institution, mientras en 1980 solo el 19 por ciento de los trabajadores inmigrantes de entre 25 y 64 años tenían título universitario y el 40 por ciento carecían de grado de bachiller, en 2010 el 30 por ciento de esos trabajadores finalizaron una carrera y apenas el 28 por ciento no terminaron la secundaria.

En agosto, Univisión habrá recibido a todo el combo colombiano. Isaac Lee y Daniel Coronell estarán dirigiendo la orquesta; Gerardo Reyes, escudriñando aquí y allá; Félix de Bedout, en pantalla a cargo de una franja nacional de noticias y Adriana Vargas, como presentadora en el mejor horario de la capital del mundo. Un oficio apasionante para una de las audiencias en español más grandes del mundo: la de Estados Unidos. Y un reto, todo un reto. Incluso para una especie de Dream Team del periodismo en América Latina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.