Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 2013/07/25 00:00

El día que La U graduó a Lozano de opositor

Le habló duro a Santos y pidió consultar a las bases si apoya la reelección.

Lozano, en la cumbre de parlamentarios del Partido de La U en Paipa (Boyacá), y delante del presidente Juan Manuel Santos, le manifestó por primera vez su inconformidad. Foto: SEMANA.

Juan Lozano es actualmente el mayor elector del Partido de La U. En el 2010 sacó más de 250.000 votos que le permitieron ser el máximo triunfador de las elecciones parlamentarias y con los que contribuyó, en buena parte, a que La U alcanzara su poderío en el Senado, al obtener 29 curules. Por eso Lozano se erigió como el presidente del partido de gobierno, cargo que ocupó hasta el año 2012.

Las cosas cambiaron. Lozano, en la cumbre de parlamentarios del Partido de La U en Paipa (Boyacá), y delante del presidente Juan Manuel Santos, le manifestó por primera vez su inconformidad. Pidió la palabra y se lo dijo en una reunión que se extendió por casi cuatro horas y que, hasta antes de su intervención, había sido “un comité de aplausos”, según los senadores disidentes de la colectividad.

El presidente Santos expuso ante los parlamentarios el mismo discurso que pronunció el 20 de Julio en el Congreso, que la oposición de los uribistas, en boca del senador Juan Carlos Vélez, calificó como “Juan Manuel en el país de las maravillas”.

Lozano, primero la emprendió contra La U. “No es bueno que el partido sea simplemente un validador silencioso y pasivo del Gobierno cuando se cometen errores”. Luego le expresó a Santos, quien estaba acompañado en Paipa por seis de sus ministros, las razones de su inconformidad. Fue el momento de mayor tensión.

Las relaciones con Venezuela, el proceso de paz en Cuba, las inquietudes sobre la seguridad y el manejo que Santos le ha dado a la protesta social fueron las principales críticas.

Lozano le dijo a Santos que no compartía la forma como se había desarrollado la última reunión con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. “Los actos de un presidente son soberanos y no tiene que dar ninguna explicación sobre a quién recibe o a quién se niega a recibir (…) Sigo creyendo que la agenda del presidente de Colombia no tienen por qué definirla ni cuestionarla los presidentes de ninguna nación”.

Lozano también le pidió que dejara claro que la participación de Venezuela en el proceso de paz de La Habana es de observación y no de determinador de la firma definitiva de un acuerdo con las FARC, como a su juicio lo ha interpretado.

Santos no aceptó y rechazó tales afirmaciones.

Pero cuando la reunión se desarrollaba en medio de aclamaciones a Santos, en las que uno a uno los parlamentarios de La U lo animaban para lanzarse a la reelección, Lozano abrió un debate inesperado. Consultar a las bases de La U, concejales, diputados y ediles de todo el país, para que sea la Asamblea Nacional del partido, y no la junta de parlamentarios, la que defina si La U tiene como candidato presidencial a Juan Manuel Santos. Lozano se mostró poco amigo de la reelección.

“La decisión sobre la reelección no le corresponde a la bancada parlamentaria, sino a la asamblea del partido. Mi posición no coincide con la de las mayorías parlamentarias, ya veremos si coincide con la de las mayorías de la base popular del partido”, dijo Lozano al señalar que así está definido por los estatutos.

El expresidente de La U también cuestionó la actitud de sus colegas de bancada de precipitar la reelección. De ellos dijo: “Algunos quieren anticiparse y quieren comprar tiquete de primera para montarse en ese bus cuando todavía el presidente no lo ha dicho y cuando falta mucha agua por correr debajo del puente”. Les recordó que “al Partido de La U no le hace bien ser la instancia que simplemente aplaude las decisiones del Gobierno cuando lo democrático es exigir rectificaciones cuando las cosas no van bien”.

El único aplauso que tuvo Lozano al término de su intervención fue el de Juan Carlos Vélez, quien es precandidato del Centro Democrático pero con el carné de la U y quien permanentemente le estaba mandando mensajes al expresidente Álvaro Uribe, quien estuvo al tanto de lo que acontecía en la reunión de La U y Santos.

Los actuales copresidentes de La U, Jaime Buenahora y Aurelio Iragorri, fueron los que más cuestionaron a Lozano, quien tuvo garantías para expresarse. Buenahora dijo que La U acepta y reconoce el disenso, pero que en el de Lozano lo que se colige es “una oposición radical”.

Iragorri, en cambio, insinuó propósitos “electorales” en las críticas de Lozano. “Con los miles de votos que tienes y que dices que no vas a utilizar, no sé ahora para dónde los quieras orientar”.

Lozano se defendió al decir que sus posiciones eran como ciudadano porque ya ha anunciado que se retira de la arena política y que no volverá al Senado. “No estoy tramitando ninguna aspiración”.

Fue el momento tensionante de una cumbre parlamentaria que se desarrolló en medio de un casi incondicional respaldo al presidente de la República. En la reunión, como principales conclusiones, la U reclamó su liderazgo natural en la eventual campaña de reelección de Santos, tal como la han reclamado dirigentes como Roy Barreras. Sin embargo, el propio presidente les ha pedido mantener la armonía con los otros miembros de la Unidad Nacional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×