Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2003/03/24 00:00

El día señalado

Nunca antes la elección de un rector de la Universidad Nacional había sido tan importante. ¿Por qué?

Este miercoles 26 de marzo será decisivo para el futuro de la Universidad Nacional de Colombia, pues sus estudiantes y profesores acudirán a una consulta para votar por el rector que orientará el alma mater durante los próximos tres años. Lo que parece una jornada democrática de rutina en realidad va más allá pues en el temple y capacidad del elegido cae en gran parte el futuro de la universidad pública.

Porque no se va a definir cualquier cosa. Aunque para la gente de la calle la Nacional es sinónimo de pedreas, encapuchados y quemas de buses, lo cierto es que requiere ser un gran gerente para manejar una institución que gasta cada día 1.500 millones de pesos. Esto es una cifra comparable al presupuesto de Barranquilla, la tercera ciudad del país. Tiene además siete sedes -Bogotá, Medellín, Manizales, Palmira, Arauca, Leticia y San Andrés- a la cuales a diario acuden 3.200 profesores y 38.000 estudiantes para cursar los 96 programas de pregrado y los 190 de posgrado, lo que la hace una de las más completas de América Latina.

Hay seis aspirantes a la rectoría, todos con más de dos décadas de experiencia investigativa y docente. Los seis han venido haciendo una campaña por todo el país, en la que han presentado sus propuestas a través de foros abiertos, seminarios, páginas de Internet, programas radiales, espacios televisivos y folletos que ilustran al detalle sus objetivos. De estos, los tres que obtengan la mayor cantidad de votos serán presentados al Consejo Superior, que autónomamente tomará la decisión de cuál persona nombra.

Lo trascendental en este caso es que el elegido deberá hacer frente a las nuevas exigencias del gobierno del presidente Alvaro Uribe en cuanto a la racionalización del gasto, eficiencia administrativa y calidad educativa. El gobierno nacional, sin embargo, aclara que su intención no es debilitar la universidad pública. "Todo lo contrario. La Nación ha mantenido los aportes con sus incrementos establecidos por ley. Lo que sí debe quedar en claro es que vamos a ser muy rigurosos con la exigencia de la eficiencia. La plata que hay se distribuirá de acuerdo con los indicadores de gestión", le dijo a SEMANA el viceministro de Educación, Javier Botero.

Los seis aspirantes tienen en común su vehemente defensa de la autonomía universitaria y la importancia de impulsar la educación pública. Entre ellos están Marco Palacios, quien fue rector durante cuatro años de la década de los 80; Víctor Manuel Moncayo, quien ha ocupado el cargo durante los últimos seis años y aspira a una tercera reelección; los economistas Carlos Martínez y Homero Cuevas; el historiador Carlos Medina y la antropóloga Myriam Jimeno Santoyo, quien ocupó la vicerrectoría académica del plantel, entre otros cargos directivos.

Sin duda el primer reto que tendrá que enfrentar el elegido es el de disminuir la burocracia de la Universidad, pues en la actualidad el número de personal administrativo es similar al de la planta docente. Por su cargo, el rector de la Nacional es el líder principal de las universidades públicas en Colombia, y en esa medida su desempeño definirá en gran parte el futuro de la educación superior pública. Sobre todo cuando la universidad, y más la pública, tiene el desafío de defender el pluralismo ideológico, la crítica y la libertad de pensamiento en medio de los tiempos turbulentos que vive el país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.