Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/3/2013 12:00:00 AM

El difícil momento del Concejo de Bogotá

Nadie niega la tensión que provocó el ‘carrusel’ en la corporación. ¿El escándalo judicial beneficiaría a Petro?

“Es evidente el ambiente de angustia y zozobra. Se nota en la asistencia a la comisión de Hacienda, por ejemplo. Tenemos la responsabilidad de quedarnos los 15 concejales hasta el final de la sesión, pero cuando se llama a lista, quedamos tres o cuatro. Los temas se dilatan porque los tiempos se usan para aclaraciones y los rifirrafes que vienen y van. Sin duda, se nota la preocupación de algunos cabildantes”, relata la concejal Olga Victoria Rubio en conversación con Semana.com.

Con su testimonio, la cabildante evidencia la falta de interés de algunos concejales ante sus funciones constitucionales debido a que, por estos días, prestan más atención a las decisiones judiciales que toma la Fiscalía en el proceso del ‘carrusel’ de la contratación, un escandaloso caso de corrupción que ha enredado a más de un concejal. 

El incómodo momento que enfrenta la corporación coincide con las discusiones de tres proyectos propuestos por el Distrito que son fundamentales para Bogotá: la valorización, el cupo de endeudamiento y la reforma al Plan de Ordenamiento Territorial. El cabildo debe pronunciarse sobre estos temas antes del próximo 9 de junio.

“Según lo que se escucha, los concejales investigados están tranquilos y dicen que responderán ante la justicia”, cuenta la cabildante María Victoria Vargas, quien afirma que el ‘carrusel’ provocó “el momento más difícil que ha atravesado el Concejo en toda su historia”.

Otro de los cabildantes que confirman la tensión en el cabildo es Yezid García, quien asegura que “este tipo de problemas repercute en la imagen del Concejo ante la ciudadanía”.

Aunque algunos concejales indican que el trabajo del Concejo se volvió lento debido a la ausencia de algunos cabildantes, otros sacan a flote el “normal” desempeño de la corporación. Es el caso del concejal Celio Nieves. “Participamos con normalidad en los debates de los tres complejos proyectos. Los concejales llamados por la Fiscalía o que han salido en los medios se presentan permanentemente”.

Mientras los funcionarios señalados preparan su defensa, algunos concejales están inmersos en la incertidumbre sobre quiénes de sus colegas entrarán en el ‘carrusel’. En ese sentido, los cabildantes esperan que se agilicen los procesos judiciales. “Esperamos que las instancias judiciales aceleren sus investigaciones y definan culpables e inocentes (…) Espero que esta situación externa no influya en el trámite de los proyectos, para bien de la ciudad y del Concejo”.

Una fuente que pidió la reserva le reveló a Semana.com que en los pasillos de la corporación se habla sobre la preocupación que invade a algunos funcionarios señalados por la Fiscalía, quienes, según la fuente, comentan con sus asesores acerca de su futuro. 

“‘Me van a llevar a la cárcel’, dicen los cabildantes. Asesores de concejales como Jorge Ernesto Salamanca, Jorge Durán, Andrés Camacho y Orlando Parada han comenzado a buscar otras bases políticas ante las imputaciones de cargos que se avecinan contra sus líderes políticos. Tienen temor”, advierte la fuente. Ese ambiente es negado por la concejal María Victoria: “No me han abordado asesores o asistentes que estén en esa situación”.

Como lo reveló Semana.com, con Hipólito Moreno, José Juan Rodríguez, Orlando Parada y Andrés Camacho no termina la lista de los concejales y los exconcejales de Bogotá que deberán darle la cara a la justicia por su presunta participación en el ‘carrusel’. A los anteriores nombres, según estableció este medio con fuentes de la Fiscalía, se les sumarían el del exconcejal Édgar Torrado y los de los concejales Jorge Ernesto Salamanca, Jorge Durán y Antonio Sanguino.

Sin duda, esta situación genera una incertidumbre sobre el futuro de la institucionalidad del Concejo, o por lo menos así lo reconoce Mónica Villegas, la directora del programa Bogotá Cómo Vamos. "Esto va a contribuir a que la imagen negativa del Concejo se consolide mucho más. La situación genera miedo en el cabildo. Además, muchos piensan que los concejales investigados no deberían seguir en el ejercicio de sus funciones, es decir, opinando y votando sobre temas de la capital".

Mónica agrega que, según el reciente informe de evaluación al Concejo, "muchos de los concejales investigados tienen indicadores que reflejan una permanencia baja en las sesiones, como es el caso de José Juan Rodríguez”.

El pulso político

¿Las decisiones sobre el ‘carrusel’ darán un margen político de defensa a Petro, uno de los primeros en asegurar que la mafia de la contratación estaba enquistada en el Concejo?

Los concejales consultados por Semana.com reconocen la denuncia del alcalde, pero critican algunas de sus decisiones.

“Por supuesto que haber denunciado lo ayuda. Ya veremos cómo se verá calificado cuando se conozcan los resultados de la justicia”, dice la concejal Olga Victoria.

“Es cierto que él hizo su campaña a la Alcaldía en contra de la corrupción y denunció parte de los ‘carteles’ de la contratación, pero no es coherente que invite a hacer parte de su gobierno al Concejo que, según él, supuestamente robó. Es incomprensible que haga esta invitación por el afán que tiene de que pasen sus proyectos”, argumenta la cabildante María Victoria.

Por su parte, el concejal García destaca que “lo único importante es que el tiempo le dio la razón al alcalde”.

Juan Cristóbal Restrepo, docente de Ciencia Política de la Universidad Javeriana de Bogotá, asegura que el proceso judicial sí podría beneficiar a Petro. “El alcalde va a aprovechar el manto de duda sobre la corporación y ganará con su discurso monotemático sobre las mafias, la corrupción y el paramilitarismo (…) A Petro se le reconoce su lucha contra estos males, y por esa razón, se le conoce como un político valiente”.

En opinión de Mónica, el mandatario de los bogotanos “puede aprovechar este ambiente para lograr posicionar ciertas cosas que necesita". No obstante, aclara que no sabe si los capitalinos ven en Petro una "figura anticorrupción". "En el pasado mes de enero, muchos dudaron si el programa 'Basura cero' tenía problemas de corrupción”, precisa. 

Una relación que no mejora

Sobre cómo marcha la relación Petro-Concejo, el profesor Restrepo explica que el burgomaestre no facilita la comunicación por “su estilo déspota y de confrontación”. “Aunque es un hombre muy inteligente y tiene una gran capacidad para generar ideas, es un mandatario que poco escucha y confía. Por esa razón no ha podido conformar su equipo. Los partidos políticos lo ven tan enredado que no se montan en su proyecto”.

Algunos opinan que Petro se ha alejado del cabildo con el fin de evitar alianzas ilícitas, como ocurrió en la administración de Samuel Moreno. "Evidentemente, la relación del alcalde y el Concejo es complicada. No sé si la estrategia de Petro es mantener la distancia y así evitar las prácticas perversas de la administración pasada", señala Mónica, quien considera que el alcalde "debe bajar la guardia y aprender a recibir críticas por parte de los concejales".

Frente a la revocatoria que amenaza el mandato de Petro, la directora de Bogotá Cómo Vamos recuerda que este proyecto es una iniciativa ciudadana, y en ese sentido asegura que no debe estar "jalonado” por intereses políticos. “Los ciudadanos deberían mirar con lupa si, efectivamente, la revocatoria es lo mejor para la ciudad", dice.

Lo único cierto es que si Petro sale a flote por denunciar el 'carrusel', este escándalo judicial que hoy trasnocha al Concejo, daría una dosis de oxígeno al Distrito. La pregunta es si ese oxígeno será suficiente para enfrentar la sonada revocatoria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.