Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2016/09/30 15:46

¿Cuánta plata tienen las FARC?

Aunque este tema ha sido todo un misterio, dos reconocidos periodistas se dieron a la tarea de hacerles las cuentas al grupo guerrillero en su libro ‘El Dorado de la FARC’.

Eccehomo Cetina y Camilo Chaparro. Foto: Álvaro Tavera / SEMANA

La plata de la FARC será un misterio difícil de descifrar. Es de conocimiento público que la minería, el narcotráfico, la extorsión y el secuestro les ha servido de combustible al grupo guerrillero para mantenerse durante 52 años, pero nadie se ha atrevido a dar un cifra exacta de cuánto dinero tienen y dónde está.

Poco se ha hablado del tema. Las veces que los jefes guerrilleros han sido interrogados, han evadido los cuestionamientos. El último en poner el dedo en la llaga fue la revista británica The Economist, que estimó que entre finales de 1990 y principios del 2000 los ingresos anuales de las FARC fueron de 200 millones a más de 3.500 millones de dólares. Según reveló el estudio el botín se estimaba en más de 10.500 millones de dólares para el 2012.

Esta semana, el fiscal Néstor Humberto Martínez advirtió que si los guerrilleros no entregan un listado de bienes cuando se desmovilicen podrían ser procesados por la justicia ordinaria por el delito de lavado de activos. 

Ahora, los periodistas colombianos Eccehomo Cetina y Camilo Chaparro se dieron a la tarea de volver a poner el tema sobre la mesa con el libro ‘El Dorado de las FARC. El banco secreto de la guerrilla en la selva’ de Ediciones B.

Le puede interesar: Santrich se despacha contra el fiscal Martínez

Una publicación periodística que tiene su génesis desde 2003, cuando un grupo de militares del Ejército se encontró la millonaria guaca de las FARC. En ese momento, mientras todos los medios se centraban en la historia de los uniformados, ellos se hacían dos preguntas clave: ¿de dónde salió el dinero? y ¿por qué las FARC sepultaron esa riqueza?

Ahora, trece años después, cuando el Gobierno y ese grupo insurgente firmaron un acuerdo de paz, Cetina y Chaparro le pasan factura a las FARC. Lo hacen construyendo un panorama general con testimonios de guerrilleros desmovilizados, víctimas de esa guerrilla e información las autoridades.

“Lo único que explica una guerra, con un ejército regular como las FARC durante 52 años, es porque ha habido un combustible que es el dinero, producto del narcotráfico y las extorsiones, los analistas lo han dicho. ¿No suena raro que, justamente lo que los alimentó durante tanto tiempo, ahora no exista?”, cuestionó Eccehomo Cetina, en conversación con Semana.com.

Consulte: Así le respondió Néstor Humberto Martínez a Jesús Santrich

Tanto para él como para Chaparro, Colombia está en un momento histórico y este tema no se puede dejar pasar inadvertido. “Nosotros apoyamos el proceso de paz, pero creemos que esto debe servir para reflexionar”, manifestó Camilo Chaparro.

Cuentas claras

Los autores hacen un repaso por cada una de las fuentes de financiación de las Farc y, a grandes rasgos, muestran cuánto obtenían por cada una.

Con el secuestro, Cetina y Chaparro recuerdan en su libro la controvertida Ley 002 de 2000 que emitió las FARC, en la que informaban que se exigiría un ‘impuesto’ a las personas que tuvieran un patrimonio superior a un millón de dólares. De no ser pagado, advirtieron en ese momento, serían secuestrados. 

“Según información de la Fiscalía el secuestro alcanzó por esta Ley 002 las cifras más altas que conozca cualquier país en el mundo. Solo en cinco departamentos, entre los años 1998 y 2002, llegó a 3.505 personas plagiadas. Algunos estudios afirman que entre 2000 y 2007 hubo en el país 14.676 personas secuestradas”, se lee en el libro. Allí explican que las FARC creó una especie de Bolsa Nacional del Secuestro y terminó regulando este mercado para los grupos delincuenciales.

En el narcotráfico, los periodistas revelan que, según cálculos de la Fiscalía, solo tres frentes de las FARC lograron ingresos en un año por 66.000 millones de pesos por venta de cocaína (cerca de 22 millones de dólares).

“Las FARC tienen 60 frentes, casi todos con negocios de narcotráfico, lo que significa que al año este grupo guerrillero recoge aproximadamente 45 millones de dólares”, se explica en el libro.

Eso es solo una parte ínfima de las cuentas que hacen Cetina y Chaparro. Sin contar que en el libro también recuerdan los dineros que todos los guerrilleros reunían para presentar en las conferencias.

“Desde la fundación hasta el 2007 hubo nueve conferencias, sin contar la de este año. En todas hubo metas financieras. Yo vuelvo y pregunto, ¿cómo así que no hay plata? ¿Hubo aciertos militares, pero no aciertos financieros? (...) Ellos no se metían en territorios pobres, estaban siempre en territorios pujantes”, apuntó Cetina.

¿Cómo manejaban el dinero?

Las FARC, según los autores, no tienen una contabilidad central de todo el dinero que tienen. Aunque Alfonso Cano quiso construir una especie de ‘banco de la república’, nunca lo lograron, sobre todo por las grandes cantidades de dinero en efectivo que manejaban.

“Nuestras fuentes dicen que sepultar el dinero era una práctica habitual, pues era mucho”, explicó Chaparro. Según los testimonios que lograron recopilar, en las selvas del Yarí estarían escondidas muchas de las riquezas del grupo guerrillero.

Lograr un cálculo real es casi imposible, pues existen dos tipos de caletas: las que iban directo al secretariado y entraba a las finanzas del grupo, y las caletas personales, que dependía de cada comandante.

“El Mono Jojoy se reía de que gran parte del dinero que enterraban, el Ejército mismo lo pisaba en sus patrullajes. Sabemos que él se burlaba de eso. (...) Entonces, en la lógica de que la guerra es circular, ellos enterraban dinero por donde van caminando, pues como ni los militares ni los guerrilleros se quedaban quietos, sabían que en algún momento volvían al lugar”, explicó Cetina.

‘El Dorado de las FARC’ es un libro plagado de datos, testimonios, contexto y anécdotas desconocidas. Un libro que puede dar mucho de qué hablar en este momento. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.