Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/2/2012 12:00:00 AM

El discurso de la fiscal, más que un simple adiós

Sus primeras, y hasta ahora únicas palabras en público después de que el Consejo de Estado tumbó su elección, mostraron a una Viviane empeñada en rescatar su gestión y la autonomía de la Fiscalía.

Apareció en la tarima como pocos esperaban. Tomada del brazo de su esposo, Carlos Alonso Lucio, la fiscal saliente Viviane Morales habló en público por primera vez después de que el Consejo de Estado tumbó su elección. Con un letrero detrás que hacía referencia a Dios, Morales empezó su discurso con una cita bíblica: "Cuando se hace justicia, se alegra el justo y tiembla el malhechor" (Proverbios 21,15).

Casi de inmediato, serena pero vehemente, empezó a hablar y en cada frase, entre líneas, respondió a cuestionamientos y presiones que, según ella, vivió durante el año que se desempeñó como fiscal. Pocos minutos de su discurso transcurrieron antes de mencionar los casos que tanta polémica despertaron.

"En un año de gestión derrotamos el mito de que la justicia es sólo para los de ruana. En mi gestión no hubo intocables (...) Jamás engaveté procesos ni ejercí presión alguna sobre fiscales o investigadores para que congelaran o eludieran investigaciones. Eso redundó en el rescate de la autonomía", dijo. No hace falta ir muy lejos para saber que se refería a los procesos que con su llegada empezaron a caminar. Los de Andrés Felipe Arias (Agro Ingreso Seguro), Bernardo Moreno y María del Pilar Hurtado (‘Chuzadas’), Luis Carlos Restrepo (Cacica La Gaitana).

El diario The Washington Post se refirió a ese tema una vez conocida la decisión del Consejo de Estado de echar abajo su elección
. El Post publicó un artículo en el que señaló: "Morales ha molestado a la derecha colombiana, dada la persecución de una serie de antiguos colaboradores cercanos del expresidente Álvaro Uribe, bajo su dirección se han enviado a la cárcel y están en espera de juicio el exjefe del gabinete de Uribe, Bernardo Moreno, y el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias".

No dejó atrás el tema de Restrepo, quien a cuenta de la imputación de cargos decidió abandonar el país y tildarse a sí mismo de perseguido político.

"El Consejo de Estado, con la decisión tomada el martes pasado, me impide actuar en los juicios que por fin comienzan, por ejemplo, en el juicio que se inicia el lunes contra el exministro Arias por el caso de la malversación de dineros públicos en el programa AIS", dijo Morales en su discurso.

Justamente este lunes, después de varios aplazamientos generados por la defensa de Arias, inicia el juicio en su contra en la Corte Suprema de Justicia. La imputación de cargos y envío a la cárcel en este caso fue hecha por Viviane Morales. El pasado 20 de febrero, Arias en su carta de renuncia al partido Conservador se refirió a su proceso y a la fiscal Morales.

"A mí ni me investiga, ni me acusa la Sala Penal de la Honorable CSJ, sino la fiscal general de la Nación, a quien ya le conocemos su oscura trayectoria. He ahí la razón del atropello y la cruel injusticia que estoy sufriendo, pues estoy de seguro de que cuando la Honorable CSJ evalúe las pruebas de mi defensa, quedaré absuelto de las infames acusaciones que me hace la Dra. Vivian Morales", manifestó Arias.

Y fue más allá. Aseguró que se sentía un perseguido de la fiscal Morales. "Con la tristeza que me produce la renuncia al Partido (Conservador) debido a la falta de garantías en la investigación que se me anuncia, también aprovecho para dejar constancia de varios elementos que denotan la absurda persecución de la cual he sido víctima por parte de la fiscal general (....) Existe una grabación de Viviane Morales cuando fungía de periodista en Caracol Radio, en la cual prejuzga y destila loca animadversión hacia mí", dijo Arias.

¿Qué pasará con el caso? Lo asumirá el fiscal interino Wilson Martínez. Será él quien se haga cargo de las pruebas que, según la acusación de Morales, demostrarían que Arias usó el programa AIS como plataforma política a su aspiración presidencial.

Con la presencia de Carlos Alonso Lucio junto a ella, Viviane buscó mostrar que ninguno de los cuestionamientos que hicieron a su matrimonio hicieron mella en la relación. Morales incluyó ese tema en su discurso. Y lo hizo enfáticamente. "Quiero agradecer a Carlos, mi esposo, por haberme acompañado espiritualmente en estas tormentas. Gracias porque por respeto a mi gestión preferiste no levantar tu voz, ni reivindicar tus derechos frente a la inmisericorde cantidad de ataques bajos, infames y calumniadores", dijo.

Hace apenas unos meses, cuando se supo que la fiscal había formalizado su relación con Lucio, llegó uno de los episodios más cuestionados para Morales. Sobre todo porque días después el excomisionado de Paz Luis Carlos Restrepo presentó una carta en la que denunció supuestos hechos ilegales de parte de Lucio. El mismo día la fiscal Morales llamó a imputación de cargos por el caso Cacica La Gaitana a Restrepo.

En ese momento, hubo reacciones de todo tipo. El expresidente Álvaro Uribe aseguró que las decisiones de la fiscal desde su matrimonio con Lucio podrían ser cuestionadas. Y junto a él, personas como Francisco Santos (ex vicepresidente y periodista) realizaron fuertes pronunciamientos. Incluso le pidió que renunciara.

"Nadie le puede pedir a Viviane Morales que se separe. Su vida privada y lo que decida se debe respetar. Pero cuando se tiene un cargo de la naturaleza como el que ella ocupa, si esta relación le hace daño a la institución como ya comienza a suceder, se debe dar un paso al lado",
dijo Francisco Santos en su columna de opinión dominical de El País de Cali.

"No quiero calificar la gestión de la fiscal, pero me pregunto qué aparato judicial en el mundo va a confiar en otro en el que su cabeza está casada con una persona que fue guerrillero, asesor de paramilitares, condenado por la Justicia y hasta acusado de tener relaciones con el narcotráfico", escribió el ex vicepresidente.

El tema de Lucio siempre estuvo ligado al de género. Muchos centraron sus críticas en la influencia que su esposo podía ejercer en sus decisiones. Algún día, ante la pregunta del periodista Felipe Zuleta sobre esa posible presión, ella respondió: "Me suena discriminatoria su pregunta. Cuando las mujeres llegamos a posiciones de liderazgo se nos quiere descalificar hablando de que no somos independientes".

En su discurso también tocó el tema del género, "fui coherente con mi convicción de género (...) en mi administración las mujeres ocuparon tareas protagónicas. Las fiscales, investigadoras, jefes de oficina, jefes de unidad, directoras y la propia fiscal general le mostramos a Colombia que la mujer sí puede y puede muy bien".

"En los procesos más graves ha habido dilaciones y aplazamientos inexplicables que nada han tenido que ver con la Fiscalía. Aplazamientos que se conjugaron perfectamente en el tiempo con la escalada de ataques perversos e inhumanos de algunas periodistas y medios de comunicación, en el empeño desesperado por provocar mi renuncia. Ni Colombia creyó en sus mentiras, ni yo cedí a sus presiones", pronunció en su discurso.

Como se recordará, cuatro columnistas pusieron contra las cuerdas a Viviane Morales. La primera en abordar el tema fue María Isabel Rueda, quien en su columna de El Tiempo recordó episodios controvertidos de Lucio, como su nunca aclarada relación con la mafia.

"Se sabía que Lucio fungió durante un tiempo como 'lobista' del cartel de Cali y que, en calidad de tal, tramitaba citas para el círculo de los Rodríguez Orejuela con periodistas. La época coincide con otros cuentos tenebrosos que eran vox pópuli en los pasillos del Congreso, sobre que Lucio visitaba las cárceles para discutir su agenda legislativa con jefes de bandas criminales", escribió Rueda.

Cecilia Orozco, ese mismo domingo, en su columna de El País de Cali, amplió lo que llamó los "problemas de conducta" de Lucio. Dijo que su pasado guerrillero era "lo de menos, una vez indultado". Que lo grave era "el encarcelamiento que ordenó para él la Corte Suprema (…), su fuga al exterior para evadir la detención; la negativa de Cuba a concederle asilo, su regreso clandestino al país y su extraño refugio en la selva con otro grupo guerrillero".

Y María Jimena Duzán, por su parte, mostró que era tal la cercanía entre Carlos Alonso Lucio y el contratista Miguel Nule -protagonista de uno de los más grandes escándalos que investiga la Fiscalía-, que hacían planes de fin de semana con sus parejas respectivas a Medellín.

Pero Viviane Morales volvió a darle voto de confianza a su esposo. No sólo con la presencia de Lucio en el acto, sino también con las palabras que pronunció para referirse a él, quien fiel permaneció a su lado durante todo el discurso y en la caminata que se dio posteriormente dentro de las instalaciones de Fiscalía.

La saliente fiscal no sólo causó polémica por sus decisiones judiciales o por su matrimonio, también lo hizo por sus creencias. El video que se filtró a los medios en donde se veía a su esposo en el púlpito de la Iglesia Casa Sobre la Roca dio para todo. Muchos cuestionaron que estuvieran ahí, predicando y dando testimonio.

Lo cierto es que, así como casi desde el día de su posesión la fiscal se fajó con sus críticos, la jornada de despedida no fue la excepción. Y tampoco olvidó sus creencias religiosas, a las que hizo mención en la última media hora de su tarea como fiscal titular: “A Dios, que me puso en este lugar, me dio fortaleza y sabiduría y me permitió comprender que el poder sólo cobra sentido si se entiende como servicio”, dijo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.