Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/13/2015 5:00:00 PM

El dramático relato de los mineros de Riosucio

Investigan si la inundación de la mina se produjo por daño en las bombas por demandas excesivas de energía.

La tierra empezó a temblar. Un sonido ensordecedor y un aire fresco hicieron que los mineros quedaran impávidos por unos segundos. Era lo que tanto temían. “Se metió el Cauca. ¡Corran! ¡Corran! Se metió el Cauca”, empezaron a gritar.

Eran las 9:00 a. m. del miércoles –llevaban solo 30 minutos de haber empezado su labor diaria- cuando los más de 50 mineros que trabajan en las minas Leo y Mauricio, ubicadas en el sector de la vereda El Playón en Riosucio (Caldas), en la vía que comunica Irra y La Felisa, al borde del río Cauca, se dieron cuenta de que estaban a pocos segundos de quedar atrapados en las dos minas.

La energía se fue de un momento a otro y las motobombas con las que extraen el agua para poder ingresar a las minas dejaron de funcionar. El río Cauca, que pasa por encima, se entró.

“La tierra empezó a traquear. Todos empezaron a gritar. El aire que entra con el agua es como un huracán dentro. Todos arrancamos a correr”, contó el manizaleño Yeison Gutiérrez, uno de los mineros sobrevivientes, a Semana.com.

Sin embargo, salir a correr no fue una opción fácil para Yeison. El estruendo de la tierra hizo que se aflojaran algunas piedras y le cayeron encima a uno de sus compañeros de trabajo. “Él quedó atrapado. Intenté sacarlo, pero me dijo que saliera y que lo dejara ahí. No quise dejarlo, pero el tiempo no alcanzó. Me tocó correr”, relató con voz entrecortada.

En cada mina trabajan entre 25 y 30 mineros. Hombres arriesgados que apuestan sus vidas a este tipo de minería artesanal que consiste en túneles verticales hechos al lado del río y que alcanzan profundidades entre 15 y 17 metros.

Según Yeison, fueron varias las víctimas. “En la mina Mauricio, que es donde yo trabajo, quedaron atrapados cinco. En la otra, hasta donde sé, quedaron siete”, dijo.

La causante de la tragedia que enluta a Caldas, según Yeison, fue la energía. “Es muy raro que no nos hayan avisado. Cuando no va a haber luz, la empresa CHEC -Central Hidroeléctrica de Caldas- nos avisa y no se trabaja. Ellos saben que nosotros dependemos de eso”, cuestionó. 

“No entiendo qué pasó”, se preguntó Yeison, intentando encontrar explicaciones a lo ocurrido. “Yo me salvé por puro milagro de Dios”, manifestó agradecido.

Llega la ayuda

A las 9:30 a. m. del miércoles empezaron a llegar los bomberos para rescatar a las personas atrapadas. Óscar Mejía, comandante bomberil, habló con Semana.com y explicó que evacuaban el agua con cuatro motobombas y que “esperamos la llegada de otro número igual”.

El socorrista cree que pudo ser otra la razón de la tragedia. “No descarto que todo se haya originado por un dique natural que se formó en uno de los puntos del cauce del río”.

Mejía reconoció a Semana.com que hay cierto pesimismo frente a la probabilidad de encontrar más sobrevivientes, sobre todo por la condición física de las minas. 

Por su parte, Luz Clemencia Hincapié, coordinadora de la Oficina de Gestión del Riesgo de la Gobernación de Caldas, quien se encontraba en la zona de la tragedia, aseguró que en estas emergencias las expectativas de encontrar personas con vida se extienden durante tres o cuatro días.

Las labores de rescate se reanudarán este jueves a las seis de la mañana con el apoyo de brigadas especiales de organismos de socorro de siete departamentos y de instituciones nacionales, lo que movilizará cerca de 300 hombres. El nivel de las aguas y el temor a un nuevo derrumbe han afectado la búsqueda de los  trabajadores, en su mayoría oriundos del municipio de Supía, cerca de la mina.

La Dirección Territorial de Salud en Caldas declaró alerta verde en los hospitales de los municipios cercanos, y la secretaría de Gobierno del departamento dispuso ayudas para los allegados de los trabajadores.

Comienzan las investigaciones

Entrado el miércoles, una comisión especial de la Fiscalía General de la Nación inició una investigación para establecer la legalidad de la explotación de las minas donde ocurrieron los hechos. La comisión, dirigida por el subdirector del CTI en Caldas, José Reinaldo Díaz Martínez, se desplazó a la zona para escuchar a los  administradores de dichas minas y a los familiares de las víctimas, al igual que a las autoridades locales.

El gerente de la Central Hidroeléctrica de Caldas (CHEC), Jhon Jairo Granada, dijo que el servicio de energía en esos lugares se utilizaba de manera ilegal y que la empresa no lo suspendió, como lo denunciaron los mineros que lograron salvarse. En igual sentido se pronunciaron los directivos del grupo de Empresas Públicas de Medellín, el mayor accionista de la empresa.

En un comunicado la CHEC aseguró que “el  personal  técnico  de  CHEC  identificó  que  el  daño  presentado  ocurrió  por una sobre-corriente o cortocircuito, posiblemente ocasionada por demandas  excesivas de energía o fallas debidas a la inundación”.

La falla se presentó en  el  circuito  Supía-La  Clara,  sector  El  Playón, “procediendo de inmediato  a  realizar  las  acciones  para restablecer  el servicio”.

Además que el transformador que estaba alimentando la mina “no se encontraba registrado en el sistema de CHEC, ya que fue instalado sin autorización de la empresa y sin el cumplimiento de los requisitos técnicos, es decir, de manera ilegal”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.