Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/30/1996 12:00:00 AM

EL DOSSIER DE MAUSS

LAS ULTIMAS REVELACIONES PARECEN INDICAR QUE, APARTE DEL ELN, HAY VINCULACIONES DEL ALEMAN CON EL TRAFICO DE ARMAS EN URABA, EL DE DROGAS DESDE CORDOBA Y EL SECUESTRO DE CAMILA MICHELSEN.

Las últimas revelaciones parecen indicar que, aparte del ELN, hay vinculaciones del alemán con el tráfico de armas en Urabá, el de drogas desde Córdoba y el secuestro de Camila Michelsen.Este señor Mauss en vez de ser un ratón, como su nombre lo indica, es un buitre que se nutre del dolor de los demás". Estas palabras del columnista de El Tiempo Francisco Santos no resultan exageradas a la luz de todo lo descubierto durante la segunda semana del escándalo del detective privado alemán Werner Mauss, capturado en Medellín el 17 de noviembre cuando trataba de sacar del país con identidad falsa a una compatriota suya, Brigitte Schoene, que el Ejército de Liberación Nacional _ELN_ había secuestrado tres meses antes.En los 15 días transcurridos desde su detención la imagen de Mauss ha cambiado dramáticamente, incluso en su propio país. De hábil agente secreto y rescatador de secuestrados que trabajaba por "cuestiones humanitarias" en coordinación con el gobierno alemán, este enigmático personaje pasó a ser un mercenario a quien las autoridades investigan como colaborador del ELN en materia de secuestros y extorsiones, proveedor de armas para ese grupo e intermediario en el pago de sobornos y comisiones de la empresa alemana Siemens.Una carta de uno de sus abogados, el profesor D. Wenzel, dirigida el 20 de noviembre al embajador colombiano en Bonn, Jorge Bendeck Olivella, en la cual el jurista sostenía que Mauss "no tiene nada que ver con grupos izquierdistas ni comunistas ni terroristas de Colombia...", quedó plenamente desvirtuada por la revelación de un video y varias fotografías publicadas en los medios alemanes de Mauss y su esposa abrazados con gran familiaridad con los principales cabecillas del ELN. Además las declaraciones del esposo de la señora Schoene pusieron al descubierto que Mauss se involucró en la negociación sin haber sido llamado a ella por la familia en un proceso que, según las autoridades, elevó el costo del secuestro de menos de 500.000 dólares a más de 1,5 millones. Pero esas impactantes noticias no son las únicas que apuntan a confirmar los sólidos nexos del alemán con la guerrilla colombiana y su tarea mercenaria y nada humanitaria. SEMANA estableció con fuentes de la investigación de este sonado caso otros datos bastante reveladores sobre los alcances de la actividad criminal de Mauss.
El caso del joyero.
Una carta encontrada recientemente durante un operativo militar en una zona de influencia del ELN, y aparentemente dirigida por esta agrupación subversiva a Mauss y a su esposa _a quienes se refiere con las claves de 'John y Diana', que ellos utilizaban en 1995_, contiene las claves de un caso de secuestro de alguien a quien los guerrilleros se refieren como el 'Joyero'. Según las averiguaciones de los investigadores del caso Mauss, se trata de un ingeniero de una firma norteamericana que permaneció en manos del ELN cerca de seis meses durante el primer semestre del 95. De la carta se deduce que Mauss y su esposa fueron los intermediarios del pago de un rescate cuya negociación comenzó en 10 millones de dólares "pero teniendo en cuenta la confianza y la disposición amistosa de parte de Uds. y de la Casa Matriz, a resolver nuevas situaciones, hicimos posible el acuerdo por cinco millones de dólares...".
Emisoras en Colombia y en Alemania.
Las "nuevas situaciones" de que habla la carta son, ni más ni menos, que la "instalación de una emisora de la Unión Camilista Ejército de Liberación Nacional en Alemania" cuyo propósito, según la carta del ELN, es el de "informar la realidad de nuestro pueblo, permanentemente acallada por la represión militar y la censura" . Las autoridades investigan si la estación radial _que haría transmisiones en castellano y alemán en las que reproduciría las emisiones de la radio clandestina Patria Libre que opera en algunas de sus zonas de influencia en Colombia_, pedida por el grupo guerrillero como condición para la liberación del 'Joyero', fue efectivamente instalada en Alemania. Esto revelaría no sólo una gran complicidad de Mauss con esa organización, sino una gran capacidad de maniobra de este hombre ante las autoridades germanas para obtener los permisos necesarios para cumplir con la solicitud del ELN.
Buenas relaciones entre Bonn y el ELN
La misma carta tiene otra sorprendente revelación. En su segunda página, y al referirse a una carta dirigida por Mauss a la dirección nacional del ELN, este grupo dice: "Damos crédito al interés mostrado por el Gobierno Alemán, y transmitido por Uds., en establecer una relación política amistosa con la UC-ELNB". Más adelante agrega: "Pensamos que a través de la experiencia de nuestra emisora en Alemania, el Gobierno Alemán podrá conocernos mejor y de allí, estamos seguros surgirá el espacio y las condiciones más apropiadas para avanzar en esta relación política amistosa, que por su conducto estamos conociendo". Es evidente, entonces, que Mauss había convencido al ELN de que por su intermedio ese grupo podía establecer una relación cercana con las autoridades alemanas, aunque no queda muy claro con qué propósito.
Los nexos con Schmidbauer
Si el anterior fuera el único elemento para pensar en una relación entre el ELN y Bonn, se podría decir que la cosa es de poca monta y que se limitaba a mensajes de buena voluntad enviados desde Alemania a la dirección del grupo guerrillero, destinados a facilitar la liberación de un secuestrado. Sin embargo una segunda carta encontrada en la cinta del fax de Mauss y aparentemente dirigida por éste a la empresa argentina Techint, constructora de un importante tramo del oleoducto central de Colombia entre La Belleza (Boyacá) y Vasconia (Magdalena Medio) por un valor cercano a los 100 millones de dólares, parece indicar que el ministro de Seguridad de Alemania, Bernd Schmidbauer, también participó como intermediario en la negociación del pago de un secuestro.

Cumbre en Bonn.
La misiva, fechada en Buenos Aires _sede de la constructora_ el 31 de mayo de este año, habla de una suma de 3,5 millones de dólares exigidos a Techint a cambio de la liberación de los tres ingenieros de esa firma retenidos y de un "tratado de paz" que indicaría que _al igual que sucedió con la construcción del oleoducto Caño Limón-Coveñas en 1985, cuando la Mannesmann le pagó por intermedio de Mauss cuatro millones de dólares al ELN_ el grupo guerrillero permitiría por esa cifra que Techint concluyera su parte de la obra. En la carta, Schmidbauer figura como activo proponente de ideas y como anfitrión de una reunión en Bonn a la que asistirían Mauss y dos directivos de la firma constructora para pactar los términos definitivos de la negociación. ¿Por qué intervenía tan activamente el ministro alemán en una negociación entre el ELN y una firma constructora argentina? Es una de las muchas preguntas que Schmidbauer tendrá que responder en los próximos días en la serie de debates para los cuales ha sido citado por la oposición en el Parlamento. SEMANA se comunicó el viernes con las oficinas de Techint en Bogotá, pero no logró hablar con ninguno de sus ejecutivos. Una secretaria se limitó a decir que no había comentarios sobre el tema de Mauss.
Se rebeló la prensa
Y a propósito de Schmidbauer, él fue el patrocinador de una decisión de las autoridades alemanas que hace algunos años prohibieron _por razones de seguridad nacional_ la divulgación de fotografías de Mauss en los medios de comunicación de ese país. Como resultado de varias décadas de guerra fría, las autoridades de Bonn cuentan de tiempo atrás con instrumentos que permiten la censura previa a los medios cuando se trata de proteger intereses de seguridad del país. Esas mismas facultades del gobierno le permitieron recoger la edición del libro que sobre Mauss escribió el editor de la prestigiosa revista Der Spiegel, Stefan Aust, a quien además le prohibieron dar declaraciones sobre el tema. Sin embargo la semana antepasada, tras la detención de Mauss en Colombia, los medios alemanes decidieron desconocer las medidas de censura y publicaron decenas de fotos de Mauss que reposaban desde hace años en sus archivos, convencidos de que ya el gobierno de Helmut Kohl no va a tener autoridad para aplicar sanciones, pues de hacerlo será acusado de estar tratando de encubrir el escándalo.
El secuestro de Camila Michelsen
Ya en Colombia nadie se sorprende de que Mauss aparezca involucrado en un sonado caso de la historia reciente. Desde el pago de la extorsión del ELN a la Mannesmann hasta el metro de Medellín, pasando por el robo de los 13,5 millones de dólares, las huellas del agente alemán aparecen por doquier. Y hay un nuevo caso. Según un testigo cuya declaración ante las autoridades policiales debe ser judicializada esta semana por la Fiscalía, Mauss habría intervenido en las negociaciones para la liberación de Camila Michelsen en julio de 1987. La hija del ex banquero Jaime Michelsen fue secuestrada 20 meses antes por el M-19, que cobró por ella una cifra calculada en alrededor de 500.000 dólares. El testimonio que debe recibir la Fiscalía esta semana puede ser determinante para aclarar cómo se realizó dicha transacción y qué papel exactamente jugó Mauss en él. El testigo ha dicho también que dará detalles sobre la relación sostenida, según él, durante muchos años por el agente alemán con dirigentes del M-19, hoy en la vida civil. Al parecer Mauss habría tenido que ver con el manejo de cuentas bancarias del ese grupo en Panamá y Europa.
Tráfico de armas
La Fiscalía y la Policía han recibido en Medellín durante los últimos días un verdadero alud de llamadas y visitas de personas que desean aportar información sobre las actividades de Mauss. Aparte del testigo que quiere hablar sobre el caso de Camila Michelsen, otros dos testimonios, que deben ser formalizados esta semana, sostienen que Mauss está involucrado en actividades de tráfico de armas. La información se basa en el hecho de que el alemán ha sido visto en varias ocasiones en los últimos años en una casa cerca de Capurganá, en el costado occidental del golfo de Urabá, donde según los testigos posee dos lanchas rápidas en las cuales transporta armas de Panamá hacia Colombia, al parecer para venderlas a la guerrilla. La presencia de Mauss en esa región dataría de principios de la década.
Una avioneta con droga.
Otro testigo ha asegurado a las autoridades que investigan el caso que Mauss y su esposa solían pasar algunas temporadas en una casa en Ayapel, en el departamento de Córdoba. Según el informante, los dos alemanes establecieron allí y en Sahagún contactos con dirigentes políticos de la región y con personas vinculadas al narcotráfico. El testigo ha dicho incluso que cuando menos en una ocasión, hace un par de años, Mauss pudo haber participado en el envío de un cargamento de cocaína en una avioneta que despegó del pequeño aeródromo de Ayapel.
De por vida
Un análisis de la situación jurídica de Mauss y de su esposa y colaboradora permanente, demuestra que su futuro no es muy halagüeño. Pueden ser acusados de secuestro extorsivo, falsedad, soborno y concierto para delinquir. De esas conductas, la primera es la que tiene una pena más alta: de 25 a 40 años. Si se les aplicara la mínima, con los agravantes se elevaría a 33 años. Aún suponiendo que no se les compute un aumento adicional de 15 años por concurso de delitos, lo más seguro es que Mauss y su esposa puedan ser condenados a una pena efectiva de cerca de 20 años, lo que para el agente alemán de 56 años puede significar pasar el resto de su vida en una cárcel colombiana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.