Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/2001 12:00:00 AM

El drama de los homónimos

En Colombia tener un nombre reseñado puede ser grave. El DAS trata de corregir la situación.

Cesar Hernando Ordoñez Bastidas es un dirigente político local de Samaniego, Nariño, con una hoja de vida que incluye haber sido diputado, juez promiscuo municipal y alcalde de su pueblo. Pero un día de 1999 organismos de seguridad del Estado incluyeron por error en un informe de inteligencia su foto como uno de los integrantes de la cúpula militar del ELN. Al lado de su imagen a color, publicada a nivel nacional, aparecía el nombre de Aldemar Bastidas, el nombre de un supuesto comandante guerrillero.

Aunque a la semana siguiente el error fue rectificado públicamente la vida de Ordóñez ya no fue la misma. Tras enterarse de la divulgación de su foto lo primero que hizo el afectado fue presentarse al Batallón de Infantería del Ejército de esa ciudad para ponerse a disposición y esclarecer su situación. El comandante del batallón lo dejó ir con un certificado de que no había ningún antecedente que lo señalara como miembro de un grupo subversivo.

Si bien esto lo tranquilizó siguió adelante con su viacrucis para limpiar su nombre: acudió a los juzgados y al DAS para que le expidieran su pasado judicial, consiguió que se publicaran artículos defendiendo su honra, pidió a la Procuraduría que investigara la fuente de ese error. Incluso le envió una carta a Carlos Castaño, jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia, en la que aclaraba su situación porque temía que dadas las condiciones del país ese error pudiera ser mortal.

Pero nada de eso fue suficiente. Sus peores temores se hicieron realidad hace un mes cuando a la sede de la Defensoría del Pueblo de Pasto, donde actualmente trabaja como defensor público, llegó un comunicado del Bloque Libertadores del Sur de las AUC amenazando a los políticos con supuestos vínculos guerrilleros. “A estos políticos integrantes de la operación ‘Aldemar’ les exigimos que aclaren su situación…”, decía el comunicado. Ordóñez se sumió de nuevo en su peor pesadilla, la que aún continúa.



Los problemas

Lo peor es que el problema de Ordóñez Bastidas se presenta con alguna frecuencia. Tener un homónimo, así sea tan relativo como el suyo, puede ser fuente de grandes inconvenientes. Es el caso de quien se presenta en los aeropuertos para salir del país y le toca acompañar al funcionario de inmigración a verificar que su huella dactilar no corresponde al prófugo que por desgracia lleva su mismo nombre. O de quien le toca cargar con la fama de vago o de mujeriego de su homónimo. Pero también puede llevar a tragedias como la que le tocó vivir a Carlos Arturo Restrepo Hernández, quien estuvo en la cárcel durante 28 meses por un crimen que no cometió.

El drama de Restrepo, un obrero de construcción, comenzó una mañana en la que llegaron los del CTI con una orden de captura a su casa en la comuna nororiental de Medellín, acusándolo de matar a un joven. La madre del muerto había reconocido a uno de los asesinos y había elevado la denuncia contra Carlos Arturo Restrepo. Sólo que era otro. Cuando la propia denunciante se dio cuenta del error inició una cruzada por su liberación, junto con la esposa de Restrepo, y si bien su testimonio sirvió para que un juez regional de Medellín lo absolviera en primera instancia, el Tribunal Nacional de Bogotá revocó el fallo y lo condenó a 42 años. Sólo una tutela logró corregir el error, dos años tras las rejas más tarde.

Según la Oficina de Registros Judiciales del DAS cuatro personas al día tienen problemas con homónimos. Por eso esta entidad les está pidiendo a las entidades que expiden órdenes de captura los datos biográficos y morfológicos de los sindicados antes de registrarlos en la pantalla para evitar casos como estos, que pueden ser dramáticos. Sobre todo en las circunstancias que vive el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.