Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/2014 10:00:00 AM

La cínica respuesta del dueño de la San Martín

Mariano Alvear no reconoce que en la Fundación se haya presentado estafa ni desviación de fondos. Y no resolvió cómo les pagará a estudiantes y trabajadores.

Varios meses después de que estalló el escándalo sobre los malos manejos en la Universidad San Martín, su propietario, Mariano Alvear, rompió su silencio. Y lo hizo atacando al Gobierno, al que responsabilizó de la mala imagen que hoy tiene esa institución.
 
Era lo que faltaba. Alvear, en entrevista con Blu Radio, dijo que no era propietario de la universidad y que se trata de una fundación que no puede heredar su familia.
 
Este empresario, oriundo de Córdoba, no reconoció que tuviera responsabilidad en la catástrofe económica de ese grupo empresarial y mucho menos resolvió las dudas sobre los miles de estudiantes que quedaron sin estudio en varias ciudades del país tras el cierre de varios programas.
 
Y, de manera olímpica, Alvear tampoco dio una luz sobre los incumplimientos en el pago de acreencias salariales a docentes y personal administrativo de la institución, a los que, en algunos casos, les debe cerca de cinco meses. “Se está hablando de que hay desviación de fondos y estafa y la universidad hace parte de un grupo empresarial que no se está cometiendo ningún ilícito”, dijo.
 
Y fue en ese punto donde responsabilizó al Gobierno por lo que allí ocurre. “El grupo San Martín, al cual pertenece la universidad, tiene problemas serios financieros porque el Estado le prohibió ventas de bienes y servicios. El Gobierno canceló ocho programas durante la administración de María Fernanda Campo. Hace un año no podemos recibir ingresos”.
 
Lo que no reconoció Alvear es que precisamente el Gobierno canceló los programas por la forma irregular como se desarrollaban en esa Fundación. “Nos dijeron que presentáramos unos nuevos programas y eso se debería resolver tres meses y ya va para año y medio. De los ocho que cancelaron, el Ministerio de Educación nos otorgó cuatro. Pero la nueva ministra los canceló. Nosotros veníamos haciendo las cosas bien. El Gobierno no nos ha dicho por qué no pueden funcionar los programas”.
 
Alvear negó, como en su momento lo corroboró Semana.com con personas cercanas a sus empresas, que el dinero de la universidad se haya movido hacia otros negocios del grupo como en especial el restaurante Burger Market, que en Bogotá tiene varias sedes.
 
Fue con la apertura de ese negocio y otros asociados al grupo con las que también llegaron historias de incumplimientos, deudas y declaraciones de la forma extraña como los Alvear manejaban el dinero. “¿Cómo vamos a pagar si no podemos recibir crédito porque todos los días salen cosas que hablan mal de nosotros? se preguntó Alvear en la entrevista.
 
Ni siquiera él tiene esa respuesta. Respuesta que tampoco les da a estudiantes, docentes, y trabajadores de sus compañías, a los que les quedó debiendo miles de millones de pesos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.