Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/2011 12:00:00 AM

El efecto dominó de la detención de Iván Moreno

La familia, el partido al que pertenece, la administración distrital y, por supuesto, el proceso abierto por el carrusel de la contratación ya sienten los efectos de la medida.

La detención del senador Iván Moreno por los presuntos delitos de cohecho impropio, concusión y celebración indebida de contratos tiene consecuencias tanto políticas como jurídicas. No sólo para él, sino que su actual situación desencadena duras consecuencias para su familia, su partido, la administración distrital y el mismo proceso que está incurso. ¿Cuáles son esos efectos?

La familia

Samuel Moreno

Uno de los primeros afectados por la detención del senador Moreno es su hermano, el alcalde Samuel Moreno, quien es el responsable directo de la contratación del Distrito. El proceso de investigación y las denuncias por supuesta corrupción en la administración de la Alcaldía de Bogotá ya habían mellado la imagen del alcalde, quien aparece en las encuestas con uno de los más altos índices de desfavorabilidad.
 
En la más reciente encuesta bimestral de Gallup Poll, de febrero de este año, la desaprobación de su gestión alcanzó un registro récord del 85 por ciento.
 
Para nadie es un secreto que una de las aspiraciones de Samuel Moreno era utilizar como plataforma política su gestión para presentarse a la Presidencia. Sin embargo, como anota el politólogo y profesor de la Universidad Javeriana Fernando Giraldo, “esa posibilidad ha quedado liquidada, pues superar la imagen negativa que tiene es una tarea muy complicada”.

Además, la Corte Suprema de Justicia pidió también a la Fiscalía investigar a Samuel Moreno.

Para el abogado constitucionalista y colaborador de Razón Pública Juan Manuel Charry, el avance de una investigación en ese sentido depende de “que haya elementos de juicio que permitan deducir que el alcalde tenía conocimiento o que omitió controles sobre los procesos de contratación, y que así permitió los desafueros”.

La ‘casa Rojas’

Aunque según los expertos en estrategias electorales “nadie está muerto políticamente”, la detención de Iván Moreno si bien no es una estocada al legado político de la “casa Rojas”, si es un ‘puyazo’.

El patrimonio político de esta familia se forjó a partir del gobierno de facto del general Gustavo Rojas Pinilla (1953-1957), quien, pese a las críticas por el ejercicio del poder en calidad de dictador y de los desafueros de la fuerza pública, logró dejar en algunos sectores la imagen de un gobierno de proyección social en el imaginario de la gente.

Esa imagen fue la que impulsó a Maria Eugenia Rojas, su hija, para ser congresista en varios períodos y luego la llevó a ser candidata presidencial y a convertir la Alianza Nacional Popular (ANAPO) en la tercera fuerza política del país en los 70. Además, bajo esa sombrilla se forjaron las carreras de Samuel e Iván Moreno (hijos de María Eugenia).

“La carrera política de los Moreno tenía como objetivo una especie de desquite, por la discutida derrota de Rojas Pinilla en las elecciones de 1970, que fue considerada por ellos un robo”, explicó Giraldo.

No obstante, los escándalos de corrupción ponen en aprietos la continuidad en el ascenso político de los hermanos Moreno, Samuel quien ha logrado conquistar el Congreso y el segundo cargo más importante del Ejecutivo, e Iván, quien había sido concejal, alcalde y había logrado llegar al Congreso.

Los lazos cercanos

Iván Moreno tiene dos hijos con Lucy Elvira Luna Albarracín, quien es propietaria de la Distribuidora de Combustible La 21, una bomba de gasolina ubicada en el centro de Bucaramanga, Santander. Según los Nule, Luna Albarracín mostró interés en la instalación de bombas de gasolina en la obra Bogotá-Girardot que ellos estaban ejecutando, e Iván Moreno buscó interferir para la adjudicación de esos negocios. Por esta razón, la justicia lo investiga por el posible delito de cohecho impropio, entre otros delitos. Hay voces que han pedido la vinculación de su esposa en las investigaciones.

Al Polo Democrático

A pesar de que la presidenta del Polo Democrático, Clara López, ha dicho que la responsabilidad penal es individual, en el partido de Moreno la investigación en su contra ha tenido efectos políticos sobre su imagen, su unidad y su funcionamiento. El propio senador Luis Carlos Avellaneda, quien lamentó los efectos que la detención de Moreno tendría sobre su familia, señaló que la decisión “afecta al partido”.

Su imagen

Las denuncias sobre la corrupción en la administración distrital han sido un lastre que ha derivado en la mengua de los resultados políticos del Polo. Ad portas de una campaña electoral, “los demás partidos políticos van a tratar de aprovechar para canalizar, como ya lo han hecho, toda la responsabilidad política en el Polo, así no sea el único culpable”, explicó Giraldo.

El impacto de la noticia de la detención de Moreno tiene un efecto de escala nacional, pues Samuel es el alcalde de la ciudad más importante del país, que hasta ahora había sido el cargo más importante conquistado por una colectividad de izquierda en la historia de Colombia.

Su unidad

Nuevamente, la frágil unidad del partido entra en crisis. Las denuncias por corrupción en la administración de Bogotá han impulsado la salida de personas importantes como el excandidato presidencial Gustavo Petro. Pero en la encrucijada entre salirse o no del Polo también han estado el concejal Carlos Vicente de Roux y el senador Luis Carlos Avellaneda. Ambos han insistido en que el Polo debe corregir y ser autocrítico.

Pero otros sectores también han presionado por una sanción para Iván Moreno dentro del partido, como la Comisión de Ética. De hecho, minutos después de que se conoció la decisión, el representante a la Cámara Iván Cepeda se pronunció y dijo que “al día de hoy, el senador Moreno Rojas se encuentra suspendido del Polo Democrático, a raíz de una solicitud que hice a la Comisión Nacional de Ética de la colectividad el día 1 de marzo del 2011”, con lo que quiso marcar distancia.

De las decisiones que adopte la colectividad, que había dicho que sancionaría a Moreno si había decisiones de la justicia, depende en buena parte que los sectores que piden “corrección” se mantengan dentro del partido.
 
Su funcionamiento

Para Charry, la detención de Iván Moreno tiene “un efecto jurídico-político”, que es “la falta del congresista”. Para él, “esa circunstancia puede afectar el desempeño del partido político en el Congreso”. Además de que se debe dar un reemplazo de la curul –de sí traumático–, el partido, que vio disminuidas sus curules en el Congreso en la última elección, deberá enfrentar los embates de sus contradictores, lo cual implica tiempo y desgaste político.

Además, el partido se ve obligado a barajar nuevamente una estrategia para mantenerse en el poder a expensas de las decisiones jurídicas que pueden venir en adelante.

A la administración Distrital

La Alcaldía de Bogotá
 
Otro afectado es la administración Distrital, que debe cumplir con su tarea hasta finalizar el año. Con muchos ojos encima, la gestión del alcalde Samuel Moreno se dificulta, por cuanto debe preparar una estrategia de defensa ante un eventual proceso judicial y disciplinario en su contra.

Al proceso

Otros implicados

La detención de Moreno es un campanazo ante la posibilidad de que se destapen otros procesos judiciales contra más funcionarios. La Corte, por ejemplo, compulsó copias en el mismo proceso para que se investigue al exministro de Transporte Andrés Uriel Gallego.
 
Por esta razón, Charry comparó los procesos adelantados por la justicia contra la corrupción con procesos como los de la farcoplítica y la parapolítica, en los que se vio salpicada la clase política nacional y regional. “Eso hace parte del ejercicio de la investigación penal”, dijo.

Otras investigaciones

Pero además, la relevancia mediática que tiene el carrusel de la contratación puede afectar negativamente otros procesos, o puede hacer que se pierdan de vista otros posibles protagonistas.

Para Giraldo, “es probable que a los Moreno, en plena campaña, se los utilice como chivo expiatorio –sin decir con ello que no son responsables–, para castigar a la izquierda y limpiar la cara de otros partidos que también son responsables de la corrupción del país”.

Lo que afirma Giraldo tiene que ver con la incidencia política en un momento previo a las campañas electorales, pero desde el punto de vista de la responsabilidad jurídica también es probable que la relevancia que adquiere un proceso como el de los Moreno desvíe la atención de otros casos no menos importantes.

Charry considera que “el efecto mediático tiene bastante peso dentro de la investigación penal”, lo cual puede ser negativo. “Así como la presión de los medios pone procesos en el centro de la investigación judicial y se presiona a los jueces para la toma de decisiones, esa misma presión mediática hace que se baje el impulso sobre otros procesos”, explicó el jurista.

Y es que apenas se están comenzando a ver los resultados de las investigaciones por corrupción. Y aún falta mucho, si se parte de que el tema es un asunto de alcance nacional y en distintas instituciones.

Por eso, para los analistas, sería lamentable que la justicia baje la guardia en otros casos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.