Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/1998 12:00:00 AM

EL EFECTO PASTRANA

Los mercados financieros reaccionaron positivamente a los resultados electorales, pero los problemas de la economía colombiana siguen latentes.

La semana pasada la tendencia negativa de varios de los principales indicadores del mercado financiero colombiano se rompió. La tasa de cambio, que llevaba varios meses acariciando el techo de la banda, cayó casi 30 pesos _equivalente a un fortalecimiento de la moneda nacional frente al dólar de más del 2 por ciento_. El índice de la Bolsa de Bogotá, que desde principios de año hasta la víspera de las elecciones había caído cerca de un 27 por ciento _destruyendo valor, al menos sobre el papel, por una cifra cercana a los cinco billones de pesos_, cerró la semana con un incremento cercano al 9 por ciento. El tercer indicador fundamental del mercado financiero colombiano, la tasa de interés, presentó resultados mixtos. Si bien la tasa interbancaria _a la cual se prestan entre sí los bancos_ cayó a un nivel del 28 por ciento nominal el miércoles pasado, cerró la semana al 42 por ciento, cifra similar a la que había alcanzado antes de los comicios. Con todo y que la dinámica positiva de la bolsa y los intereses se diluyó un poco hacia el final de la semana, en los mercados financieros se respira un aire de renovado optimismo. La razón principal, según el consenso de los expertos: la elección de Andrés Pastrana como Presidente de la República. Para nadie era un misterio la preferencia marcada de la mayoría de los agentes económicos nacionales y extranjeros por la candidatura de Andrés Pastrana. Sin embargo muchos se sorprendieron por la fortaleza y rapidez de la reacción de los mercados. Después de todo la sola elección del nuevo Presidente no resuelve los enormes problemas de fondo que afectan a la economía colombiana. Sin embargo los mercados se mueven por percepciones. Y su reacción confirma el hecho de que hay confianza en que el nuevo gobierno podrá corregir los desequilibrios fundamentales que amenazan la estabilidad de la economía nacional. Para Pastrana y su equipo económico arrancar con el espaldarazo de los mercados es de por sí un triunfo. Todo parece indicar que los agentes que financian los déficits fiscal y externo del país están dispuestos a darle un compás de espera al nuevo gobierno para que empiece a tomar las medidas necesarias para prevenir la eventualidad de una crisis. La paciencia de los mercados es particularmente importante en esa especie de 'limbo' de poder que son las semanas anteriores al 7 de agosto. La percepción no es suficienteNo obstante hay que señalar que los mercados pueden tornarse tan críticos como hoy parecen benevolentes. Por este motivo es importante que la nueva administración económica no caiga en la trampa de creer que los problemas de la economía se resolverán por sí solos con la entrada de más dólares al país y la renovada confianza de los inversionistas. En el corto plazo la confianza puede basarse en percepciones, pero al final sólo se puede mantener con hechos. La única manera de garantizar que el optimismo actual no sea flor de un día es tener en marcha las medidas _ciertamente dolorosas_ que se requieren para poner la casa en orden. La declaración conjunta del gerente del Banco de la República, Miguel Urrutia, y del próximo ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, la semana pasada, envió una señal clara al mercado de que la máxima autoridad monetaria y los nuevos responsables de la política fiscal trabajarán en equipo para corregir los desequilibrios de la economía. La coordinación entre estos dos organismos _que durante el gobierno de Samper fue con frecuencia difícil_ será fundamental para lograr sortear sin percances la difícil coyuntura que atraviesa la economía colombiana. El otro actor determinante en la resolución de los problemas que enfrenta la economía es el Congreso de la República. Si el Congreso no le marcha a las medidas propuestas por el gobierno se podría frustrar cualquier reforma de fondo al régimen de gasto público, condición sine qua non para la recuperación de las finanzas del Estado y de la credibilidad del país en el exterior. Si no se conforma un bloque monolítico que trabaje en pro de la recuperación económica del país los vientos del mercado posiblemente se voltearán contra Colombia. En estas circunstancias, el ajuste lo hará el mercado, pero por las malas, cerrando el crédito a Colombia, sacando fondos del país y precipitando una devaluación, pues como lo ha demostrado la reciente crisis asiática, poco pueden hacer los gobiernos en contra de la voluntad de los mercados internacionales. Y la voluntad de éstos en la actualidad incluye un Estado colombiano menos deficitario que pueda controlar la inflación y relanzar al país en la dirección del crecimiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.