Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/25/2011 12:00:00 AM

El Ejército aseguraba la finca de entrenamiento de los desmovilizados: José Alfredo Pacheco

El exguerrillero de las FARC y testigo de las investigaciones que esclarecen si la desmovilización del ‘Cacica Gaitana’ fue un montaje, aseguró que el gobierno sí sabía de la operación que “fue financiada por el narcotraficante Hugo Alberto Rojas”.

José Alfredo Pacheco, exguerrillero de las FARC y columna vertebral de las investigaciones sobre la desmovilización del frente ‘Cacica Gaitana’ habló para La F.M. de su intervención en la operación.

Desde la cárcel de Chiquinquirá, en Boyacá, Pacheco contó que Raúl Agudelo Medina, alias ‘Olivo Saldaña’, comenzó desde la cárcel a planear desmovilizaciones y “recoger gente y comprar armas”.

“Esta gente eran personas que no tenían ningún empleo. En esa primera desmovilización unos muchachos que estaban presos en la cárcel de la Dorada salen y se desmovilizan como milicianos”, relató.

El exguerrillero explicó que el primer encuentro que tuvo con lo que sería la desmovilización del ‘Cacica Gaitana’ se dio cuando fue trasladado a la cárcel de La Picota en Bogotá “por un caso de unos irlandeses”.

Pacheco aseguró que en el proceso inicial se presentaron alias ‘Olivo’ y alias ‘Bizcocho’, y que la operación comenzó a prepararse a final del año 2005 e inicio del año 2006.

La idea de la operación se la vendieron a Pacheco, según él, así: “Desmovilicemos una gente. Vamos a conformar una compañía al menos de 50 o 100 hombres si es posible. Un narco, Hugo Alberto Rojas Yepes, propone que cuadren con el gobierno y sin importar la cantidad de dinero, que él hacía todo con tal de que el gobierno le suspendiera la extradición”.

Pacheco señaló que la mayoría de las personas desmovilizadas “nunca pertenecieron a las FARC ni nunca fueron guerrilleros” y que de ese grupo, un número máximo de 15 personas “eran desertores” del grupo guerrillero, “incluso las FARC los estaban buscando”.

Pacheco confesó ser implicado directo en la operación. “Personalmente ayude a conformarla. Mi propia hermana fue la que recogió a la gente en la ciudad de Bogotá”, precisó.

“Esas personas eran desempleadas y no tenían ninguna entrada económica.
No conocían las FARC, no eran simpatizantes de las FARC”, añadió.

Pacheco denunció que a cada persona le prometieron pagar entre 400 y 500 mil pesos. “Les dijeron que tenían derecho a estudiar, a hacer cualquier carrera, y que cuando se acabara el programa podían hacer un proyecto productivo y ayudar a su familia”, precisó el exguerrillero.

Entre los otros cobros se registra, según Pacheco, lo pagado a su hermana, quien recibió “tres millones de pesos para que coordina a la gente”, anotó.

El entrenamiento en la finca La Tebaida

El exguerrillero dijo que las personas que serían desmovilizadas fueron trasladadas a la finca La Tebaida, donde fueron entrenadas como miembros de las FARC, y la cual según Pacheco, contaba con un anillo de seguridad del Ejército.

De acuerdo con Pacheco, el entrenamiento estuvo a cargo de “Echeverri y alias Santiago”. “Les explicaban cómo coger los fusiles, cómo formarse, cómo defenderse de un ataque de los enemigos, atrincherarse y hablar. Conseguimos el reglamento de las FARC y se los explicamos”, aseguró.

Pacheco agregó que también les contaron cuáles eran los nombres de los comandantes de los frentes y quiénes integraban el secretariado, “se trataba de que aprendieran el idioma de las FARC”.

“Antes de la desmovilización se envió un video a La Picota de cómo se entrenó a la gente”, añadió.

De acuerdo con la versión del exguerrillero, el excomisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, sabía de la concentración en La Tebaida.

Pacheco apuntó que un coronel al que llaman Ariza visitó la finca antes de que se cumpliera con la desmovilización y les dijo a las personas: “No queremos que nada salga mal. Las cosas tienen que salir bien, no tiene que salir raro”.

El exguerrillero denunció que el “general Montoya y otros coroneles” estaban implicados. “Eso fue en cabeza del general Montoya y del comisionado Restrepo”, precisó.

Pacheco recordó que un día, “al hermano de ‘Olivo’ y las personas que trabajan con él lo cogieron con armas de Bogotá hacia Ibagué, ellos llamaron al comisionado y con un enlace del comisionado los agentes les devolvieron las armas”.

La financiación de la desmovilización

Pacheco aseguró que el narcotraficante Hugo Alberto Rojas Yepes financió la totalidad de la desmovilización. “Se le pedía 100 millones, listo tenga.
Con el abogado que él tenía movía toda la plata, que era producto del narcotráfico”, apuntó.

El exguerrillero dijo que Hugo Alberto “quería entrar a la desmovilización y por eso puso la plata”.

Aunque Pacheco no se arriesgó a dar un cifra exacta de lo que invertido en la operación, dijo que el narco alcanzó a gastar supuestamente unos “dos mil millones de pesos”.

La idea era “hablar con el gobierno, Luis Carlos Restrepo y el ministro del Interior Sabas Pretelt de la Vega” dijo Pacheco, quien recordó en la entrevista con la emisora que el narco quería que “lo metieran en el proceso de Justicia y Paz”.

“Comenzaron a coordinar y a cuadrar con el gobierno pero luego extraditan a Hugo y le tumban la plata”, relató.

Sobre el destino del dinero presuntamente invertido por el narcotraficante, Pacheco dijo que alias ‘Olivo’ “se quedó con la plata”.

El exguerrillero dijo además que las armas que se compraron para la operación fueron vendidas por el narcotraficante “Don Alvarito, preso en La Picota”.

“Don Alvarito me dijo: ‘Tengo unos fusilitos, se los vendo para que le salgan más baratos’. Mi hermano fue hasta Santa Marta y de allá se van hasta La Tebaida”.

Es imposible que se den todas las demás desmovilizaciones: José Alfredo Pacheco

Pacheco reconoció que “es imposible y no han existido” dentro de las FARC las desmovilizaciones: “es imposible que se desmovilicen 24 hombres al mismo tiempo y se le diga a cada uno que se desmovilice”, agregó.

“Se recoge gente desempleada, se arma, se le da suministro militar y se le prepara con las ideas de las FARC y se entregan. Esas desmovilizaciones siempre se han hecho en coordinación con el Ejército”, explicó.

Sobre una supuesta relación de la polémica desmovilización con la segunda reelección del expresidente Álvaro Uribe, Pacheco dijo que “se buscaba favorecer la reelección de Uribe y que se viera que realmente la seguridad democrática estaba dando resultados”.

Finalmente, Pacheco sostuvo que recibió amenazas de muerte donde le advertían que debía callar ante cualquier indagación que se le hiciera.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.