Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/17/2012 12:00:00 AM

El enigma del fiscal

¿Qué tal es la terna que presentó el presidente para la Fiscalía?

En Colombia se ha vuelto casi un deporte hacer ternas para elegir fiscal general de la nación. En los últimos dos años ya se han elaborado cuatro -dos de Uribe y dos de Santos- y el debate sobre ellas ha sido pan de todos los días. El presidente Juan Manuel Santos tuvo que anunciar su segunda terna, la semana pasada, luego de que la fiscal Viviane Morales renunció al cargo. Y las reacciones no se hicieron esperar.

En general, los nombres de Mónica de Greiff, María Luisa Mesa y Eduardo Montealegre cayeron bien en círculos académicos y jurídicos. Cada uno de ellos tiene una importante trayectoria a cuestas y tal vez lo más interesante es que la Corte Suprema tiene sobre la mesa un menú con perfiles muy diferentes para que pueda escoger a su gusto. A eso se le suma un detalle que pocos han mencionado y es que esta es la primera vez que un presidente incluye en la terna a dos mujeres. Las dos además, y a diferencia de otras veces, con opciones reales de ser elegidas.

María Luisa Mesa es la más desconocida de los tres candidatos pero, curiosamente, esto puede ser más ventaja que desventaja, pues no tiene elementos en contra conocidos como los pueden tener los otros dos aspirantes. Es una de las más reconocidas expertas en Derecho de Sociedades en el país y en calidad de tal ha sido profesora universitaria durante 12 años, árbitro de la Cámara de Comercio de Bogotá y en su palmarés tiene el ser la primera mujer en 350 años de historia en la Universidad del Rosario en llegar a ser consiliaria, título que ostentan los miembros del órgano directivo de ese centro académico.

Sin embargo, no tiene experiencia en Derecho Penal, que es uno de los elementos que siempre había sido considerado como una especie de condición para ese cargo. Sus principales cualidades son su independencia y su carácter. En cuanto a lo primero no se le asocia con ninguna filiación política. Uno de sus hermanos, Gabriel, fue la mano derecha de Andrés Pastrana. Y el otro, Juan, lo fue de Samper y en la actualidad es el alto consejero de Comunicaciones de Santos. En cuanto al carácter, sus allegados la consideran más una profesional que actúa por convicciones que por ambición política. Viene de una familia de reconocidos juristas. Su abuelo Eduardo Zuleta Ángel fue miembro de la llamada Corte de Oro de la Corte Suprema de Justicia; su padre, el boyacense Humberto Mesa, es exmagistrado de esta misma corporación, y su tío, el magistrado Alfonso Patiño, murió inmolado durante la toma del Palacio de Justicia. Sus posibilidades de triunfo dependen de si la Corte considera que su capacidad gerencial logra compensar su falta de experiencia en Derecho Penal.

Mónica de Greiff ha sido una de las mujeres más destacadas tanto en el sector público como en el privado en las últimas dos décadas en Colombia. Fue nombrada ministra de Justicia en uno de los momentos más complicados en la guerra contra el narcotráfico, días después de ser asesinado Luis Carlos Galán. Y fue la primera mujer en ocupar esa cartera. Ya para entonces había sido viceministra de Minas y Energía, luego fue consejera internacional de la Presidencia, comisionada de Televisión, vicepresidenta de Shell y secretaria de Desarrollo Económico en la alcaldía de Samuel Moreno, cargo del que pasó a la presidencia de la Empresa de Energía de Bogotá, donde se han dado buenas calificaciones a su gestión. Algunos han llamado la atención sobre el hecho de que es cercana al expresidente Ernesto Samper. Sin embargo, lo mismo se decía de Viviane Morales, y ni el presidente de la república, ni la Corte Suprema consideran que una amistad política sea un impedimento en una persona de integridad demostrada. Es considerada una mujer de armas tomar, capaz de sacar adelante decisiones difíciles, aunque sean impopulares.

Como Mesa, tampoco tiene experiencia en Derecho Penal pero ha demostrado ser capaz de administrar entidades de importancia y de gran tamaño. Se ha criticado su colaboración con la administración de Samuel Moreno, pero en esta solo ocupó durante un año el cargo técnico de la Empresa de Energía de Bogotá, que nada tiene que ver con los escándalos de esa alcaldía. También proviene de una familia de juristas. Su padre, Gustavo de Greiff, fue el primer fiscal general en el país y de llegar a ser elegida sería también la primera vez que padre e hija ocupan este importante cargo.

Eduardo Montealegre es, de los tres candidatos, el jurista más conocido y domina muy bien el aparato penal. No solo porque se especializó en esa materia y ha participado en comisiones redactoras de códigos, sino también porque fue juez de instrucción criminal, juez penal municipal y conjuez de los tribunales superiores de Bogotá. También es el que tiene más experiencia en altos cargos de la rama, pues ha sido viceprocurador y, en calidad de tal, muchas veces estuvo encargado de la Procuraduría (en la época de Jaime Bernal Cuéllar), y fue magistrado y presidente de la Corte Constitucional.

No obstante, ahí es donde está también su talón de Aquiles. Montealegre es tal vez el único magistrado que ha renunciado a la Corte Constitucional antes de terminar su periodo. Le faltaban cerca de cuatro años y se retiró sin dar mayores explicaciones. Le han criticado su cercanía con el expresidente de Saludcoop Carlos Palacino, y haber defendido a esa EPS cuando se le ordenó restituir más de 600.000 millones de pesos por usar recursos públicos para construir hospitales propios. Pero la Corte Suprema tiene conciencia de que esa es la tarea de un penalista y por esa razón no debería ser un punto en contra de Montealegre.

Sin duda, la Corte Suprema tiene de dónde escoger. Pero también es cierto que la historia ha demostrado que una cosa son las calidades de los candidatos y otra la decisión de los magistrados. A la Corte le gusta dar sorpresas. Así quedó claro cuando escogió a Alfonso Valdivieso por encima de los favoritos Carlos Gustavo Arrieta y Juan Carlos Esguerra; o a Mario Iguarán, a pesar de que el candidato con el guiño del presidente en ese entonces era Jorge Pretelt.

Y a eso se le añade que la Corte Suprema de hoy es distinta a la que tuvo durante más de año y medio en vilo la elección de la fiscal general. Hoy hay 11 magistrados que no estuvieron en esa votación y pueden ser 12 si se alcanza a posesionar Jesús Vall de Ruten en reemplazo del saliente William Namén. El hecho de que se haya renovado más de la mitad del alto tribunal puede significar que el equilibrio de fuerzas sea ahora distinto y, tal vez, haya desaparecido la profunda división que existía entre dos sectores, que en ese momento se expresó en un sector minoritario antiuribista, que logró bloquear esa elección por muchos meses.

No es claro, por ejemplo, si ahora pesará tanto como antes el hecho de ser penalista. Entre otras cosas, porque Viviane Morales logró que la fiscal general pudiera delegar más de 1.000 casos de aforados en los que tenía ella que litigar obligatoriamente ante la Corte. Tampoco se sabe si se mantiene cierta simpatía del sector mayoritario de la Corte por elegir mujeres en estos cargos, como pasó con su votación fallida por Margarita Cabello, y luego la definitiva por Viviane Morales. En últimas, la Corte Suprema es impredecible y eso le pone emoción a este proceso.

Lo que sí parece estar claro es que el periodo para el cual se va a elegir fiscal va hasta junio de 2013. Pues así lo ha dicho la sala de consulta del Consejo de Estado, lo repitió el presidente Juan Manuel Santos y la misma Corte Suprema lo había dejado entrever sobre el periodo de Morales.

Este jueves la Sala Plena escuchará durante 15 minutos a cada uno de los tres candidatos y tal vez en ese momento se empezará a resolver el enigma del fiscal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.