Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/1995 12:00:00 AM

¿EL ESLABON PERDIDO?

Raúl Navarro Mojica podría ser la ficha que hacía falta para armar el rompecabezas del robo de Valledupar.

QUE UN ABOGADO DEfienda a su detenido es lo más normal del mundo. Pero que el abogado sea al mismo tiempo cómplice del detenido resulta por lo menos extraño. Y eso, según las autoridades fue lo que ocurrió con el abogado Raúl Navarro Mojica, defensor de José Manuel Molina Sevilla, uno de los sindicados por el robo de 24.000 millones de pesos al Banco de la República en Valledupar. Lo extraño en este caso es que la Dijin, el Cuerpo Técnico de Investigaciones -CTI- y la Fiscalía encontraron en uno de los apartamentos frecuentados por el abogado la suma de 286 millones de pesos hurtados al Emisor.
Mientras Navarro Mojica argumenta que ese dinero hace parte del botín de otro de los sindicados que pensaba entregarse el pasado viernes, las autoridades sostienen que el hecho de tener semejante cantidad del dinero robado es ya de por sí bastante sospechoso. "Además -dijo a SEMANA un miembro del grupo investigador- tenemos indicios que comprometen seriamente a Navarro con los autores del robo" . Como si ello fuera poco, a la infeliz coincidencia de aparecer como cómplice de uno de los ladrones detenidos, se vino a sumar el hecho de que el abogado es hermano del polémico ex senador José Ramón Navarro Mojica, ex rector de la Universidad Libre y recientemente suspendido por el Partido Liberal.
La detención de Raúl Navarro Mojica se presentó el pasado miércoles a las 10 y 30 de la noche en un apartamento del sector de Galerías, en Bogotá.
El abogado se encontraba en compañía de otras dos personas, quienes no fueron detenidas al comprobarse que nada tenían que ver con el millonario robo. En momentos en que el abogado era trasladado a las instalaciones de la Dijin en Bogotá, grupos especializados de la Policía y la Fiscalía allanaron otro apartamento, también frecuentado por Navarro Mojica, donde encontraron los 286 millones recuperados. El dinero se hallaba oculto en una caja de cartón, una maleta y un bolso de cuero. De acuerdo con las autoridades la milionaria suma estaba representada en billetes de 10.000 y pertenece a las series 68 y 75. "Los billetes estaban sucios de tierra, como si los acabaran de sacar de una caleta", dijo uno de los detectives que participó en la captura del abogado.
La detención de Navarro Mojica se presentó después de dos meses de continuos seguimientos tanto en Santa Marta, donde reside con su familia, como en Bogotá, donde venía con frecuencia. Según las autoridades, el abogado había llegado a la capital la semana pasada y luego de permanecer varios días en el apartamento del norte de la ciudad se trasladó al sector de Galerías, donde finalmente fue detenido.
El hermano del ex senador dijo a SEMANA que su captura entorpeció la entrega de uno de los sindicados del robo, quien pensaba someterse a la justicia la semana pasada y entregar parte del dinero robado. "Yo soy el apoderado de uno de los hombres que participó en el robo y que tenía pensado entregarse. Esa plata que cogieron es de él y no mía ", declaró el abogado.
Con la captura de Navarro Mojica se cierra un capítulo más de la novela en que se ha convertido el llamado 'robo del siglo' al Banco de la República en Valledupar. Del testimonio del abogado ante las autoridades depende buena parte del final de la novela. Todo hace pensar que Navarro Mojica, al tener vinculos con por lo menos dos de las 45 personas vinculadas al proceso, es un fuerte eslabón de la cadena que podría llevar a las autoridades hasta los principales autores del robo. "Ahora todo depende de qué tanto cante Navarro ", dijo uno de los detectives.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.