Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/18/2012 12:00:00 AM

El estilo Petro

En su primer mes y medio de gobierno, el alcalde de Bogotá ha encantado a algunos, enfurecido a otros y desconcertado a todos. ¿Cómo gobierna Gustavo Petro?

En la fachada del Palacio Liévano, en el centro de Bogotá, hay una inmensa pancarta roja que dice "¿Armar o Amar?" con un dibujo de una pistola disparando un corazón. Esa imagen, a la que los turistas toman fotos, resume el estilo y talante que ha demostrado el alcalde Gustavo Petro en su primer mes y medio como gobernante. Es provocativo, llama la atención y ataca temas de impacto nacional: el desarme, la gratuidad del agua y el culto a la vida. Tanto así que, después de un año y medio de dominar las noticias, todo parece indicar que a Juan Manuel Santos le salió competencia, al menos en los medios de comunicación. A Petro también le gustan los reflectores.

Después de más de diez años como senador de oposición, la manera como iba a gobernar Petro, el alcalde, era una incógnita para todos. "Hay un desconcierto y una fascinación morbosa por todo lo que hace, dice y piensa", dice uno de sus más cercanos colaboradores, quien añade que Petro es una figura de talla nacional y un zorro político que tiene olfato, intuición y capacidad de generar noticias. "Es una vedette nacional", cuenta un analista político que recuerda que en el curso de capacitación de la Esap, en diciembre, hubo una sesión de fotos de todos los alcaldes del país con Petro y que después, a la entrada, vendían la foto de Petro con cada gobernante local, como en un concierto de rock.
 
¿Y cómo ha sido el arranque del alcalde? Petro empezó con caos, desorden, polémica y confrontación. Mientras estaba en empalme, armó una tormenta noticiosa con su idea de fusionar las tres empresas públicas de Bogotá. El día de su posesión sorprendió a la ciudad con la propuesta del desarme y pocas semanas después se opuso a la fiesta brava y le quitó el patrocinio de las empresas distritales a la temporada de toros en la Santamaría. También generó polémicas por oponerse a la ALO y proteger los humedales, nombró una persona de la comunidad LGBT en un importante cargo, declaró que conciliaría con el Estado como víctima de las chuzadas, anunció que estaba pensando en peatonalizar la séptima, viajó a entrevistarse con Ollanta Humala y Rafael Correa, y firmó el decreto que otorga el mínimo vital de agua a los estratos 1 y 2. "Es un botafuego, dispara ideas todo el día" dice un funcionario de la Alcaldía. Para Armando Silva, investigador urbano del Externado, el estilo de Petro "conserva y cultiva un estilo estudiantil, protesta, es idealista, no se siente responsable por lo que dice, es emotivo, frentero, tirapiedra".

Sin embargo, el estilo de Petro tiene otro elemento: la política del amor. Desde la campaña, empezó a usar ese eslogan y ha continuado con él en el gobierno. Su discurso se basa en la protección a la vida y en la reconciliación. Según varios expertos, con esto busca desarmar su imagen fuerte y su pasado guerrillero. Lo mismo hizo Lula en su exitosa campaña presidencial de 2002 en Brasil. Después de varios intentos fallidos de llegar a la presidencia, se ideó el eslogan "Lulinha, paz y amor". Los brasileros empezaron a relacionar a Lula con el amor y los abrazos y no con las marchas sindicales ni con las fotos de él quemando la bandera de Estados Unidos. Y llegó al poder.

Otros describen a Petro como un Álvaro Uribe de izquierda. "Como Uribe, es obsesivo, peligrosamente serio con sus ideas, firme en sus convicciones, mesiánico, difícil de encasillar, auténtico, ajeno al protocolo y con mucha personalidad", dice una de las personas que más lo conoce. También comentan en la Alcaldía que descubrir el ritmo de trabajo de Petro fue una sorpresa. "Es agotador", dicen en los pasillos, y comentan que Petro está trabajando de ocho de la mañana a 11 de la noche, o incluso hasta las dos de la mañana, y hay días en los que se aprende todo de memoria sin tomar apuntes. En otras palabras, también trabaja, trabaja y trabaja. Es insistente, quiere saber de todos los temas, estar enterado y saber cómo se ha hecho en otras partes del mundo. Por esto la reuniones son interminables y su agenda, imposible de cumplir.

Y como si fuera poco, no le gustan los intermediarios. Él busca una sintonía directa con los ciudadanos, una prueba es su uso de Twitter. Actualmente, el alcalde tiene más de 160.000 seguidores y es el autor de más de 40.000 tweets. Según un ranking publicado el viernes por el portal Los30tuiteros.com, Petro es el político más influyente de Twitter en el país. El alcalde habla directamente con los ciudadanos, los invita a la Plaza de Bolívar y piensa en voz alta algunas de sus ideas en borrador.

Para Silva, la que Petro está construyendo con la ciudad es "una relación de animación permanente. Todos los días sale con una nueva idea que parece encontrarse en sus sueños. La lanza, la gente se trastoca, pregunta, se inquieta, luego el mismo alcalde la cambia. Pareciera que mide el pulso a ver hasta dónde llega".

Por todo lo anterior, críticos, columnistas, opositores como Gina Parody y Enrique Peñalosa, e incluso algunos ciudadanos de a pie piensan que el alcalde improvisa. Sin embargo, si se le estudia con lupa, su estilo resulta de una mezcla de espontaneidad y planeación. Todos los temas que ha posicionado estaban incluidos en su programa de gobierno y él los mencionó durante la campaña, lo que confirma la teoría de que nadie le para bolas a las propuestas de los candidatos. "Todo lo hace de una manera muy consciente, no es espontáneo, busca la participación de la multitud", opina Fernando Giraldo, analista político y profesor de la Universidad Javeriana. Ha sabido tomar temas de relevancia nacional y posicionarlos deliberadamente.

Las dos grandes preguntas que han surgido en estos dos meses es si ese estilo de gobierno le ha resultado y si es sostenible a través del tiempo. En este corto lapso, pareciera que sí está cosechando frutos. Según la encuesta del Centro Nacional de Consultoría para CM&, la única hecha hasta el momento, Petro cuenta con el 70 por ciento de aprobación de los encuestados. Si se mira con más detalle, es claro que el respaldo viene sobre todo de los estratos 1 y 2, los más beneficiados por su plan de gobierno. Petro sabe para quién está gobernando aunque eso implique declarar una batalla campal contra los intereses de la élite. Y aunque hay quienes dicen que no ha tenido luna de miel con el Concejo ni con la opinión pública, y que es objeto constante de críticas de los medios de comunicación, en la Alcaldía no lo sienten así. Afirman que no ha sido fácil, sobre todo por la actitud del propio Petro, pero sienten que sí han logrado captar la atención de los medios y que casi todos les han dado un compás de espera.

La otra pregunta es si ese estilo es sostenible durante cuatro años. Petro va a seguir polemizando y dando de qué hablar. Su estrategia de confrontacion puede darle réditos políticos, pero tambien le puede granjear muchos enemigos. Una cosa es estar en la oposición y otra estar al frente de una ciudad en decadencia, que tiene un presupuesto de 16 billones de pesos al año.El reto de Petro es lograr resultados concretos. En otras palabras, pasar del dicho al hecho.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?