Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/29/2012 12:00:00 AM

El factor 'Martínez-Abadía' en las votaciones del Valle

Los vallecaucanos creen que ni el voto en blanco o el triunfo del candidato de Unidad serán suficientes para sacar del poder a los polémicos Juan Carlos Martínez Sinisterra y Juan Carlos Abadía, ¿por qué?

Una señal clara de la incertidumbre política que agobia por estos días al Valle del Cauca, es que pese a la existencia de un candidato de coalición donde se agrupan siete partidos, la victoria para este aspirante no está asegurada en las elecciones atípicas del próximo domingo.
 
En cambio, quienes podrían ganar con cara y con sello son los polémicos dirigentes el exsenador Juan Carlos Martínez Sinisterra y el exgobernador destituído Juan Carlos Abadía. El primero condenado por parapolítica y nexos con narcotraficantes y el segundo inhabilitado por 17 años para ocupar cargos públicos.
 
Ellos son considerados los responsables intelectuales de las desgracias del Valle y que en la actualidad el departamento ostente el penoso récord de sumar ocho gobernadores en dos años. Los dos mandatarios destituidos (Juan Carlos Abadía y Héctor Fabio Useche) son de la misma cuerda política de Martínez.
 
La atipicidad de estas elecciones, sumado a la apatía, el fantasma de la abstención y que la jornada se hará en medio de un puente festivo, son caldo de cultivo que juegan en favor de la estructura de Martínez y Abadía, quienes históricamente le han sacado provecho a la división política de sus oponentes y el desgano de los vallunos por apostarle a un verdadero cambio en las urnas.
 
"Divide y reinarás", fue una de las conclusiones a las que llegó recientemente Nicolás Orejuela, director ejecutivo de la Unidad de Acción Vallecaucana, una corporación privada de talante gremial que vela por el desarrollo de la región y que invita a los vallunos a votar masivamente, porque según él "no nos podemos volver a equivocar".
 
Y como ha sido habitual en las recientes elecciones en el Valle, los mismos candidatos ya empezaron a lanzar señalamientos en el sentido de los famosos 'maletines con dinero' con los que se compran líderes. No hay duda que esa práctica será determinante en esta contienda, debido a que por tratarse de una elección atípica no existirá el incentivo local de aspirantes a concejos o alcaldías, que por lo general mueven barriadas. Es decir, los votantes irán a las urnas por convicción o por estímulos ilegales.
 
Por eso hay quienes creen que en estas elecciones el voto en blanco tiene serias posibilidades, pero a esa idea también le apareció el factor 'Martínez-Abadía'. De imponerse el voto en blanco la dupla de los Juan Carlos ganaría tiempo precioso manteniendo en el poder a la actual gobernadora encargada, Adriana Carabalí, que es de su estructura política.
 
Además, líderes de opinión como el columnista y director de información del diario El País de Cali, Diego Martínez Lloreda, temen que detrás de esa corriente de intelectuales que promueve el voto en blanco, se hayan colado algunas fichas de los Juan Carlos
 
Y si el triunfo es para el candidato de la Unidad Nacional, Ubeimar Delgado, muchos sectores creen que tras bambalinas existe una sintonía amigable con el polémico ex senador Martínez Sinisterra.
 
Esa conclusión surge porque en las elecciones territoriales de 2011, en la que Ubeimar era el tercer candidato con mejor opción, finalmente no se retiró para sumarse a la campaña del liberal Jorge Homero Giraldo, quien perdió frente a Héctor Fabio Useche por escasos 5.000 votos. Ubeimar obtuvo en esa contienda más de 200.000 votos que nunca liberó y que le hubieran servido a Homero para superar a Useche. Desde entonces muchos lo culpan de que Martínez y Abadía sigan en el poder ya sea en cuerpo ajeno.
 
Tras bambalinas Ubeimar desmiente que en esa elección haya apoyado al candidato de Martínez y explica que no renunció para sumar sus votos a Homero "por dignidad", y porque éste incumplió un pacto previo que consistía en que él (Homero) sería el candidato único en las elecciones atípicas en 2010 cuando fue destituido el entonces gobernador Abadía y "yo el candidato único en las elecciones ordinarias de 2011".
 
Para aumentar las sospechas en el sentido de que Ubeimar era el 'gallo tapao' de Martínez en las elecciones de 2011 y probablemente en estas atípicas, le recuerdan que él (Ubeimar) le sirvió de testigo a Useche para posesionarse como gobernador. En una entrevista al diario El País, el candidato explicó que lo hizo "por respeto institucional y porque me invitaron, y a uno cuando lo invitan tiene que participar".
 
Todas esas dudas cierran con un broche de oro inexplicable para muchos: el gerente de la actual campaña de Ubeimar Delgado a la gobernación es Víctor Julio González Riascos. Si bien el señor González es un profesional con una excelente hoja de vida, en el Valle nadie olvida que fue cónsul de Colombia en Panamá como cuota política de Martínez dentro del gobierno Uribe. Además, en las fallidas elecciones atípicas de 2010, González era el candidato de la dupla Martínez y Abadía.
 
Pero también existe el escenario probable que gane Francined Cano, avalado por el MIO y considerado la ficha con la que Martínez y Abadía se juegan sus cartas para seguir al frente de la gobernación.
 
Lo curioso de este candidato es que hasta hace unos meses era una de las fichas políticas de la senadora Dilian Francisca Toro, a tal punto que en las elecciones al Congreso en 2010 fue candidato a la Cámara y en 2011 repitió aspiración pero a la alcaldía de Buga, su ciudad natal. En ambas contiendas lo hizo avalado por La U bajo el padrinazgo de la senadora Toro, pero se quemó.
 
De ahí que hasta hace poco su candidatura estuvo en vilo tras una demanda que le interpusieron en el Consejo Nacional Electoral, CNE, por doble militancia. Finalmente el CNE rechazó la demanda por extemporánea.
 
El tercer candidato y quizás el de mejor hoja vida profesional es Carlos González, avalado por el Polo, pero su campaña ha sido invisible para los vallunos y él mismo se ha quejado de la falta de recursos.
 
Para rematar la incertidumbre del panorama político en el Valle, la reciente aparición en escena del ex senador Martínez a quien el pasado martes un juez le concedió la libertad condicional faltando cinco días para las elecciones, movió el tablero de las apuestas electorales, pese a su posterior captura y traslado a Bogotá.
 
Todos en la región saben que una cosa son las elecciones con Martínez neutralizado y una muy distinta con él en la calle moviendo sus fichas, sellando alianzas y disciplinando líderes. No obstante, hay quienes creen que los fajos de billetes que circularon en otras elecciones no se verán en esta oportunidad porque su maquinaria política está oxidada tras la reciente destitución del gobernador Useche, ya que éste no alcanzó a aceitarla.
 
Pero en medio de un panorama tan desolador hay una buena noticia para estas elecciones. En vista de los reiterados problemas de supuesto fraude, esta vez la Registraduría instalará 1.702 estaciones biométricas en 16 municipios para que las huellas dactilares del 80 por ciento de los votantes sea cotejada en tiempo real y así evitar suplantaciones.
 
Sin duda todos esos esfuerzos sirven para un departamento plagado de escándalos electorales y donde hasta los muertos votan; pero la gran duda sigue inquietando a los vallunos: ¿podrán arrebatarle el poder a la dupla Martínez y Abadía?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.