Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2010 12:00:00 AM

El fenómeno del PIN

A pesar de que buena parte de sus candidatos han sido cuestionados por su relación con la para-política, el PIN se podría convertir en una de las bancadas más fuertes en el próximo Congreso.

Durante los últimos tres años, voces de los medios, la academia y la opinión calificada han insistido en que la crisis de la política colombiana tocó fondo. En columnas, ensayos y conferencias, se volvieron comunes las afirmaciones que señalan que nunca antes había existido un Congreso tan ilegítimo y que en ningún momento de la historia del país la representación política se había degradado tanto. En los últimos años, palabras, como 'para-política' se acuñaron como categorías permanentes en el lenguaje de quienes analizan el poder.

En términos de la composición del Congreso, el panorama para los próximos años no promete ser muy diferente. La mayoría de las listas de candidatos que se inscribieron la semana pasada es una mezcla entre 'manzanilla' y opinión, en la que los aspirantes con más posibilidades de ganar son los que acuden a formas tradicionales de hacer política. En esta temporada los costos de las campañas son desorbitantes para quienes buscan renovar el poder o se inician en él. Por si fuera poco, hay un numeroso grupo de cuestionados aspirantes que tienen un electorado amarrado de antemano que podría alcanzar para sacar al menos 20 curules en el Senado y 40 en la Cámara.

Entre los candidatos polémicos, hay un número considerable en la lista del Partido de Integración Nacional (PIN), fundado recientemente para darles aval a algunos aspirantes que no fueron avalados ni en la U ni el Partido Conservador. Así, en el mundillo de la política, para nadie es un secreto que en PIN hay un buen número de candidatos polémicos e investigados por su posible vinculación con la ilegalidad.

PIN nació a finales del año pasado con el cambio de nombre del extinto partido uribista Convergencia Ciudadana, fundado por el ex senador Luis Alberto Gil y el ex gobernador de Santander Hugo Aguilar. Hoy día, el primero se encuentra preso por para-política y Aguilar tiene una investigación pendiente por sus posibles nexos con el Bloque Central Bolívar de las Autodefensas. Como también sucede en otros partidos, en el PIN también hay quienes buscan heredar la cauda electoral de familiares investigados. Así, en la lista a Senado, se inscribieron Doris Clemencia Vega -segundo renglón y esposa de Gil- y Nerhink Mauricio Aguilar, hijo del ex gobernador Aguilar.

La presencia de familiares de políticos polémicos en el PIN se fortaleció a comienzos de la semana pasada, cuando a este partido se sumaron los candidatos de ADN después de que el Consejo Nacional Electoral le suspendió la personería a este nuevo partido. Así, entre los que llegaron al PIN están Viviana Patricia Blel, sobrina de Vicente Blel, investigado por para-política; Teresita García Romero, hermana de Álvaro García Romero, a quien la Fiscalía pidió condenar por sus vínculos con paramilitares de Sucre. Hernando Alberto de la Espriella y Raúl Alberto Vives, hermanos de Miguel Alfonso de la Espriella y Luis Eduardo Vives, quienes también estuvieron detenidos por para-política.

Por último, en el PIN también hay varios candidatos reconocidos por su cercanía a Enilse López, la 'Gata'. Entre ellos están su hijo Héctor Julio Alfonso y Antonio José Correa, quien fue secretario de Educación de Magangué cuando Jorge Luis Alfonso López, el hijo mayor de la 'Gata', era alcalde de ese municipio; y Dairo José Bustillo, quien renunció a la presidencia del directorio conservador de Bolívar después de que este partido le negara el aval a Héctor Julio Alfonso en 2006.

Fuentes del extinto y fugaz partido ADN le dijeron a SEMANA que la llegada de los candidatos de su partido al PIN, provino de una negociación entre varios representantes de ADN y Luis Alberto Gil, preso en La Picota.

Pero no sólo se acordó la fusión de las listas a Senado. También llegaron al PIN candidatos a la Cámara de Representantes, sobre todo del Valle, donde ADN ha tenido una fuerza especial desde sus orígenes. No en vano entre sus jefes naturales está el elector vallecaucano Juan Carlos Martínez, preso por para-política. De hecho, en una visita que hizo a Buenaventura en 2008, Martínez anunció que no se lanzaría nuevamente al Senado, pero que entre sus candidatos al Congreso estarían su primo Jairo Hinestroza Sinisterra y Hemel Hurtado, actual representante a la Cámara.

Otro de los candidatos polémicos que están en el PIN es Manuel Julián Mazeneth Corrales, uno de los que cuentan con más publicidad en la costa Caribe y quien no recibió aval de la U. Según varios políticos de Magdalena e investigaciones de los portales electrónicos verdad abierta y la silla vacía, Mazeneth es cuota del Trino Luna, ex gobernador de este departamento que estuvo tres años en la cárcel por cuenta del escándalo de la para-política.

Por todo lo anterior, en sectores del uribismo se menciona que el PIN es una especie de 'partido de reciclaje', al cual llegan candidatos que no quisieron recibir los partidos más importantes de la coalición de gobierno: la U y el Conservador.

Sin embargo, en buena parte son candidatos con fortines políticos cautivos y músculo financiero para financiar grandes campañas. Recientemente han salido a la luz pública denuncias que señalan que candidatos del PIN están comprando votos a diestra y siniestra en varias regiones del país. Así, el senador Juan Manuel Galán sostuvo que "los aspirantes del PIN a Senado les han ofrecido dinero a líderes en Santander y Cundinamarca a cambio de que estos les aporten cientos de votos".

El candidato más fuerte del PIN, antes de que llegara ADN a sus filas, era Samuel Arrieta, quien hoy hace parte de la comisión primera del Senado. Arrieta llegó con Convergencia Ciudadana al Congreso y hoy, paradójicamente, está en riesgo de quemarse por cuenta de las alianzas de su partido con ADN. No en vano se calcula que candidatos como Mazenet o Héctor Julio Alfonso serán quienes arrasarán en esta lista. Por su parte, el ex embajador en Sudáfrica Carlos Moreno de Caro, quien encabezaba la lista de ADN, hasta el viernes pasado no estaba en la lista del PIN. Al parecer, Moreno de Caro exigía el número 1 de la nueva plancha y este no se le dio para respetar la cabeza de Arrieta y su condición de fundador del partido.

Los cálculos electorales que se hacen entre los congresistas apuntan a que el PIN obtendría más de un millón de votos al Senado. Esto significa que por lo menos podría elegir 14 congresistas, que equivalen casi al 15 por ciento del total de senadores electos.

En medio de la peor crisis de credibilidad del Congreso, es tan insólito como preocupante que un partido de estas características pueda obtener tantas curules. Sin embargo, a un mes de las elecciones parlamentarias, la dinámica electoral y la fuerza de las maquinarias hacen prever que así será. Y este partido PIN será el termómetro para saber hasta dónde llega la crisis de representación política y qué tanto la política colombiana y la ciudadanía han aprendido de los errores del pasado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.