Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/11/2012 12:00:00 AM

El fin del conflicto aparece en el panorama de la Cumbre

Organizaciones sociales colombianas les piden a los presidentes de las naciones que visitarán Cartagena "buenos oficios" y "acciones diplomáticas" para que el único conflicto armado vigente en el continente tenga una salida negociada.

La expectativa de lo que pueda suceder en la Cumbre de las Américas de Cartagena da para todo. Hasta para pensar que los gobiernos del continente contemplen iniciativas para que el país anfitrión supere el conflicto armado interno que se ha extendido, y se mantiene vigente, por más de cinco décadas. No en vano entre los mandatarios que asistirán a la cumbre hay un premio nobel de paz, el estadounidense Barack Obama.
 
Y pese a que el gobierno de Juan Manuel Santos pretende que a Colombia se le identifique por algo más que drogas, guerra o café, es difícil aún que estos no sean temas de preocupación para el hemisferio.
 
Colombia, según varias organizaciones sociales, especialmente defensoras de derechos humanos que han llegado a Cartagena a participar de la Cumbre de las Américas, es el único país del continente en el que prevalece un conflicto armado interno. El propio Gobierno lo reconoce. Y ha anunciado algunas iniciativas que podrían llevar a que el presidente Santos saque de su bolsillo y utilice la llave de la paz.
 
Pero esas mismas organizaciones sociales, ansiosas por que llave de la paz se utilice pronto, suscribieron un manifiesto que pretenden proponer a todos los presidentes del hemisferio. No sólo a los que visitarán Cartagena, también incluyen a los dos ausentes, el cubano Raúl Castro y el ecuatoriano Rafael Correa.
 
Un manifiesto cuyo propósito es que los gobiernos del continente "ofrezcan y faciliten espacios y sus buenos oficios" para "eventuales acercamientos" entre el gobierno colombiano y las guerrillas que aún continúan alzadas en armas.
 
Las organizaciones sociales colombianas les piden a los mandatarios del continente que "esos buenos oficios" contribuyan a "generar confianza" entre las partes (gobierno colombiano y guerrillas) para que puedan "transitar los caminos del diálogo político".
 
"(…) Entendemos que la guerra en Colombia es un reto para la cooperación internacional para superar la condición de riesgo –fronterizo y regional- que constituye el propio conflicto armado, como para establecer políticas regionales y estrategias mancomunadas para afrontar las formas de criminalidad organizada de carácter transnacional –entre ellas el narcotráfico- que impactan negativamente y retroalimentan la violencia en nuestros países", dicen las organizaciones sociales en la carta al advertir que "hoy más que nunca" es necesaria la participación de otras naciones para allanar los caminos a la solución negociada del conflicto.

Y dicen que ese sería "el mejor aporte" que le pueden ofrecer los mandatarios reunidos en Cartagena a la sociedad colombiana.
 
Cuando las organizaciones sociales hablan de "buenos oficios" se refieren a la "activación de mecanismos diplomáticos" que les permitan al gobierno colombiano y a las guerrillas "encontrarse de manera reservada" para explorar caminos que superen el único conflicto armado que hay en el continente.
 
"Encuentros reservados". Parece ser una propuesta con la que no comulga el actual presidente colombiano, Juan Manuel Santos. Una semana atrás, cuando las FARC liberaron a los 10 uniformados que aún admitía tener secuestrados en su poder, el mandatario se refirió a las eventuales mediaciones de gobiernos extranjeros.
 
Tras esa liberación Santos dijo que el tema de la paz es un "asunto interno y exclusivo" de Colombia y que su manejo solo corresponde a él.
 
Por eso, aunque las organizaciones sociales tengan la aspiración que la declaración final de la Cumbre incluya algún contenido sobre el conflicto armado -como sucedió en la Primera Cumbre de las Américas cuando se afirmó que "resulta intolerable y moralmente inaceptable la existencia de una guerra interna en Colombia", tal pretensión parece imposible. La declaración, como lo aclararon los ministros colombianos María Ángela Holguín y Germán Vargas Lleras, será plenamente concertada por todos los países, y no será superior a los principios constitucionales de cada nación.
 
Sin embargo, como se dijo que la Cumbre no vetará ningún tema, la petición de estas organizaciones (de las que hacen parte la Asamblea permanente de la sociedad civil por la paz, Codhes, Corporación Nuevo Arco Iris, Indepaz, entre otras) probablemente sea contemplada. Pero sus efectos se desconocen.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.