Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/20/2011 12:00:00 AM

El gran elector

Con el cerrado empate entre Peñalosa y Petro en la campaña por la Alcaldía de Bogotá, lo que Mockus haga o deje de hacer va a resultar definitivo.

Enrique Peñalosa y Gustavo Petro están igualados. Y no por la figura del empate técnico, en la que se suma o se resta el margen de error de una encuesta para definir una franja dentro de la que se ubican los candidatos, sino por la del empate matemático: si las elecciones fueran hoy, cada uno recibiría un 22 por ciento del voto total. Esa es la conclusión de la encuesta realizada por la firma Ipsos-Napoleón Franco para la gran alianza de RCN Radio, La FM, RCN Televisión y SEMANA, publicada el miércoles pasado.

La pregunta, en consecuencia, es cómo se puede romper la igualdad en el marcador. Y los números sugieren que el tercero en discordia, Antanas Mockus, puede ser el gran elector. Aunque nadie puede asegurar el endoso de sus votos a otro candidato, el ahora abanderado de la ASI -Alianza Social Independiente, antes denominada Alianza Social Indígena- puede ser el fiel de la balanza. De hecho, su lanzamiento tardío recompuso el tablero. Según la encuesta, Mockus conserva un 37 por ciento del apoyo de los electores del Partido Verde y Peñalosa solo se quedó con un 19 por ciento, mientras que un 22 está con Petro. Una eventual alianza entre Petro y Mockus -que estuvo a punto de producirse en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2010, pero que se frustró por oposición de Peñalosa- fortalecería las opciones de Petro.

A Peñalosa, en consecuencia, le conviene que su excompañero de batallas en los verdes mantenga su lucha hasta el final. Su base está en otras toldas: en un 47 por ciento de los miembros del Partido Conservador y en un 40 por ciento de los de La U. Según los datos desagregados, hasta el momento hay poca fidelidad de las bases de los partidos con sus candidatos oficiales: Petro tiene un 65 por ciento del apoyo del Polo, frente a un 5 por ciento de Aurelio Suárez; Luna solo capta un 4 por ciento de los liberales, mientras un 27 se inclina por Peñalosa, y los conservadores no están con Dionisio Araújo. El electorado bogotano, definitivamente, no es partidista.

El empate global de Peñalosa y Petro no se extiende a todos los estratos sociales. Por el contrario, hay grandes diferencias. A Peñalosa le va muy bien en el alto -atrae un 49 por ciento frente a un 13 de Petro- y pierde con Petro en el bajo -con una diferencia de 21 a 17 por ciento- y en el medio, por un margen de 24 a 15 por ciento. Si las intenciones de voto se analizan por edades, Peñalosa gana ventaja en la medida en que crece el rango y Petro es más competitivo entre los jóvenes.

Otra hipótesis de desempate sería una alianza entre Carlos Fernando Galán, David Luna y Gina Parody, cuyas campañas han tenido contactos y han presentado programas que tienen coincidencias. En las redes sociales se habla con simpatía de un proyecto generacional y ninguno de los tres tiene, según la encuesta, niveles de rechazo como los de los punteros. Esta opción, sin embargo, se topa con un obstáculo: el escaso reconocimiento de los tres. A pesar de que las campañas ya están en marcha, todavía a Galán lo desconoce un 46 por ciento; a Parody, un 37 por ciento y a Luna, un 53 por ciento.

Capítulo aparte merece al candidato del Polo, Aurelio Suárez. Un 83 por ciento de los bogotanos no lo conoce y su imagen negativa -13 por ciento- triplica la favorable. Su apuesta depende de que en la medida en que se dé a conocer logre cautivar electores de opinión y de amarrar las bases de la colectividad, que hoy se sienten atraídas por Petro. El conservador Dionisio Araújo también tendrá que derrotar su falta de presencia en los radares de los electores.

Con un empate tan cerrado en la punta, los errores y los aciertos de las estrategias de campaña resultarán muy determinantes. Petro y Peñalosa están en un cabeza a cabeza, pero tienen diferencias en sus apoyos partidistas y por estratos. Sin duda, ambas campañas tienen los ojos puestos más en el 16 por ciento de los independientes -una franja más petrista y mockusista que peñalosista- que en un 28 por ciento aún no sabe por quién votará.
 
Fuente: Napoleón Franco

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.