Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/27/2003 12:00:00 AM

El gran ganador

Con el avance de la izquierda en el país la candidatura de Antonio Navarro Wolff se consolida para 2006.

En Colombia siempre se ha considerado sano que los ex guerrilleros lleguen a desempeñar un papel importante en la política nacional. No tiene mal ambiente que alcaldías, gobernaciones y hasta ministerios queden en manos de reinsertados como una demostración de que dejar el monte sí paga. Sin embargo, a pesar de esa actitud amplia y democrática, la verdad es que pocos había pensado que un ex guerrillero pudiera llegar a la Presidencia de la República.

Esto puede haber cambiado el domingo pasado. El movimiento del péndulo político hacia la izquierda abre posibilidades que hasta hace pocas semanas eran impensables. Nadie consideraba posible que los partidos Liberal y Conservador quedaran prácticamente desaparecidos del poder local en las grandes capitales. Las fuerzas que históricamente estaban por fuera del establecimiento conquistaron no sólo la Alcaldía de Bogotá sino las de otras ciudades importantes. Y en cuanto a gobernaciones, triunfos como el de Angelino Garzón en el Valle no hacen sino confirmar esa tendencia.

A los 12 años de haber sido promulgada la Constitución de 1991 el espíritu que la inspiró parece haberse traducido en hechos concretos. La Constituyente pretendió incluir a las fuerzas que se consideraban excluidas. Fue precisamente por eso que se desmovilizaron el M-19 y el EPL que terminaron participando en esa Asamblea. Durante años el bipartidismo se mantuvo intocable y esas minorías no llegaron sino a posiciones simbólicas basadas más en la generosidad de los ganadores que en la fuerza electoral propia.

El poder real no se obtiene cuando se recibe como regalo sino cuando se gana por cuenta propia. Y eso es lo que está logrando la izquierda en Colombia. El símbolo de ese fenómeno hasta el domingo pasado era Lucho Garzón. Pero a partir de ahora será Antonio Navarro. El es el mayor beneficiario de los últimos resultados electorales. La izquierda democrática, saboreando el triunfo y con ánimo de más, va a jugársela toda por la Presidencia de la República. Y el único presidenciable de toda esa dirigencia es Antonio Navarro. Al igual que Lucho, ya no asusta tanto. Y a diferencia de Lucho, se ha granjeado el respeto de buena parte de la clase dirigente tradicional. Después de su reinserción Navarro ha sido ministro (de Salud), constituyente, alcalde, representante y senador. Y en todas estas posiciones ha mostrado inteligencia, seriedad y equilibrio.

Paradójicamente, a pesar de esas condiciones personales y de las ganas de triunfo de la izquierda, ésta está más desorganizada que los partidos tradicionales. El mito de la disciplina de los mamertos es una cosa del pasado. Hoy lo único que hay es una serie de alianzas coyunturales de personas y movimientos antiestablecimiento que tienen algunos votos. El propio Polo Democrático, como partido, es más una ficción que una realidad. Aunque está legalmente constituido, sus integrantes tienen movimientos propios y más rivalidades entre ellos que las que se ven hoy en la dirección liberal de Piedad Córdoba y sus muchachos. Por lo tanto el Polo Democrático, más que un partido unificado, es una sombrilla que congrega a los contradictores del sistema. Esta falta de organización no es grave en elecciones en las grandes capitales, donde el voto de opinión es rey. Pero en el resto del país el voto es de maquinaria, y es ahí donde la izquierda tiene una gran desventaja. Para ganar la Presidencia se necesitan los dos sectores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.