Sábado, 30 de agosto de 2014

Nuevo comandante general de las Fuerzas Militares, Leonardo Barrero. Archivo SEMANA

| 2013/08/13 00:00

El gran salto del mayor general Barrero

El nuevo comandante de las Fuerzas Militares pasa de ser un mando regional al máximo cargo que pude ostentar un militar.

Cuando se planteó la posibilidad de quien hasta el lunes fue el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, saliera de su cargo, se pensó que muy seguramente su relevó sería alguno de los oficiales que venían en escala detrás suyo. No hay dudas que el nombramiento del mayor general Leonardo Alfonso Barrera Gordillo en su lugar, es una sorpresa para muchos.

Barrero es compañero de escuela y un oficial cercano al saliente comandante del Ejército Sergio Mantilla, lo que los hace de una generación más reciente de militares, si se compara con la de Navas. Pero precisamente fue este último el que le habría entregado su voto de confianza como su sucesor, al decirle al presidente Juan Manuel Santos y al ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, que él era el indicado para continuar con su legado al mando de las Fuerzas Militares.

Barrero tiene más de 35 años de vida militar y la mayoría de ellos ha permanecido en el suroccidente colombiano. En zonas complicadas, donde se combate frontalmente contra la subversión, las organizaciones dedicadas al narcotráfico, bandas criminales y la delincuencia común.

Sus subalternos lo describen como un líder natural en el manejo de las tropas que tiene bajo su mando y en la implantación de proyectos productivos especialmente en los departamentos como el Cauca, Valle del Cauca y Nariño.

En su extensa carrera militar ha pasado por diferentes cargos. Ha sido comandante de del batallón Pichincha en Cali, de la brigada 29 en Popayán, de la VI división en el Caquetá, de la III división en Popayán y actualmente estaba al mando del Comando Conjunto del Suroccidente, que opera en esa parte del país.

Barrero le ha tocado sacar dotes de negociador y ponerles frente a diferentes manifestaciones campesinas e indígenas en la zona del Cauca, de las cuales muchas ha llevado a feliz término gracias a la facilidad -que dicen quienes los conocen- tiene para ser mediador en ese tipo de casos.

Su llegada al Comando Conjunto del Suroccidente se dio en el 2012, luego de las manifestaciones de los indígenas con las que se buscaba expulsar a la Fuerza Pública de la zona de Toribío en el Cauca. Su nombramiento se dio gracias a su experiencia en el tema. En ese momento, el propio Santos decidió que era la persona indicada para estar al frente de la Unidad Militar que se estaba reactivando.

Aunque parecería extraño que el oficial no ocupara primero otro cargo como el de comandante del Ejército antes de llegar a la jefatura de las Fuerzas Militares, el hecho no es del todo salido de contexto, si se tienen en cuenta que su hoja de vida es destacada y el relevo generacional, lo hacen un candidato propicio para dar ese cambio al que sin duda aspiró el Gobierno, al nombrar una cúpula totalmente nueva.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×