Viernes, 20 de enero de 2017

| 2005/02/06 00:00

El hombre clave

La captura de Julio César López es un contundente golpe en contra del cartel del Norte del Valle.

La persecución contra Wilber Varela, alias 'Jabón',(arriba) obligó al capo a esconderse. Esto hizo que el mando de su organización criminal quedara en manos de su socio principal, Julio César López, arrestado la semana pasada por la Dijin.

A LA MAYORÍA DE LOS COlombianos el nombre de Julio César López Peña no les dice nada. Sin embargo, en el mundo de la mafia este hombre es clave. Conocido con los alias de 'Julito', 'Ojitos' o 'el Pájaro', es uno de los capos más escurridizos y peligrosos del país. En los dos últimos años se ha convertido en uno de los más poderosos narcos y en uno de los objetivos de la Policía Nacional y las principales agencias antidrogas del mundo.

Desde hace más de 10 años López forma parte de la organización de uno de los narcotraficantes más buscados del mundo: Wilber Varela, alias 'Jabón', uno de los jefes del cartel del norte del Valle. En poco tiempo López se ganó la confianza de 'Jabón' y rápidamente asumió un papel protagónico dentro de esa estructura de la mafia en el occidente del país. Se convirtió en la mano derecha y socio de 'Jabón' para el envío de droga hacia el exterior. Fue el encargado del diseño y supervisión de las estrategias para lavar el dinero del narcotráfico mediante inversiones en Colombia y el exterior. Aparte de eso, una de sus labores más importantes consistió en montar y coordinar las actividades de las temidas oficinas de cobro de la organización en el Valle, Eje Cafetero y Bogotá. López siempre mantuvo un perfil muy bajo y por años consiguió que su nombre y su imagen permanecieran en el anonimato.

Sin embargo, cuando se desató la guerra entre Varela y su archienemigo y antiguo socio Diego Montoya, alias 'Don Diego', López salió del anonimato. Montoya ofreció, por medio de panfletos que fueron repartidos en varios municipios del Valle, una recompensa de 5.000 millones de pesos a quien le entregara a López vivo o muerto por ser el encargado de manejar las actividades del brazo sicarial de 'Jabón' en la guerra entre los dos clanes mafiosos.

Hace dos años la Dijin de la Policía y la Fiscalía lanzaron una ofensiva para acabar con las organizaciones de Montoya, Varela y otros miembros del cartel del Norte del Valle. Principalmente empezaron a atacar en forma sistemática las finanzas y los grupos de sicarios. La presión obligó tanto a Montoya como a Varela a esconderse. Cuando desde el año pasado este último se vio obligado a desaparecer, López asumió la jefatura de toda la organización de 'Jabón'.

A partir de entonces la Dijin comenzó a perseguir a quien se había convertido en el nuevo hombre fuerte del cartel. "Aunque intentó mantener una apariencia humilde, tenía un gran poder económico y múltiples propiedades en el Quindío, Valle y Bogotá", afirma el director de la Dijin, coronel Óscar Naranjo.

Durante varios meses los investigadores comenzaron a rastrear por todo el país a López y sus actividades. Los seguimientos permitieron a las autoridades identificar los contactos y socios del capo. El jueves de la semana pasada miembros de la Dijin y la Policía Metropolitana de Medellín ubicaron y arrestaron a López en una finca en el municipio de Caldas, Antioquia. Las felicitaciones de las agencias antidrogas internacionales no se hicieron esperar. La captura de López, solicitado en extradición por el gobierno de Estados Unidos, es el golpe más fuerte que ha recibido la organización de Wilber Varela y es sin duda alguna un importante paso en la desarticulación definitiva del cartel del Norte del Valle del Cauca

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.