Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/24/2015 8:11:00 AM

El horrendo crimen que tiene conmocionado a Antioquia

La joven Paula Natalia Álvarez, de 17 años, y su abuela, Rosa María Pavas, fueron asesinadas en Caldas, Antioquia, en circunstancias degradantes y crueles.

La quebrada La Valeria, del municipio de Caldas, en Antioquia, fue escenario de un hallazgo espeluznante. En la tarde de este sábado varios vecinos alertaron a la Policía sobre la posible presencia de restos humanos atrapados en las piedras del afluente.
 
En efecto, se trataba de un cráneo que horas más tarde, gracias a un cotejo por carta dental, pudo ser identificado por Medicina Legal. El dictamen indicaba que los restos pertenecían a Paula Natalia Álvarez, un jovencita de 17 años que llevaba cuatro días desaparecida.
 
De Natalia no se volvió a saber desde el mismo día en que su abuela Rosa María Pavas de Cuervo, de 67 años, fue hallada muerta en su casa. En un principio las mismas autoridades, en declaraciones off the record, especularon sobre la posibilidad de un suicidio como hipótesis. Sin embargo, con el discurrir de las horas y con el posterior descubrimiento en la quebrada el caso fue tomando ribetes insospechados.


Cartel de cuando Paula fue desaparecida. Foto: Archivo Particular

Utilizando luces especiales, un equipo forense encontró que en la casa de doña Rosa, del barrio Las Margaritas, de Caldas, había restos de sangre que fueron removidos y limpiados en el momento del crimen.
 
Una tesis inobjetable es que tanto doña Rosa como su nieta fueron asesinadas en estado de indefensión. La pregunta que ronda ahora en este municipio del sur del Valle del Aburrá es quién lo hizo. Natalia estaba recién graduada de bachiller del Colegio Pedro Luis Álvarez Correa, donde su mamá trabaja en oficios varios. Desde allí la recuerdan como una niña sana, sin problemas, que como cualquiera otra andaba en la búsqueda de oportunidades de estudio. Natalia se había matriculado en una carrera técnica en el Sena.
 
El general José Gerardo Acevedo, comandante de la Policía Metropolitana del Valle del Aburrá, ha estado al frente del caso, liderando un equipo compuesto por varias instituciones del Estado que avanzan en las pesquisas. Acevedo, que ha sido prudente para no torpedear las investigaciones, dijo que no se puede asegurar que haya una banda delincuencial comprometida con le hecho. Se espera que en las próximas horas tanto la Policía como la Fiscalía anuncien la captura de los responsables, quienes ya perecen estar identificados.
 
El crimen de Paula y su abuela ha generado conmoción en el municipio de Caldas, distante a sólo 15 minutos de Medellín. Este lunes festivo se llevó a cabo una vigilia en el parque principal, a la que acudieron cientos de personas que se hicieron presentes con flores y velas como símbolo de rechazo a los actos violentos de los que fueron objeto estas dos mujeres.
 
La vigilia transcurrió en medio de otra noticia fatídica. Horas antes habían sido avistados el torso y el brazo de un cuerpo femenino a orillas de la vieja vía que conecta a Caldas con el municipio de La Estrella, específicamente en el corregimiento de La Tablaza. Medicina Legal trabaja en la identificación de estos restos para así establecer si hay conexión con el crimen de la menor.
 
En la vigilia, el sacerdote homenajeó la vida de Natalia y la de doña Rosa, a quien consideró una mártir que prefirió la tortura a permitir que le arrebataran a su nieta de los brazos.