Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/8/2014 12:00:00 AM

La molestia de los concejales con Santos

Los cabildantes reclaman para que se regule el tema de la salud y la pensión, además de subsidios para educación.

Una vez terminada la campaña presidencial, nombrados los ministros y puesto en marcha el nuevo gobierno, las cuentas de cobro a nombre del presidente Juan Manuel Santos no se han hecho esperar.

Esta vez los concejales que remiten la factura son aquellos que le están reclamando al Gobierno una promesa incumplida desde hace dos años.

Se trata del incumplimiento de la Ley 1551, que fue aprobada por el Congreso en el 2012 y que les entrega garantías a los concejales para ejercer su labor, entre ellas, subsidios que les permitirían alcanzar una mejor calidad de vida. A la fecha esta no ha sido reglamentada.

Los concejales, agremiados en la Confederación Nacional de Consejos y Concejales (Confenacol), están molestos con el primer mandatario porque tras dos años de promulgada la ley, el Ejecutivo no ha hecho nada por mejorar sus condiciones de vida. Sobre todo cuando el 90 % de los cabildantes en el país apenas se gana un salario mínimo.

Esa ley que el presidente se comprometió a regular nuevamente en campaña, les ordena al Ministerio de Vivienda y de Agricultura y el Banco Agrario reglamentar las condiciones especiales de acceso al subsidio familiar de vivienda que les permitiría a los concejales y ediles tener una casa propia en condiciones dignas.

Pero hay más. También quedó establecido en otro de los artículos que los concejales tendrán derecho a la seguridad social, pensión, salud y ARP. Incluso, a un subsidio del 75 % para los concejales de los municipios más pequeños.

Los 5.000 concejales pertenecientes a Confenacol, quienes hacen parte de los 12.400 que hay en todo el país, también reclaman por el incumplimiento de uno de los artículos que indica que el Ministerio de Educación Superior fomentará el desarrollo de programas educativos para la formación de los concejales en el país. Los cabildantes desde siempre han reclamado porque la baja remuneración les impide capacitarse.

Por si fuera poco, los concejales reclaman mejores condiciones de seguridad y los pagos atrasados para solventar sus esquemas. En el mejor de los casos, los cabildantes de municipios pequeños reciben un chaleco antibalas y un celular, 3.000 cuentan con estos dispositivos.

Ante estas quejas y otras, los concejales decidieron levantar la voz. “Creemos que no es justo que después de transcurridos el 2012 y el 2013, el Gobierno no les haya cumplido a los concejales en estos temas”, señaló a Semana.com el presidente ejecutivo de Confenacol, Carlos Urresty.

Hoy los concejales reclaman que el Ejecutivo se ponga la mano en el corazón y cumpla lo establecido en la ley que fue ratificado durante la campaña de presidencial. Por eso, ante los incumplimientos, los concejales se preguntan por qué no se han reglamentado estos temas.

Han presentado las quejas a los propios ministros de las carteras encargadas, enviando emisarios al alto gobierno, pero en este el mensaje no ha calado Gobierno y por eso darán un compás de espera hasta el Congreso Nacional de Concejales a mediados de octubre. De lo contrario, “votaremos unas decisiones diferentes a la concertación que siempre hemos mantenido”, sentenció el presidente ejecutivo de Confenacol, quien de paso descartó, por ahora, las vías de hecho.

Los cabildantes están convencidos de que llegó la hora de que se reúnan con los concejales y se promulguen los decretos reglamentarios para que haya una mejor calidad de vida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.