Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/12/2014 12:00:00 AM

Primeras medidas del Inpec por parranda en La Picota

Suspenden a dos funcionarios por fiesta vallenata de Emilio Tapia. Inician investigaciones internas.

Luego de la revelación de la revista SEMANA este domingo, sobre una parranda vallenata protagonizada por el polémico contratista Emilio Tapia en el interior de uno de los patios de seguridad de la cárcel La Picota de Bogotá, el Inpec tomó las primeras decisiones.

Tan pronto se conocieron los privilegios de los que goza uno de los responsables del saqueo de las finanzas de Bogotá, el Inpec les salió al paso a las fuertes críticas que le cayeron por cuenta de las juergas del empresario al interior del penal.

En un principio la institución argumentó que los videos revelados a través de la revista correspondían a una actividad cultural que se realizó el 15 de septiembre en el marco de la celebración del día de la Virgen de las Mercedes. Según el comunicado del Inpec, un conjunto vallenato fue a varios patios para entretener a todos los internos.

Sin embargo, por los videos es claro que la parranda de Tapia fue un evento privado del contratista, pues sólo estaban sus amigos y no todos los internos del pabellón, como afirmó el Inpec. El comunicado con el que la institución intentó capotear el escándalo tampoco hace referencia al hecho de que en los videos se observa al propio Tapia y a otros internos con teléfonos celulares, chateando y tomándose fotos y videos, algo que obviamente está prohibido.

Adicionalmente, el episodio no resulta fortuito. De acuerdo con lo revelado por fuentes a esta revista, no se trata de hechos aislados o celebraciones de una sola vez. Al parecer, los reiterados desmanes del contratista han generado roces con los demás internos del penal.

Frente a estas irregularidades, las directivas del instituto penitenciario anunciaron la suspensión temporal de sus cargos del comandante de Vigilancia del Centro carcelario y el subdirector del pabellón de seguridad del establecimiento. Además de que se suspenderán temporalmente las negociaciones que el Inpec adelanta con el sindicato del complejo.

Semana.com se comunicó este lunes con el director del Inpec, el coronel John Alejandro Murillo, quien aseguró que por ahora no tomarán más decisiones hasta que la investigación ordenada arroje alguna conclusión. Luego de eso, si es el caso, guardianes e internos que resulten responsables de violar las normas penitenciarias serán sancionados.

Al tiempo de que se conocieron estas primeras medidas que buscan esclarecer las falencias en los protocolos de seguridad al interior del complejo, Semana.com conoció que un grupo de guardas ingresaron a varios patios donde se supone hay reclusos reconocidos, con el fin de inspeccionar las celdas en busca de licor y celulares.

Esto, por cuenta de la revelación de la revista SEMANA en donde se dejó claro que además de la parranda vallenata de Emilio Tapia, lo reclusos mantienen abiertamente equipos de comunicación que se supone están prohibidos en cualquier penal del país.

Sin embargo, después de que las autoridades del penal estuvieron en el patio del pabellón Pas B, la mañana de este domingo, el sitio se volvió un infierno.

Emilio Tapia ordenó a las personas de su confianza comenzar una cacería de brujas al interior del patio para tratar de encontrar a quienes supuestamente contaron de sus andanzas y parrandas.

Hacia las 5:30 de la tarde, y frente a la mirada cómplice de algunos guardianes, el paramilitar Monsalve y uno de los escoltas de Tapia tomaron cuchillos y comenzaron a amenazar y golpear a varios presos. Tapia veía cómo se adelantaba esa cacería.

Al ya bochornoso hecho de las parrandas de Tapia, ahora se suma algo no menos grave, que las autoridades del penal permitan que el polémico contratista y sus secuaces sigan tomando la ley en sus manos.

Y esta vez, la venganza de Tapia y sus lugar tenientes puede terminar tragedia.

Ahora, mientras el Inpec busca más evidencias sobre los desmanes e irregularidades que protagoniza el empresario en las filas del penal, a medida que pasan los días se dan a conocer más desventuras de un amante de las juergas que continua derrochando el dinero de los bogotanos.

*La noticia del 2014-10-12 de Semana.com  titulada: “Primeras medidas del Inpec por parranda en La Picota”, se dijo que:
“Hacia las 5:30 de la tarde, y frente a la mirada cómplice de algunos guardianes, el paramilitar Monsalve y uno de los escoltas de Tapia tomaron cuchillos y comenzaron a amenazar y golpear a varios presos. Tapia veía cómo se adelantaba esa cacería".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.