Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/17/1988 12:00:00 AM

El jefe

Esbelto, pacífista y enamorado, Turbay regresa a una Colombia diferente.

La gran duda sobre el reencuentro del ex presidente Julio César Turbay Ayala con el país, que se produjo después de su llegada la semana pasada, era cuál de los dos había cambiado: el ex mandatario o Colombia. El hecho es que, terminado su gobierno en 1982, las palomas se volvieron el simbolo del prestigio y los corbatines, el del desprestigio, y la administración Turbay Ayala comenzó a ser considerada por muchos como un error histórico que afortunadamente había sido superado.

Ahora, las cosas son muy distintas.El regreso de Turbay no fue precisamente el apoteósico retorno de Juan Domingo Perón a la Argentina a principios de la década pasada, como algunos de los organizadores de la manifestación de recepción en las afueras del aeropuerto Eldorado el sábado 10, hubieran querido. "Queríamos llevar unas 15 mil personas, pero la lluvia no permitió que llegaran más de 2 mil", reconoció a SEMANA un lider popular de la capital.
Sin embargo, aunque se aguó la manifestación, no se aguó el regreso.Después de una semana de actividades del ex presidente, es evidente que su jefatura única es vista sino con emoción, al menos con respeto.
En realidad, las generaciones jóvenes no tienen ni idea de para qué sirve un jefe único. Para el colombiano promedio, el jefe único es el Presidente de la República. Y si bien puede llegar a entender que el cargo se requiera en la oposición, no entienden muy bien en dónde cabe, en el organigrama del partido de gobierno. No obstante esto. la jefatura única de Turbay deberá cumplir una serie de funciones mecánico-parlamentarias de importancia. El Congreso, y sobre todo la bancada liberal, está anarquizado. Más que partido de gobierno lo que hay son rivalidades, y nadie respeta a nadie. No deja de ser paradójico que la primera acción coordinada de un grupo grande de parlamentarios liberales, no fue para respaldar o hacer aprobar un proyecto gubernamental, sino para tratar de tumbar a un ministro. Esto quedó claro en el caso del senador Ernesto Samper y de su medio centenar de congresistas aliados, haciendo populismo en contra de la política económica del titular de la cartera de Hacienda Luis Fernando Alarcón. Pero en Colombia nunca ha sido difícil coordinar a la gente en contra de un gobierno. La gracia consiste en coordinarla a favor. Y esa será precisamente, la responsabilidad de Turbay. En el parlamento británico, esta función la cumple un personaje llamado chief whip, algo así como "el hombre del látigo", encargado de arriar a cualquier oveja descarriada que se esté alejando del rebaño.

Cambio de alma
Aunque algunas frases del discurso del nuevo Turbay esbelto, pacifista y enamorado, pueden dejar la impresión de que el ex presidente ha cambiado, mucho más ha cambiado el país.Cuando él se fue, los personajes del momento eran Tirofijo y Carlos Pizarro. Los periodistas de moda, Antonio Caballero y Daniel Samper. Y los conceptos en boga, diálogo y apertura. Hoy los personajes del momento son el general Jesús Arias Cabrales y el general Miguel Maza. Los periodistas de moda, Plinio Apuleyo Mendoza y Juan Diego Jaramillo. Y los conceptos en boga, no concesiones y autoridad. Y este nuevo ambiente corresponde al perfil que se ha tenido siempre del ex presidente Turbay.
Se está viviendo en el país, un creciente sentimiento hacia la derecha, hacia el orden y hacia la defensa del sistema. Durante la administración Betancur, se llegó a pensar que tanto los que defendían el sistema, como los que le hacían oposición, tenían parte de razón. Hoy en día, después del Palacio de Justicia, las emboscadas de Santander y Caquetá y el asalto a Saiza con secuestro de 22 soldados y policías más y más gente comienza a creer que aunque las instituciones son regulares, más vale malo conocido que bueno por conocer. Y esto mismo para muchos, está siendo aplicado a Turbay.--
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.