Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/19/2012 12:00:00 AM

El juego de azar que se ganó el premio gordo

Con una autorización poco clara se está comercializando el Dardo Millonario, un juego que le compite al chance y al Baloto sin haber pasado por estudios previos ni licitaciones. Incluso tienen unos beneficios tributarios increíbles. ¿Cuestión de buena suerte?

El 5 de diciembre del año pasado el Grupo Gelsa, que opera actualmente el chance en Bogotá y Cundinamarca, junto a varios empresarios de la costa, se ganó el Baloto. Ese día, la Empresa Territorial para la Salud (Etesa) lo autorizó para operar el juego el Dardo Millonario y poderlo ofrecer como alternativa de apuesta en todas sus terminales y en las que a diario miles de personas se juegan su suerte en el chance y otros juegos de azar.

La suerte estuvo en que lograron, con un solo plumazo, elevar un juego exclusivo de casinos al mismo nivel de un 'juego novedoso' como el Baloto o el Astro Millonario, sin tener que haber pasado por un largo proceso legal, sin licitación y pagando recursos exiguos a la salud. Otro cuestionamiento más que se suma a las razones que hoy tienen a Etesa en proceso de liquidación.

Lo que sí es cierto es que la historia de el Dardo Millonario está rodeada de buena suerte. El 21 de julio de 2010 Etesa le autorizó a la empresa Inversiones El Dardo Millonario, en cabeza de José María Caballero, instalar tres casinos en Turbaco, Turbana y Santa Rosa (Bolívar). Este juego, que muy seguramente comenzó hace años en Sucre, es bastante atractivo porque las personas le apuestan a un número, sin repetir cifra. Después se ponen a girar dos o tres ruletas que hay en la pared. Al tiempo, tres apostadores le tiran a cada una un dardo, con el que se escoge el número ganador.

Frente al éxito, el 1 de diciembre de 2010 Etesa le autorizó a la empresa mover uno de los juegos de Turbana a Girardot (Cundinamarca). Hasta ese momento, la autorización y el contrato no infringían disposición legal alguna. Las dudas comenzaron en enero del año pasado cuando Inversiones El Dardo millonario le propuso a Etesa modificar el objeto contractual para que las personas lo pudieran jugar en cualquier sede de la empresa o de otros establecimientos que estén conectados y que los sorteos se pudieran transmitir por televisión. En otras palabras, convertirse en una especie de chance o 'balotico'.

César Torres, entonces gerente de Etesa, le dijo a SEMANA que rechazó la solicitud porque era cambiarle su naturaleza, es decir, que de ser un juego localizado, que solo se puede hacer en un casino, con la presencia necesaria del apostador, se iba a convertir en otro que requería para su aprobación un largo trámite de estudios, licitación pública y altas exigencias tecnológicas y financieras, tal y como se ha hecho con el Baloto, que hoy le da el 32 por ciento de sus ventas a la salud.

En septiembre Torres fue reemplazado por el médico vallenato Faruk Urrutia Jalilie, que el 5 de diciembre, y previo a estudios y conceptos jurídicos, que hoy están cuestionados por las autoridades, decidió autorizar el traslado de los juegos de Bolívar a Bogotá y permitir que la empresa Pagatodo, que opera el chance en la capital y en Cundinamarca, empezara a operarlo. Desde hace meses, dicen varios operadores de terminales, este se viene jugando incluso en otras regiones del país, y el número ganador se escoge a las siete de la noche en el casino de Girardot. A cambio de explotarlo, la empresa le paga al gobierno 6.427.000 pesos al mes por estar en la categoría de juego localizado, y no por las ventas como 'juego novedoso'. Nadie en el gobierno ni la Dian sabe cuánto produce este juego al mes.

Con este precedente, cualquier casino del país podría solicitarle a Etesa autorización para operar uno de sus juegos con empresas de chance o apuestas en línea.

Una de las dudas que este juego le produce al gerente de la Lotería de Bogotá, Marco Emilio Hincapié, es que Gelsa lo explote utilizando los talonarios del chance de la ciudad, incluso viejos, sin que la capital reciba ni un solo peso de regalías (ver foto). Además, hay dudas de si el Dardo Millonario fue incluido dentro de la polémica concesión que le entregó el año pasado de nuevo al grupo Gelsa la operación del chance para los próximos cinco años. Y frente a la legalidad de este, dijo que era un asunto que debía resolver Coljuegos. SEMANA trató insistentemente de hablar con Urrutia, liquidador de Etesa, pero no fue posible.

En las próximas semanas se sabrá si El Dardo Millonario Servicios Paga Todo seguirá con la racha de suerte que hoy le permite competirles al Baloto y al Superastro Millonario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.