Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/12/2011 12:00:00 AM

El juicio de Iván

La Corte Suprema dice que el senador Moreno cumplía un papel de liderazgo en el carrusel de la contratación de Bogotá y controlaba el proceso licitatorio.

Si alguna duda cabía sobre la participación activa del senador Iván Moreno -y de paso, de su hermano el alcalde Samuel- en el carrusel de la contratación de Bogotá, el último documento de la Corte Suprema de Justicia prácticamente la deja descartada.

Se trata de la resolución de acusación con la cual llama a juicio a Iván Moreno por tres delitos (concusión, cohecho e interés indebido en la celebración de contratos) y llega a conclusiones contundentes como la siguiente: "En el segundo semestre de 2008 en varias reuniones celebradas en Bogotá, principalmente en las oficinas de Álvaro Dávila, se llevó a cabo un acuerdo de voluntades en el que participaron de un lado los miembros del grupo Nule, integrado por Miguel, Manuel y Guido, y de otro, Álvaro Dávila en representación de los hermanos Iván y Samuel Moreno Rojas". Y más adelante dice que "en ese acuerdo se comprometió a obtener la adjudicación de los contratos a cambio de comisiones".

Y va más allá y dice que Iván Moreno ejercía un papel de líder en el carrusel de la contratación. "El senador Moreno Rojas se comprometió con Miguel Nule, a través de Álvaro Dávila, a adjudicar los contratos a cambio de las gratificaciones, desempeñando un papel de liderazgo en el grupo copartícipe de los hechos". Y hace énfasis, diciendo que "su condición de senador, y actuando al parecer en consuno con su hermano, el alcalde mayor de Bogotá, y con funcionarios del más alto nivel, le permitió controlar el proceso licitatorio y obtener el resultado prometido".

Los hechos tal vez no resultan nuevos para la opinión pública. Pero lo importante es que ahora están consignados en una resolución de acusación de la Corte Suprema de Justicia, la cual es antesala de la condena. No se recuerda, en los últimos años, una acusación de este tipo que haya terminado luego en absolución en la Sala Penal de la Corte. De hecho, ese es uno de los puntos que reclaman los congresistas en la reforma a la justicia, que se incluya la segunda instancia para los procesos que adelanta contra ellos el alto tribunal.

La Corte Suprema, en un documento de 230 páginas, tiene todo tipo de pruebas para sostener que el acuerdo consistía "en que los primeros (los Nule) prometieron cancelar a los segundos (los Moreno Rojas) sendas comisiones equivalentes al 6 por ciento de total de cada uno de los contratos 071 y 072 de 2008 relativos al mantenimiento de la malla vial" si resultaban ganadoras las uniones temporales integradas por las empresas de los primos Nule. Como en efecto ocurrió.

En la Corte Suprema han contado además con el testimonio del excongresista Germán Olano, quien decidió colaborar con la justicia. Olano, por ejemplo, aseguró que en una oportunidad Manuel Nule le contó que el grupo empresarial le entregó al senador Iván Moreno Rojas una suma superior a los 4.000 millones de pesos para que los ayudara a beneficiarse con la entrega de tres contratos viales en Bogotá.

En otro aparte, el alto tribunal muestra la manera como se habría pagado la coima del 6 por ciento de los dos contratos de malla vial y que para los Moreno significaban 10.000 millones de pesos. La Corte señala que "el CTI corroboró que, efectivamente, las uniones temporales contratistas celebraron ofertas mercantiles con empresas que dentro de la investigación se ha afirmado son de propiedad de Julio Gómez y Emilio Tapia por un valor cercano a los 5.000 millones de pesos, obras que nunca fueron realizadas faltando indagar si los dineros ingresaron al patrimonio de los hermanos Moreno Rojas".

Iván Moreno se encuentra detenido desde hace seis meses en la cárcel La Picota. Y el desarrollo de su caso tendrá que tener un efecto colateral sobre el de su hermano Samuel Moreno, que lleva la Fiscalía. Nadie entendería que la Corte Suprema arme un sólido expediente contra el senador y no ocurra lo mismo contra el alcalde. Si en un caso extremo, Samuel Moreno no se hubiera dado cuenta de las actuaciones de su hermano, eso no lo exime de culpa, pues él, como cabeza de la administración, tendría que responder por acción o por omisión. Al fin y al cabo, si Samuel Moreno no fuera alcalde, hoy su hermano Iván no estaría llamado a juicio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.