Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/3/2009 12:00:00 AM

El lado oscuro

José Miguel Narváez, el polémico ex subdirector del DAS, puede ser la clave para llegar a los autores intelectuales de los crímenes de los paramilitares.

Hasta hace poco, José Miguel Narváez era un completo desconocido para la mayoría de los colombianos. Sin embargo, desde hace varios meses su nombre ha ocupado en repetidas oportunidades los titulares de la prensa. Siempre vinculado con algunos de los más oscuros episodios de la historia reciente del país.

Hace algunas semanas apareció relacionado como uno de los responsables de haber creado el polémico grupo conocido como G-3, encargado de seguimientos y 'chuzadas' ilegales a ONG, partidos de oposición y periodistas, entre otros, los cuales se hicieron desde el DAS. Por ese caso está detenido desde hace un mes. La semana pasada volvió a ser el protagonista principal de las noticias. Esta vez por cuenta de que la Fiscalía lo vinculó a la investigación por el asesinato de Jaime Garzón, ocurrido hace 10 años.

Los testimonios de por lo menos cinco ex jefes paramilitares señalan que Narváez fue quien llevó a Carlos Castaño a dar la orden de asesinar a Garzón. Pero los señalamientos en su contra van mucho más allá del homicidio del humorista.

También está relacionado como uno de los personajes principales tras el secuestro de la senadora Piedad Córdoba por parte de los paramilitares. No menos comprometedor es que en las diferentes versiones de los ex comandantes de las AUC no sólo lo vinculan con esos episodios, entre otros, sino que también queda en evidencia que desde hace por lo menos una décadas fue instructor, ideólogo y un hombre que pudo influir en los paramilitares para ejecutar muchas de sus acciones. "Se reunió en varias ocasiones con Carlos Castaño y conmigo para enseñarnos a combatir a los comunistas. Estuvo en algunas escuelas de formación de cuadros de mando y tuvo la oportunidad de adoctrinar ideológicamente a esos hombres", dijo Salvatore Mancuso en su versión libre desde la cárcel en Estados Unidos en febrero de este año, al referirse a Narváez. "Él disparaba contra todo el mundo y decía que era lícito combatir comunistas, sin importar donde se encontraran. Nos sorprendió por la fogosidad con la que habló. Luego nos dijo que tomáramos nota y sacó una lista de 50 ONG que, según él, eran propiedad de la guerrilla. Después le dije a Carlos: 'ese señor es un gran terrorista'. Me sorprendió cuando lo vi de segundo de Noguera en el DAS", afirmó recientemente en diferentes medios Freddy Rendón, alias el 'Alemán'.

Testimonios similares a los de estos dos ex paramilitares también han rendido ante las autoridades Diego Murillo, alias 'Don Berna'; Iván Roberto Duque, alias 'Ernesto Báez', y Jorge Iván Laverde, alias el 'Iguano'.Son estas versiones, entre otras pruebas, las que hoy tienen tras las rejas a Narváez. Lo sorprendente es que aunque algunas de esas versiones llevan años y algunos de los hechos que relacionaban a Narváez también son conocidos desde hace algún tiempo, sólo ahora la justicia ha puesto sus ojos sobre un personaje con una historia que puede abrir muchas puertas y dar respuesta a grandes preguntas que la justicia no ha podido resolver.

Narváez es un ex empresario, oficial de la reserva del Ejército, que durante varios años trabajó como asesor del Ministerio de Defensa en temas de inteligencia. Fue catedrático de la Escuela Superior de Guerra y subdirector del DAS durante unos pocos meses en la era de Noguera. En diferentes épocas ha sido asesor de la Federación de Ganaderos (Fedegán), cargo que ocupó hasta hace poco antes de ser arrestado. En las Fuerzas Militares siempre ha estado relacionado con los sectores más cuestionados, como el general Rito Alejo del Río.

El hecho de que Narváez tenga que enfrentar a la justicia para responder por los graves cargos sin duda es importante. Pero lo trascendental es que las investigaciones no se limiten a descubrir la punta del iceberg. Es evidente que Narváez no actuó solo. Por eso el reto de las autoridades es llegar a establecer quién o quiénes eran los que estaban detrás de las acciones de este polémico personaje.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.